Anuladas las adjudicaciones y la licitación de la Ronda Sureste de Cáceres

Zona por la que discurrirá la ronda en Vistahermosa. :: HOY/
Zona por la que discurrirá la ronda en Vistahermosa. :: HOY

La Comisión Jurídica habla de «oscuridad» en el pliego de condiciones de asistencia técnica, que debe redactarse de nuevo con el consiguiente retraso

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Frenazo en seco para la Ronda Sureste. Se produce justo cuando el proceso administrativo previo al inicio de las obras entraba en su recta final. Esta misma semana en el Ayuntamiento se había iniciado el pago de depósitos a los propietarios y la firma de actas de ocupación de los terrenos. La Junta de Extremadura barajaba finales de marzo o el 2 de abril para la firma del acta de replanteo y el comienzo de los trabajos sobre el terreno. Sin embargo, en las últimas horas se han sucedido los acontecimientos. La Comisión Jurídica de Extremadura ha estimado los recursos especiales interpuestos por dos empresas y ha anulado tanto las resoluciones de adjudicación del pasado 11 de enero como el propio proceso de licitación en su parte técnica.

Las sociedades Inypsa Informes y Proyectos SA y Path Ingeniería Civil SL habían acudido en una unión temporal (UTE) al concurso convocado por la Consejería de Infraestructuras el pasado mes de julio para la asistencia técnica y dirección de obra de la Ronda Sureste. Ambas se sintieron perjudicadas en la adjudicación final.

La Comisión Jurídica de Extremadura, en una decisión tomada por unanimidad y que lleva la rúbrica de su presidenta y el ponente-secretario, acordó el pasado jueves anular «todo el procedimiento de licitación» en la parte relativa al servicio de asistencia técnica a la dirección, control y vigilancia de las obras de la Ronda Sureste, en el tramo I entre la Ex-206 y la N-521. Se ordena una nueva formulación de los pliegos del concurso y «que estos se redacten correctamente».

Este órgano alude en una resolución que consta de nueve páginas a «oscuridad o ambigüedad» en una parte de los pliegos. En concreto en parte del clausulado del anexo I del Pliego de Condiciones Administrativas Particulares. La Comisión declara la nulidad de dicho anexo y «por consiguiente -remarca-, de todo el procedimiento de licitación, debiendo retrotraerse las actuaciones al momento anterior a la formulación de los pliegos». El objetivo, se incide, es que estos «se redacten correctamente».

Las resoluciones de la Secretaría General de Infraestructuras habían adjudicado el lote I de la asistencia técnica de la Ronda Sur a la UTE Lacer Ingeniería-Ahilar-Groma por 266.384 euros y el lote 2 a Aquaducto Ingeniería y Servicios Extremeños-Aral Consultoría SL por 278.600 euros.

El fallo de la Comisión Jurídica, organismo que sustituyó al antiguo Consejo Consultivo, es firme en vía administrativa y supone una vuelta atrás en el proceso. No en vano, la Consejería de Infraestructuras debe redactar el pliego de nuevo, sacar a concurso ambos contratos y resolver su adjudicación.

Esos trámites necesitaron unos seis meses la última vez, solo entre la publicación de la licitación y la resolución de las adjudicaciones. Fuentes del sector de la construcción y de la ingeniería civil consultadas creen que el comienzo de las obras podría demorarse al menos hasta el próximo año. No obstante, frente a la resolución cabe interponer recurso judicial, en concreto ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. El plazo fijado es de dos meses.

«Actuación arbitraria»

En los fundamentos de Derecho de la misma se explica que la decisión de la anulación del procedimiento se argumenta por «la palmaria indefinición del criterio aplicable» en la parte analizada. Ello implicaría, añade, «que las decisiones que se adoptaran, continuasen posibilitando, incluso hipotéticamente, una actuación arbitraria del poder adjudicador».

Los recursos de Inypsa y Path Ingeniería tienen que ver con el hecho de que una misma empresa (la UTE Lacer-Ahilar-Groma) fuese la más valorada en ambos contratos. No obstante, solo podía adjudicarse uno. En el lote 1 la segunda más valorada fue la adjudicataria (Aquaducto-Aral). En el lote 2, la segunda con más puntuación se quedó fuera (Inypsa-Path) y recurrió. Sostenía que en caso de que un mismo licitador obtuviera la máxima puntuación en ambos lotes el pliego fijaba que habría que atender «al ordinal de los lotes, de mayor a menor». La Mesa de Contratación interpretó que debía adjudicarse el lote 1, primero, a la empresa más valorada; y a continuación el lote 2, en este caso a la segunda. Eso dejaba fuera a Inypsa-Path, cuyo recurso se admite.

Otro contrato, el de la obra, se formalizó en enero con las constructoras. También está dividido en dos bloques por 20,6 millones. No se ve afectado por este fallo.