Saturnino Martín Cerezo, un héroe cacereño en entredicho

Los últimos de FIlipinas tras su gesta; Martín Cerezo es el barbudo sentado a la izquierda/
Los últimos de FIlipinas tras su gesta; Martín Cerezo es el barbudo sentado a la izquierda

Protagonizó una de las mayores gestas bélicas españolas, aguantar 337 días sitiado en Baler en Filipinas

SERGIO LORENZOCáceres

En este 2016 que termina se cumplen 150 años del nacimiento del que durante décadas ha sido considerado uno de los máximos héroes de España. Hace 150 años, el 11 de febrero de 1866, nació Saturnino Martín Cerezo en Miajadas, para 32 años después protagonizar una de las mayores gestas bélicas españolas, al aguantar 337 días sitiado en Baler, en Filipinas, al frente de un puñado de hombres. Él recibió la Cruz Laureada de San Fernando y cuando llegó a su pueblo, el 21 de septiembre de 1899, tuvo un recibimiento apoteósico: pusieron su nombre a la calle donde nació, se colocó una placa en su casa natal y otra en el Ayuntamiento, y se hizo una colecta para regalarle un sable. El héroe fue nombrado hijo adoptivo de Cáceres y Trujillo.

Ahora el gran patriota está en entredicho tras el reciente estreno de la película 1898, los últimos de Filipinas, en donde el extremeño asesina a una indefensa prostituta, ordena matar a dos desertores cuando están durmiendo y se muestra cabezón e insensible, manteniendo a sus hombres en guerra hasta el 2 de junio de 1899, seis meses después de que terminara, ya que el 10 de diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París, España entregó Filipinas a Estados Unidos.

Muchos son los que han alabado la fotografía de la película dirigida por Salvador Calvo y la interpretación de los actores, sobre todo de Luis Tosar y Javier Gutiérrez, pero muchos son también los que han criticado al guionista, al cubano Alejandro Hernández (La Habana, 1970), al asegurar que ha cambiado la historia para hacer una película antibélica.

Uno de los más críticos con la película es Jesús Villanueva Jiménez, que en el periódico La Opinión de Tenerife destaca, «el menosprecio que se vierte sobre los héroes de Baler». Ve injusto que se describa a Martín Cerezo como un malvado y «descerebrado líder»; inventando el guionista a un psicópata sanguinario, al sargento Jiménez (interpretado por Javier Gutiérrez) que no existió.

En el periódico digital Elmunicipio.es se publicó otro artículo titulado «Los héroes de Baler no merecen ofensas como la de '1898: los últimos de Filipinas'». En donde se indica que esta película «ensucia la memoria de unos héroes». Recuerda que en el Sitio de Baler había tres frailes, pero en la película sale sólo uno, fray Cándido que tenía 30 años, siendo lo peor no que lo interprete (a su manera) Karra Elejalde, que tiene 56 años, sino que es un empedernido drogadicto.

Para el historiador extremeño Julián Chaves, es una pena la oportunidad perdida de hacer una película ajustada a la realidad, ya que hay suficientes datos de lo qué ocurrió en el Sitio de Baler, «es que no hay razón para no haber hecho un guión que refleje la realidad. Aquí ha ocurrido lo que en otras películas y series de televisión sobre nuestra historia, en donde es bastante habitual que se pierda el rigor para ganar audiencia. Es la frivolidad del todo vale para ganar más espectadores. Es lo que decía José Luis Sampedro: 'La cultura del dinerito', aunque sea sacrificando la realidad».

Gracias a Julián Chaves la Editora Regional de Extremadura publicó en 1998 uno de los mejores libros sobre la relación entre España y Filipinas, al dar luz a las memorias del sargento Deogracias González Hurtado, nacido en Hinojal en 1874 y muerto en 1936 en Santiago del Campo. El libro se titula 'La pérdida de Filipinas narrada por un soldado Extremeño'. Muy recomendable.

Un hecho que llama la atención en lo ocurrido de verdad en Baler, es que sitiaron a 60 hombres, de los que sólo 2 murieron por heridas de combate, 15 fallecieron por la enfermedad de beriberi, 2 fueron fusilados y 6 desertaron.

Se han realizado tres películas sobre este hecho histórico: la primera es de 1945, una película de héroes potenciada por el franquismo, en donde Martín Cerezo fue interpretado por Armando Calvo (Puerto Rico, 1919- México, 1996). Los filipinos hicieron en 2008 una titulada 'Baler', un melodrama romántico en donde el extremeño era interpretado por un actor calvo; llegando ahora la más polémica en donde el héroe es un Luis Tosar caracterizado como Corto Maltés.

Resulta llamativo que en esta nueva película quien hace de narrador es un soldado llamado Carlos, de un pueblo de Badajoz, cuando resulta que entre los supervivientes sólo hubo un extremeño, el héroe de Miajadas. Se sabe el nombre de los 60 sitiados: hubo un Cándido, un Rogelio, un Alfonso, otro Tomás, un Bernardino, 4 Ramón, un Román, un Salvador, un Timoteo, un Enrique, 4 Juan, un Saturnino (nuestro héroe), un Jesús, 9 José, 2 Vicente, un Santos, 2 Felipe, 2 Félix, un Julián, un Luis, 2 Manuel, un Rafael, 2 Antonio, un Baldomero, un Domingo, un Emilio, un Eufemio, un Eustaquio, 2 Francisco, un Gregorio, un Jaime, un Loreto, un Marcelo, 2 Marcos, 2 Miguel, 3 Pedro... pero ningún Carlos.

En 1904 Saturnino Martín Cerezo contó su hazaña en un libro que fue un autentico best seller que se tituló 'El Sitio de Baler, notas y recuerdos». Azorín (1873-1967), que prologó la cuarta edición, escribió que en Baler, «se escribió la página más brillante que desde Numancia, sí, desde Numancia, ha escrito el heroísmo español. Cosas muy admirables se han visto en la guerra europea; no se ha visto ninguna superior a la defensa de Baler. (...) La capitulación se hizo con todos los honores, los máximos honores, para los sitiados. Treinta y dos soldados fueron los que quedaron. ¿Qué nación en Europa puede mostrar ejemplo de tal heroísmo?».

Y ahora... todo por tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos