Badajoz vuelve a dar la bienvenida al maestro Vaquero Poblador

Visitantes en la inauguración de la muestra de Vaquero Poblador, ayer en el 'Luis de Morales'. :: j. v. a./
Visitantes en la inauguración de la muestra de Vaquero Poblador, ayer en el 'Luis de Morales'. :: j. v. a.

El Museo de la Ciudad Luis de Morales acoge hasta el 30 de abril una muestra formada por 26 obras inéditas del pintor pacense

MIGUEL VERÍSSIMO

En la noche de ayer Badajoz volvió a dar la bienvenida a uno de sus pintores más ilustres. Desde anoche y hasta el próximo 30 de abril, el Museo de la Ciudad Luis de Morales acoge una exposición de cuadros de Antonio Vaquero Poblador, una de las figuras más representativas del arte pacense en el siglo XX.

Forma parte de una generación de artistas plásticos que rompió con la línea costumbrista de los años 50, aportando una técnica expresionista y añadiendo su particular mirada hacia la realidad.

Realmente es como si Vaquero Poblador (Badajoz, marzo de 1933- febrero de 2004) no se hubiera marchado nunca. Por la sala de la Diputación de Badajoz que lleva su nombre pasan cada año decenas de exposiciones. Con la muestra inaugurada ayer en el museo Luis de Morales, la obra del pintor vuelve a estar presente durante un mes en la agenda cultural de los pacenses.

galería

La muestra, organizada por la Fundación Caja Badajoz, abrirá en horario de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas de martes a sábado, y los domingos podrá visitarse solo durante las mañanas. El director general de esta institución, Emilio Jiménez Labrador, afirma que esta exposición demuestra la relación recíproca que vivieron Vaquero Poblador y la ciudad, una relación que se mantiene aún después del fallecimiento del pintor. «Creemos que con esta muestra vamos a escribir una buena página en la historia de las exposiciones en Badajoz», asegura.

La colección que se abrió ayer al público está formada por un total de 26 obras, todas óleos. «Pertenecen a un periodo de la pintura de Vaquero Poblador entre los años 1957 y 2001. Hay que recordar que falleció en 2004, así que prácticamente hasta tres años antes de su muerte tenemos obras en la exposición», explica Jiménez Labrador.

Uno de los grandes atractivos de la muestra es que las obras son inéditas, nunca antes han sido expuestas en una galería. Pertenecen a su viuda, Visitación Asensio, y a su hija. Ambas han cedido las pinturas temporalmente para que pudieran mostrarse al público. «De hecho, la propia fundación tiene diez o doce obras de Vaquero Poblador, pero no hemos querido mostrar lo que teníamos nosotros. No hay obras de la propia fundación o de otras personas. Hemos querido sacar pinturas en teoría inéditas», afirma Jiménez Labrador.

Relación

Las obras de Vaquero Poblador tienen una clara influencia del expresionismo. «En algunos momentos pudo evolucionar hasta el impresionismo, y a lo largo de la su obra tuvo momentos en los que pudo estar influido por otros estilos, incluso como el cubismo o la abstracción. Pero principalmente es un pintor expresionista», explica el director general de la Fundación Caja Badajoz

No obstante, limitar al expresionismo el estilo de Vaquero Poblador supone dejar a un lado su poderoso estilo personal, un prisma propio a través del que miraba la realidad, condicionándola a su arrolladora personalidad. «Creo que es un hombre con un estilo propio», sintetiza Jiménez Labrador. Su amigo el escultor Martínez Giraldo definió al artista como «fuerte, colorista y contundente».

Esa particular forma de ver la realidad se cuela en la muestra que puede verse en el Luis de Morales. También su relación con Badajoz, en donde se inspiró recurrentemente para sus trabajos. Uno de ellos, realizado en 1998, es una admirable puesta de sol desde el embarcadero en la que puede verse el Puente de Palmas. El Guadiana, también presente en esta escena, recibió las cenizas del pintor tras su muerte.

Vistas urbanas, pinturas de reivindicación o imágenes cotidianas del propio Badajoz completan las 26 obras expuestas desde ayer en el Museo de la Ciudad Luis de Morales. «Era un hombre muy de la calle, con una fuerte ironía y una gran atracción por todo lo que ocurría en la calle. Era un hombre de la calle muy querido en la ciudad», resume Jiménez. Desde anoche, el gran pintor de la calle pacense y su ciudad vuelven a darse la mano. El encuentro durará hasta el 30 de abril.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos