Los trabajadores del parque del río denuncian falta de medios para su mantenimiento

Los trabajadores del parque del río denuncian precariedad e incertidumbre. :: JOSÉ VICENTE ARNELAS/
Los trabajadores del parque del río denuncian precariedad e incertidumbre. :: JOSÉ VICENTE ARNELAS

El Ayuntamiento de Badajoz abre expediente a Joca por incumplir puntos del contrato que les une y lo vuelve a sacar a concurso

ROCÍO ROMEROBadajoz

Cobran sus nóminas puntualmente, pero carecen de vehículos y de camiones, de maquinarias, productos fitosanitarios y hasta bolsas de plástico para colocarlas en las papeleras. El mantenimiento del parque del río, según denuncian sus trabajadores, pasa por su peor momento.

El adjudicatario de esta obra es Joca, que a su vez tiene subcontratadas a las empresas Ecolimpiezas y Siex 2000. Los 24 empleados que trabajan en el parque tienen alguna discapacidad. Y ahora ven el futuro con incertidumbre.

Llevan más de un año sorteando las carencias impuestas por la adjudicataria y ahora están intranquilos. El contrato se acaba y está a punto de salir a concurso de nuevo. No saben si mantendrán sus puestos de trabajo, si la futura contrata se quedará con ellos. No tienen información al respecto. Esa es su otra queja.

La mayoría lleva trabajando desde que el parque se inauguró. En junio cumplen cuatro años. Joca logró la adjudicación desde el principio. El contrato tenía una duración de cuatro años y posibilidad de una prórroga de un año más otro.

El Ayuntamiento, sin embargo, no contempla esta opción. Por un lado está a punto de sacar a concurso el contrato, que según afirman desde el Consistorio está pendiente de su publicación en la plataforma de contratos del sector público. Si se repite el mismo esquema, será de mantenimiento y conservación de los parques de ambas orillas. En la margen derecha entre los puentes de la Autonomía y Real, y en la izquierda, entre el de la Universidad y el Real. El procedimiento será por urgencia para acotar los plazos y resolver esta adjudicación cuanto antes. Joca comenzó a trabajar a principios de junio de 2015, por lo que ya está a punto de terminar los primeros cuatro años.

Por otro lado, el Ayuntamiento tiene abierto un expediente a Joca por los incumplimientos del contrato. De momento lo están tramitando, afirman desde el Consistorio y hasta que no esté terminado no informarán de su contenido.

Pero los trabajadores desvelan los incumplimientos. Hace más de un año que empezaron a trabajar con menos material. «No tenemos nada para trabajar», resume Manuel De Fuente.

El motivo se encuentra en los retrasos en el pago por parte de Joca a las subcontratas, según los empleados. «Supuestamente, el Ayuntamiento paga a Joca, y esta a Siex y a Ecolimpiezas, pero aquella cada vez tarda más en pagar», explican los trabajadores. Entre ellos, José Ramón Lechón. A pesar de ello, los empleados cobran puntualmente.

«No hay vehículos, este año no se ha abonado, no se ha clarificado, no se ha sembrado... No se ha hecho nada, no tenemos productos fitosanitarios», añade Pedro. Hay seis bombas de riego y tres están rotas. No tienen aspersores para reparar los que se rompen, que son prácticamente todos, ni los arreglan.

Cuando uno va al parque de la margen derecha y pasea por la margen izquierda, entre los puentes de la Universidad y Real, da la impresión de que se encuentran en perfecto estado de revista. Pero, advierten los encargados de su mantenimiento, esa visión cambiará cuando lleguen las altas temperaturas y las hierbas que crecen sin control se sequen.

Al principio contaban con dos camiones y dos vehículos, «pero Joca se los ha llevado», dicen. «Nos han dejado el parque sin vehículos. Hemos ido haciendo las cosas como hemos podido, pero ya no podemos. Las camiones son necesarios para hacer las podas y limpiar el parque».

Ahora cumplen las funciones tal y como pueden. Cuentan con cortacésped y desbrozadoras, así como sachos y vehículos pequeños de las subcontratas para circular por un mismo parque, pero ya no están los que servían para transportar herramientas y personal de una margen a otra del río.

Los empleados apuntan a que contaban con dos naves, una en el Nevero y otra en Las Cañadas, para guardar el material, pero tampoco están ya disponibles. Antes de Navidad dejaron de estar operativas.

Así que los empleados denuncian que no pueden cumplir las tareas que son necesarias para que el parque se encuentre en el mejor estado posible. «Nos da vergüenza a veces porque la gente solo nos ve con el sacho», dicen, cuando hay mucho más que hacer. «No podemos hacer lo que hace falta. Hay que cortar las malas hierbas, pero no tenemos contenedores ni vehículos para transportarlas».

«Lo poco que se ha echado de productos, lo hemos buscado nosotros», subrayan.

En la margen izquierda, cinco empleados están retirando malas hierbas, pero no tienen tratamientos, así que las cortan sin poder aplicar tratamiento al terreno.

El pliego de condiciones que rigió el concurso tiene todas los tareas obligatorias a realizar desgranadas. Desde riegos, hasta podas y la fertilización, pasando por otros asuntos de jardinería y limpieza, el material necesario, el mobiliario urbano y hasta el cuidado del hornabeque.

HOY habló con la dirección de Joca hace varias semanas. Entonces negaron retrasos en el pago a las subcontratas y aseguraron que el parque se encuentra en perfecto estado.