https://static.hoy.es/www/menu/img/aula-hoy-desktop.jpg

«Harán falta décadas para solucionar la fractura social en Cataluña»

Beltrán Gómez-Alba Ruiz reside en la actualidad en el pueblo extremeño de Siruela. :: HOY/
Beltrán Gómez-Alba Ruiz reside en la actualidad en el pueblo extremeño de Siruela. :: HOY

Este extremeño por parte de madre dirigió durante la Transición a la policía autonómica catalana, de cuya historia hablará en Aula HOY

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

En esta última etapa de su vida, como afición y tradición familiar, cría ovejas en Siruela (1.981 habitantes, Badajoz), el pueblo de su madre y donde reside tras toda una vida dedicada a obligaciones militares manteniendo el orden. Beltrán Gómez-Alba Ruiz (Madrid, 1948) ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza en 1966 y entre sus destinos militares figura la Agrupación de las Tropas Nómadas del Sáhara o las compañías antidisturbios de la Policía Armada. También ha sido jefe de los Mozos de Escuadra (sic) entre 1976 y 1986. Éste es el motivo por el que participa en Aula HOY. Su charla se titula 'Cataluña. Mozos de Escuadra versus Policía Autonómica'.

-Ese título a priori suena contradictorio, ¿no?

AULA HOY

En Cáceres, día 12
Martes, 12 de marzo. Sala de Cajalmendralejo. Casa de los Málaga. Avda. de España, 13. 20.15 horas.
En Badajoz, día 13
Miércoles, 13 de marzo. Salón de Actos del Colegio Oficial de Farmacéuticos. C/ Ramón Albarrán, 15. 20.15 horas.

-Lo parece porque la policía autonómica de Cataluña son los mozos de escuadra. Es una fuerza militar de orden público tradicionalmente al servicio de España, siempre fiel a la Corona, sobre todo a la dinastía con la que surgen, que es la borbónica, pero ahora tienen una lealtad bastante dudosa a la Constitución y a España. Creo que deberían recuperar el espíritu de lo que siempre han sido.

«Los mozos de escuadra tradicionalmente han estado al servicio de la Corona»

-En estos momentos el asunto tiene gancho, posiblemente más que nunca. ¿Cree que hace años esta misma conferencia hubiera despertado la misma curiosidad?

-No lo sé, lo que sí sé es que éste es un cuerpo muy desconocido, incluso en Cataluña. No saben que siempre ha estado al servicio de España e incluso en sus colores lleva la bandera de Francia de la Casa de Borbón, el rojo, azul y blanco, y ellos sufren con Felipe V, que en Cataluña es el monstruo que acabó con sus libertades según una invención de los separatistas, ya que con este monarca Cataluña empezó a prosperar.

-Ya durante el franquismo este cuerpo policial fue suprimido varios años.

-En realidad cuando las tropas de Franco entran en Barcelona ellos abandonan la ciudad escoltando a las autoridades de la Generalitat hasta la frontera francesa. Allí van al mando de un teniente coronel y sus mandos militares son del Ejército español, así que esa deslealtad habría que achacársela a sus superiores. Al llegar a la frontera unos se quedaron en un campo de refugiados y otros que vuelven a Barcelona fueron detenidos, pero Franco no firma ningún decreto para su disolución. Cuando se restablece la Diputación de Barcelona muchos de ellos eran funcionarios y en 1950 a instancias del presidente de la Diputación de Barcelona Franco autorizó la reorganización del cuerpo en una sección. En realidad se reorganizó, nunca se disolvió.

-Durante la II República ya hubo detenciones cuando Companys proclamó el Estado catalán.

-Sí, esto es algo crucial y lo cuento en la conferencia. El 6 de octubre de 1934 Companys proclama la república catalana y el Gobierno da orden para que lo arresten y se restablezca el orden. Los mozos de escuadra defienden el Palau de la Generalitat porque reciben órdenes de sus jefes, que eran militares del Ejército español. No solo les dan la orden de enfrentarse al Ejército español sino que les amenazan de muerte si no lo hacen. Cuando el presidente Companys se rinde por la mañana al general Batet son detenidos el Gobierno de la Generalitat, aunque cuando el Frente Popular gana las elecciones los amnistían. Los mozos de Escuadra que participaron salieron en formación desarmados y se rindieron, pero finalmente quedaron en libertad porque solo obedecieron órdenes de sus mandos militares.

-¿Diría que en la actualidad estos agentes obedecen órdenes de sus superiores y no se mueven por un sentimiento independentista?

-A lo largo de su historia, de más de 300 años, si hay una característica es haber obedecido siempre con lealtad a sus mandos. Los mozos cumplen órdenes. Sus superiores siempre fueron militares hasta que la Generalitat se hizo cargo de ellos, suprimió el fuero militar y les dio el carácter de una fuerza civil en 1983. Ellos no querían mandos militares, claro, por eso llegaron mandos de la Policía Nacional hasta que ellos crearon sus propios cuadros.

-Usted fue jefe máximo de los Mozos entre 1976 y 1986, ¿Cómo fue designado?

-Entré como capitán desde una unidad militar cuando hubo una vacante en la Diputación de Barcelona. Tenía experiencia en orden público porque venía de una unidad antidisturbios y me designaron a mí. Entonces dependía de la Diputación de Barcelona, después llegó el crecimiento del cuerpo. Fue una época políticamente muy intensa que sirve para entender la actualidad. Me tocó vivirla sin quererlo.

-¿Cómo recuerda aquella época?

-Tarradellas era una persona cuyas ideas radicales de juventud las habían moderado el exilio y la reflexión. Estaba absolutamente en contra de las ideas de Pujol o de repetir los sucesos de aquel 6 de octubre. Los que vinieron detrás le dieron el giro a esta policía autonómica.

-¿Dónde siguió la jornada del 1 de octubre?

- Estaba en Barcelona. No fui a votar a ningún colegio y vi lo que se vio por televisión. El operativo en el que debían colaborar Mozos de Escuadra y Guardia Civil fracasó rotundamente. Hubo violencia por parte sobre todo de los que crearon barreras humanas en los colegios y el operativo falló básicamente porque los mozos de escuadra no cumplieron con sus obligaciones.

-¿Está siguiendo el juicio del 'procés' esos días?

-No mucho porque me resulta muy cansino. Para los que hemos vivido mucho tiempo en Cataluña el tema de los separatistas agota mucho. Es siempre el mismo victimismo e insatisfacción, la cual no entiendo.

-¿Cree que a corto o medio plazo bajará la tensión?

-Esto no es una lluvia de verano. Es una situación sedimentada hace más de cuarenta años. La deslealtad constitucional desde Pujol ha sido un goteo permanente y esa fractura social no se soluciona en dos años. Harán falta décadas.