Los vecinos de Santa Marina anuncian movilizaciones si se mantienen los eucaliptos

Las máquinas trabajando ayer en la Plaza de Santa Marta. :: hoy

La asociación de vecinos ha escrito a la Junta de Extremadura para pedir que no declaren árboles singulares los ejemplares de la plaza de Santa Marta

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Las obras de renovación de la plaza de Santa Marta comenzaron ayer después de 20 años de espera y ocho proyectos distintos. Sin embargo, los vecinos aún no saben si la reforma terminará tal y como detalla el proyecto. Este incluye la desaparición de los seis eucaliptos que hay en el centro, pero no se pueden talar, por el momento, porque la Junta de Extremadura está estudiando protegerlos con el título de árboles singulares. Si esto sucede, los vecinos se manifestarán.

Así lo anunciaron ayer los portavoces de la Asociación de Vecinos de Santa Marina. La agrupación vecinal insistió una vez más es que mantener los eucaliptos es inviable porque suponen un riesgo para los peatones y un foco de insalubridad. También rechazan que tengan valor para recibir un título por su singularidad.

Hace más de dos décadas que la Asociación de Vecinos de Santa Marina reclamó que se eliminasen los eucaliptos. El primer proyecto de la plaza, sin embargo, los mantuvo. «Por capricho o error de quien fuera, pero nunca porque fueran singulares o embelleciera su entorno porque estos árboles ensucian constantemente la zona», indicaron ayer desde la agrupación vecinal.

La obra ha comenzado, aunque no pueden talar los eucaliptos hasta que la Junta lo autorice

En 2007, el Consistorio pacense retomó la idea de reformar la plaza. Durante años se sucedieron los proyectos, pero no se concretaron, y en 2017 destinó 400.000 euros del presupuesto municipal a este fin. Este plan, sin embargo, tampoco se materializó. La Asociación Salvar Parque Ascensión, que entonces solo era una plataforma vecinal, se movilizó y paró la obra.

Ahora el Consistorio ha creado un nuevo proyecto, que incluye de nuevo la eliminación de los eucaliptos, y ha adjudicado la obra por 320.000 euros, pero la rehabilitación vuelve a estar en el aire. En este caso, Salvar Parque Ascensión ha solicitado a la Consejería de Medio Ambiente que declare árboles singulares los ejemplares de Santa Marta. Lograr este título es complicado, pero si la Administración regional se lo otorga, no se podrían talar.

«Si ocurre un accidente, si una rama cae sobre alguien, los responsables serán los que impiden la tala» Francisco Crespo | AA VV Santa Marina

«Los eucaliptos no tienen valor. Se han talado cientos en el río y nadie protestó» José Manuel Garófano | AA VV Santa Marina

El recurso de la asociación ecologista ha molestado a la Asociación de Vecinos de Santa Marina que teme una vez más quedarse sin la esperada reforma de la plaza. Por esa razón, sus responsables han enviado un escrito a la Junta de Extremadura para pedir que no proteja los árboles. Rechazan los argumentos de Salvar Parque Ascensión y arremeten contra este colectivo.

«Mostramos nuestra total repulsa a que una plataforma, que no sabemos a quién representa, politice y ponga trabas a una remodelación reivindicada desde hace muchos años por los vecinos y que ha sido aprobada por un acuerdo de pleno derecho de la corporación municipal de nuestro Ayuntamiento, que nos representa a todos», dice la asociación, cuyo principal argumento para que se talen los eucaliptos es que son un peligro porque, dado su tamaño (35 metros de alto), se desprenden ramas y trozos de corteza que pueden caer sobre los peatones. «En caso de ocurrir algún accidente, estos señores, o los que impidan su tala, serán culpables y responsables de la desgracia», indican en la carta remitida a la Junta.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Santa Marina, Francisco Crespo, recordó ayer que hace tiempo se desprendió una rama y partió un banco de forja. «¿Qué hubiese ocurrido si alguien hubiese estado sentado en ese momento? Entrañan un peligro».

«Santa Marina quiere una plaza segura, higiénica y habitable», insistió Crespo, que rechazó que se pueda mantener el proyecto de reforma con los eucaliptos incluidos, ya que el parterre donde están plantados los árboles ocupa una cuarta parte de la superficie de la plaza.

El representante vecinal de Santa Marina también fue contundente sobre si estos árboles merecen ser protegidos. «Si son singulares, yo soy obispo de Roma», bromeó. «¿Declarar singulares seis árboles, la mayor parte de ellos enfermos, que provocan desgaste en la plaza y suciedad?».

El escrito de Santa Marina también alega que esta arboleda no puede considerarse peculiar por ser una especie común. «Los eucaliptos origen de esta absurda polémica no son dignos de ser declarados singulares por muy viejos que puedan ser. Son árboles importados para la industria papelera de los cuales hay millares en toda la geografía nacional. No olvidemos los cientos que se talaron en nuestro río más cercano y nadie protestó».

El secretario de la Asociación de Vecinos Santa Marina, José Manuel Garófano, reprendió a los ecologistas por su insistencia para bloquear la remodelación de la plaza. «Se puede conservar algo cuando merece la pena, no defenderlo a ultranza cuando no hay razón», aseguró.

Garófano explicó que el vivía en la calle General Palafox cuando la actual plaza de Santa Marta aún era una huerta privada. «Yo vi los eucaliptos cuando eran pequeños y no tienen 100 años como ellos dicen porque yo no tengo 100 años», dijo el secretario para rechazar la edad avanzada de los árboles, uno de los argumentos que podría usar la Junta para protegerlos.

«El Ayuntamiento compró la finca y, en principio, iba a convertirse en un parking, pero las catas descartaron que se pudiese crear un subterráneo en la zona. Hace 20 años, los vecinos ya pidieron que se eliminasen los eucaliptos, pero no se hizo», explicó Garófano ayer. «Los vecinos siempre han estado a favor de que desaparezcan, incluidas varias asambleas en las que se ha votado de forma unánime para que se eliminen», añadió Francisco Crespo.

Jornada de los ecologistas

Ambos representantes vecinales descartaron reunirse con los promotores de Salvar Parque Ascensión, aunque admitieron que los ecologistas les han propuesto dialogar. Desde la Asociación de Vecinos de Santa Marina no ven la utilidad de estas conversaciones, ya que se trata de posturas muy encontradas.

Por su parte, Salvar Parque Ascensión continúa con su cruzada para que no talen los eucaliptos. Su última protesta ha sido realizar una pintada en la valla que cierra la obra de remodelación. Se puede leer: «Estos eucaliptos son un beneficio».

Este sábado, además, el colectivo ha organizado una jornada informativa sobre la importancia para la ciudad del arbolado urbano en general y de los eucaliptos de la plaza de Santa Marta en particular. Será desde las 11.30 horas en el Colegio Oficial de Farmacéuticos.

Noticias relacionadas

Temas

Badajoz
 

Fotos

Vídeos