La Fiscalía de Badajoz pide 10 años de cárcel para un hombre acusado de agredir sexualmente a su hijastra

Cipriana Cerezo y José María Cerón, letrados de las defensas. :: C.MORENO/
Cipriana Cerezo y José María Cerón, letrados de las defensas. :: C.MORENO

La Audiencia también juzgó ayer a la madre de la menor por no denunciar los hechos, mientras las defensas solicitan la absolución

E.F.V.

Un hombre que reside en una localidad del sur de la provincia de Badajoz y su pareja fueron juzgados ayer en la Audiencia Provincial de Badajoz por un presunto delito de agresión sexual cometido entre los años 2014 y 2016. La supuesta agresión habría sido cometida por el varón, que era el padrastro de la niña, pero la madre de la adolescente también fue sentada en el banquillo porque el Ministerio Fiscal y la acusación particular creen que sabía lo que le ocurría a su hija y no lo denunció.

La vista en la que fueron juzgados estos hechos tuvo lugar durante toda la mañana de ayer. Por decisión del tribunal, se realizaron las declaraciones a puerta cerrada y sólo se conoció el resultado cuando concluyó el juicio.

En ese momento, uno de los abogados confirmó que tanto los dos letrados de la defensa, José María Cerón y Cipriana Cerezo, como el abogado de la acusación particular, Juan Carlos Fernández de Puelles, y la representante del Ministerio Fiscal mantenían las posturas con las que llegaron al juicio.

Por tanto, el principal acusado se enfrenta a una petición de pena de 10 años de prisión, mientras que en el caso de la madre se solicitan 9 años de cárcel. Ambos están acusados de un delito de agresión sexual, un hecho por el que se propone también que la víctima sea indemnizada con 20.000 euros como compensación a los daños sufridos. Radicalmente distinta es la postura de los dos abogados defensores, que solicitan la libre absolución de los encausados por entender que la supuesta agresión sexual no se produjo.

Este caso comenzó a ser investigado cuando el padre de una chica menor de edad denunció que su hija, que en esos momentos no había cumplido los 13 años, había sido agredida sexualmente por el hombre que vivía con la madre de la menor.

El hombre está acusado de agresión y no de abuso por amenazar de muerte a la menor si lo contaba

La acusación pide 9 años de prisión para la madre por no dar cuenta de los hechos a pesar de que los conocía

El padrastro, que tiene entre 55 y 60 años de edad, está acusado de realizarle tocamientos entre diciembre de 2014 y el verano de 2016, un delito continuado que ha sido calificado como agresión sexual por las acusaciones porque el autor habría amenazado a la chica con matarla a ella y a su familia si contaba lo que ocurría. En ese caso, el abuso sería considerado agresión por existir intimidación.

Juan Carlos Fernández Puelles dijo ayer que en la resolución de este juicio será fundamental el informe psicológico que se le realizó a la víctima, puesto que en él se constata que la denuncia es creíble, según afirmó el letrado.

Desde que ocurrieron los hechos, la menor que fue víctima de estos supuestos abusos vive con su padre, que fue quien realizó la denuncia. Ahora, será el tribunal el que delibere si existen motivos para la condena. El juicio quedó ayer visto para sentencia.