Badajoz se convierte esta semana en la capital mundial del esperanto

Imagen de archivo de un curso de esperanto en Badajoz./HOY
Imagen de archivo de un curso de esperanto en Badajoz. / HOY

Hay diversas familias repartidas por la comunidad autónoma apasionadas de este idioma

EFE

Badajoz se convierte esta semana en la capital mundial del esperanto, pues unos 280 jóvenes procedentes de diferentes países y con un idioma materno distinto se reúnen en la ciudad para hacer turismo y hablar esta lengua pensada para ser el idioma universal.

«El esperanto es más fácil que el inglés y además une mucho a las personas, pues lo aprendes porque realmente quieres hacerlo», ha afirmado a Efe la finlandesa Siru Laine, que participa en el encuentro.

Laine, que accedió a este idioma a través de unos cursos ofertados en su universidad, cree que internet ha sido un magnífico aliado para esta lengua, pues ha permitido conectar más a quienes lo hablan.

De la misma opinión es la española Yesna Hernández, de tan solo 15 años, quien ha destacado que aplicaciones para conocer idiomas como 'Duolingo' permiten alcanzar un nivel muy alto de esperanto en poco tiempo.

Distintos foros sirven también para promocionar iniciativas como las organizadas por los «scouts verdes», esperantistas de 11 a 19 años que promueven este idioma a través de encuentros periódicos por todo el mundo.

Según ha explicado Hernández, el aprendizaje del esperanto le viene de familia, pues desde pequeña su padre le llevó a este tipo de encuentros donde se dan cita personas de todo el mundo, muchos de ellos de su edad.

El coorganizador del congreso Carlos Pesquera ha afirmado a este respecto que hay diversas familias repartidas por la comunidad autónoma, en municipios como Badajoz, Cáceres, Don Benito o Herrera del Duque, apasionadas de este idioma y que lo hablan en sus casas con fluidez.

Badajoz acoge este foro gracias a que Lisboa (Portugal) ha sido el escenario del Congreso Mundial de Esperanto, lo que ha permitido que la capital pacense acudan coreanos, neozelandeses, estadounidenses, finlandeses, vietnamitas o libaneses, entre otros, que aprovechan también para visitar la ciudad.

Todos ellos han accedido al esperanto de forma muy diferente, explica Pesquera, o desde pequeños pues sus familias lo hablan o siendo más mayores, por ser amantes de los idiomas o estar atraídos por esta lengua y los valores que representa.

En este sentido, Pesquera ha afirmado que muchas personas lo hablan porque supone «una herramienta de comunicación que derriba barreras».

 

Fotos

Vídeos