Gallardo: «El Ayuntamiento de Badajoz se ha quedado solo en la cuestión de la memoria histórica»

Miguel Ángel Gallardo, durante la entrevista con HOY. :: JOSÉ VICENTE ARNELAS/
Miguel Ángel Gallardo, durante la entrevista con HOY. :: JOSÉ VICENTE ARNELAS

Tilda de radical la postura de Fragoso y achaca a su mala gestión la pérdida de la subvención del millón de euros

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

Miguel Ángel Gallardo llegó hace tres años a la Diputación de Badajoz, que era una balsa, y la puso patas arriba. Dice que la política es complicarse la vida y eso ha hecho. Ha inyectado oxígeno en las venas del mundo rural y veneno en el PP a cuenta de la memoria histórica. A golpe de subvención, ha barrido los restos del franquismo de la provincia, menos en Guadiana del Caudillo y Badajoz. Asegura que no tiene metas en política pero tampoco se pone ningún techo.

-Entró en la Diputación diciendo que venía a hacer política, ¿en qué se ha traducido esa declaración en estos tres años?

-Hemos hecho una legislatura extraordinariamente positiva desde el punto de vista de las infraestructuras, hemos sido capaces de mover más de 97 millones de euros en los distintos planes Dinamiza, hemos puesto en marcha un plan de exclusión financiera para los municipios que no tienen entidades bancarias y, sobre todo, hemos apostado claramente por la igualdad.

LAS CLAVES«Hemos invertido en residencias donde trabajan fundamentalmente mujeres, que son las que asientan la población»«Entiendo que es más fácil criticarme a mí que defender el franquismo» «Uno que aspira a ser presidente de la Junta no se podría meter con Badajoz»

-El principal problema del mundo rural es la despoblación, ¿en qué medida ha contribuido la Diputación para atajarlo?

-Todos los planes Dinamiza han ido enfocados fundamentalmente a la generación de empleo y de infraestructuras, como es el caso de las inversiones realizadas en residencias de mayores o centros de día, donde fundamentalmente trabajan mujeres que son las que asientan verdaderamente la población en los núcleos rurales. Pero para que no haya despoblación es necesario que haya empresas y que Extremadura sea capaz de atraerlas, poniéndoselo fácil a quienes vienen a generar empleo y desarrollo. Siempre me opondré a decir no desde el principio, y en Extremadura algunas veces decimos no demasiado pronto. La refinería es un ejemplo de lo que no puede volver a pasar porque cientos de chicos y chicas que podrían haberse quedado aquí, hoy están fuera porque perdieron la oportunidad de tener empleos de alta cualificación.

-Uno de los hitos de esta legislatura que no ha mencionado es el Hospital Provincial. ¿Cuándo vamos a ver las grúas?

-Las obras han empezado con la firma del acta de replanteo y ya hay obreros, pero lo más visible será cuando veamos las grúas en cuestión de diez o doce días. Esto es un reto y fundamentalmente un firme compromiso con la ciudad de Badajoz. Aquí decidimos complicarnos la vida poniendo en marcha un proyecto que creemos que va a ser diferenciador y que va a contribuir a que el centro de Badajoz vuelva a tener esa alegría que otras formas de comercio han hecho que pierda. -Hay cierto escepticismo respecto a que el mercado gourmet vaya a cuajar en Badajoz, ¿confía en su éxito?

-El Hospital Provincial es un claro ejemplo de que sigue habiendo colectivos que se oponen a todo, independientemente de lo que sea. Estoy convencido de que el mercado gourmet va a funcionar y ese escepticismo acabará vencido cuando se abran las puertas y la gente lo llene de vida.

-El mercado gourmet, Ricardo Cabezas de diputado... ¿Están empujando para que el PSOE recupere la alcaldía de Badajoz?

-Invertimos en Badajoz antes de que Ricardo Cabezas fuera diputado porque tenemos un principio básico, queremos contribuir al desarrollo de la ciudad que nos acoge, porque además es el motor económico de Extremadura. El Hospital Provincial es solo una parte, la Diputación contribuye en la cultura con los dos conservatorios, con el MUBA y desde el punto de vista económico teniendo la sede principal en Badajoz.

-Otra política en la que también se ha complicado es la memoria histórica. La actuación más reciente ha sido la línea de ayudas a los grandes municipios, donde se puede pensar que ha matado dos pájaros de un tiro: inyectar un millón de euros a Villanueva y poner en un brete al alcalde de Badajoz.

-El alcalde de Badajoz tenía información detallada de este fondo porque yo se lo anticipé. Creo que es un fondo muy positivo para el conjunto de las ciudades que también contribuyen a que la Diputación pueda repartir solidaridad en el mundo rural. Lo que pasa es que todos los municipios somos iguales en el cumplimiento del plan estratégico de subvenciones y Badajoz no es una excepción. No puede ser culpa del presidente de la Diputación la mala gestión del gobierno local, porque la solicitud de la ayuda no se ha hecho conforme a los parámetros de la convocatoria. Por tanto, no es una cuestión de discriminación sino de una nefasta política y en ningún caso creo que sean justas ni medidas las descalificaciones que en este tiempo el alcalde me ha hecho.

-¿Hay posibilidad de acercamiento con Fragoso en lo que resta de legislatura?

-Al alcalde siempre le gusta descalificar el adversario político, insisto, fruto de su mala gestión. En solo cuatro o cinco años ha dilapidado el gran caudal político que le dejó Celdrán y eso no es que lo diga el presidente de la Diputación, eso está claro: perdió la mayoría absoluta y estoy convencido de que al ritmo que va perderá las elecciones. En cualquier caso, yo no tengo que hablar para retomar nada, porque no hay nada que retomar. Los criterios de las convocatorias de la Diputación los marca la Diputación y en ese sentido nosotros tenemos una clara vocación por contribuir a la dignidad de nuestros pueblos y ciudades, apostando por la eliminación de vestigios franquistas. Han pasado 80 años y aspiro a que la generación de mis hijos no tenga que hablar nunca de la guerra civil porque no hay personajes siniestros en las calles de Extremadura ni de España.

-Al margen de lo político, ¿entiende que en el catálogo se señalan a personas cuyos familiares hayan podido sentirse heridos?

-El catálogo de vestigios ha sido elaborado por expertos, el presidente de la Diputación no ha contribuido absolutamente en nada. En cualquier caso, era un documento abierto a las alegaciones por parte de todos los ayuntamientos y cuando se han encontrado ese tipo de personas, sus alcaldes han alegado. En el caso de Badajoz no ha habido ni una sola alegación por parte del gobierno municipal, pero es que tampoco ha habido un catálogo alternativo porque lo que venía a decir el plan estratégico de subvenciones de la Diputación es que los ayuntamientos tenían que presentar su catálogo de vestigios o, en su caso, dar por bueno el de la Diputación. Y Badajoz no ha presentado catálogo ni alegaciones, por tanto, no sé por qué hay polémica.

-Lo que sí parece claro es que, en los casos de Guadiana del Caudillo y Badajoz, el tema acabará en los tribunales. ¿Qué pasa si pierde la Diputación?

-Respetaremos profundamente la decisión judicial. Lo triste es que estén todos los alcaldes del PP, del PSOE y de todos los signos políticos cumpliendo el catálogo que la Diputación ha hecho, y que el Ayuntamiento de Badajoz se haya puesto del lado de Guadiana del Caudillo, cuyo alcalde es un franquista que además se siente orgulloso de serlo. A mí me hubiera gustado que la misma sensibilidad con la memoria histórica que ha habido en la ciudad de Cáceres y Plasencia con sus alcaldes al frente, la hubiera habido en la ciudad de Badajoz, pero no sé si por soberbia o porque se pretendió que no hubiera una división dentro del PP, el alcalde ha ocupado una posición muy radical. En cualquier caso, las consecuencias son que el PP ha estallado, el número dos de la provincia de Badajoz y el alcalde de Guadiana del Caudillo se han ido del PP y el Ayuntamiento de Badajoz se ha quedado solo.

-Sobre la salida de Morales y Pozo hay dos interpretaciones. Quienes dicen que se va a cargar el PP y quienes creen que les ha hecho un favor. ¿Usted qué piensa?

-Según Monago, les he hecho un favor; según el presidente provincial, les he hecho un roto porque parece que él defiende más las posiciones de Guadiana del Caudillo y del exsecretario provincial y yo estoy más con la tesis de Monago, les he hecho un verdadero favor.

-La memoria histórica ha copado prácticamente la actualidad de la Diputación de Badajoz. ¿No teme que su gestión se vea eclipsada por esta cuestión y al final solo se le recuerde como el presidente de la memoria histórica?

-Uno no puede evitar lo que otros quieran hablar. La gestión de la Diputación ha sido muy amplia y simplificar una legislatura solo y exclusivamente con la memoria histórica me parece una versión francamente pobre. Pero la provincia, excepto la ciudad de Badajoz y Guadiana del Caudillo, ha quedado limpia de cualquier vestigio y eso creo que para el futuro será algo que quedará en el haber y, por tanto, nos sentimos orgullosos desde el gobierno provincial.

-Ha dicho que se metió de lleno en el tema de la memoria histórica por una cuestión de dignidad, pero también hay quien interpreta que detrás hay un intento de posicionarse dentro de su partido.

-En absoluto. Esta no es una cuestión de Miguel Ángel Gallardo, sino de gobierno, que la lidero yo como presidente y como tal asumo las críticas encantado. Entiendo que es más fácil criticar y atacar al presidente de la Diputación que defender el franquismo. Por lo tanto, uno cuando está en política tiene que asumir que en ocasiones el que piensa diferente le puede atacar. Y a la derecha que les muevan a los suyos de sus calles le sienta muy mal y muestra clara es lo que estamos viviendo con este tema.

-Quedan ocho meses para las elecciones, ya conocemos que se presentará a la reelección en Villanueva de la Serena. En Diputación, ¿aspira a un segundo mandato?

-Aspiro a seguir siendo alcalde de mi municipio y luego si el partido entiende que puedo ser útil en la Diputación de Badajoz pues estaré aquí. Si entiende que otro puede ser útil, lo entenderé porque yo soy una persona de partido.

-Se dice que la Diputación es un trampolín para la Junta de Extremadura, ¿va a dar ese salto?

-Hace unos días le escuchaba a Fragoso que yo me metía con la ciudad de Badajoz para aspirar a ser presidente de la Junta de Extremadura. Precisamente, uno que aspira a ser presidente de la Junta nunca se podría meter con la ciudad de Badajoz, que es el espacio donde más ciudadanos viven. En cualquier caso, me agradó comprobar que entendiera que podría sustituir a una persona como Guillermo Fernández Vara, con esa capacidad de trabajo. No aspiro a nada en política más que a ser alcalde de mi pueblo. Siempre estaré donde mi partido diga, pero nunca me he planteado ser presidente de la Junta de Extremadura.

-No lo dice solo Fragoso, en su partido también hay quien lo cree. Entonces, ¿su techo está en la Diputación?

-¿Por qué hay que tener techo? La vida está hecha de techos de cristal que hay que romper cada día. Yo no me planteo ningún techo. En cualquier caso, espero que Guillermo Fernández Vara pueda ser presidente de la Junta de Extremadura por mayoría absoluta esta próxima legislatura y quién sea nuestro candidato o candidata lo elegiremos cuando llegue el momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos