Un proyecto de la UE alienta el uso de energía renovable en las cooperativas

Canales de cordero de la cooperativa Copreca, del grupo Ea Group, en Trujillo./BRÍGIDO
Canales de cordero de la cooperativa Copreca, del grupo Ea Group, en Trujillo. / BRÍGIDO

Cuatro empresas extremeñas están entre las 81 seleccionadas para ahorrar en procesos industriales

Invertir para ahorrar y hacerlo a través de energías limpias. De eso trata el proyecto europeo SCOoPE, que lidera Cooperativas Agro-alimentarias de España, una iniciativa que se pretende trasladar a casi un centenar de cooperativas de siete países de la Unión Europea. El miércoles 14, en Madrid, se organiza una jornada sobre inversiones en energía Renovable en cooperativas agroalimentarias. Se busca específicamente que las cooperativas españolas valoren «adecuadamente la implantación de este tipo de energías en sus procesos industriales, qué oportunidades de negocio plantean y con qué tipo de financiación pueden contar las empresas para hacer el cambio, entre otras cuestiones».

La cita es en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid, en la avenida Puerta de Hierro. La inscripción es gratuita para las cooperativas socias.

El proyecto SCOoPE está dirigido a cuatro sectores: industrias de transformación de zumos y concentrados; industrias cárnicas; industrias lácteas y secaderos. En el caso de industrias de transformación de zumos y concentrados, los procesos requieren de alto consumo de energía. Los más importantes son los procesos térmicos (pasteurización en los zumos y evaporación en los concentrados) y en algunas ocasiones también son relevantes las necesidades de refrigeración para bajar la temperatura.

El ahorro energético llegará a industrias de zumos y concentrados, cárnicas, lácteas y secaderos

En el caso de las industrias cárnicas, el proyecto se focaliza en los mataderos, donde se incluyen de varios subsector ganaderos como el del ovino, porcino, vacuno o avícola. Se presta especial atención a las necesidades de agua caliente y refrigeración, actividades que consumen mucha energía.

Mientras, en el caso de los secaderos, se analizará las agroindustrias que llevan a cabo el secado de cereales como el maíz, el trigo, la cebada o el arroz, así como industrias que deshidratan forrajes para producir piensos. Todas estas industrias tienen unos altos consumos energéticos. Alrededor del 75/80% de la energía total gastada es usada por las torres de secado.

Empresas extremeñas

SCOoPE, coordinado por Cooperativas Agro-alimentarias de España, busca reducir el consumo energético a corto plazo en las industrias agroalimentarias, especialmente vinculadas a cooperativas, pero sin disminuir la capacidad productiva de las empresas.

Está financiado por el programa europeo Horizonte 2020, del que recibirá 1,79 millones, y que finalizará en el próximo 2019.

Se trabajará directamente con más de 81 industrias cooperativas de siete países europeos. Se pretende conseguir ahorros de hasta 85 GWh (gigavatios/hora) anuales e inversiones asociadas de 42,5 millones.

Las empresas extremeñas que participan en el proyecto son Extremeña de Arroces, ubicada en Miajadas; la industria del porcino Monte Porrino, en Salvaleón; Ovicanal, del grupo cooperativo ovino Ea Group, con sede en Villanueva de la Serena y, por último Carcesa, en Mérida, focalizada en derivados cárnicos, tomate y zumos de fruta.

En el caso de la antigua Carcesa (ahora Carnes y Vegetales) cuyos socios principales son el grupo cooperativo Acopaex y Tomates del Guadiana, sus industrias de transformados presentan unos consumos térmicos considerables debidos a los procesos de pasteurizado y esterilización tantode los productos procesados como de los envases.

En el caso de Monte Porrino, el proyecto se centra el control que debe hacer de los organismos patógenos que proliferan más rápidamente en ambientes donde se reúne materia orgánica fresca. Así, los consumos más considerables son los derivados de las plantas de refrigerado (para evitar que se reproduzcan los organismos patógenos) y todo lo relacionado con la limpieza y desinfección.

Junto a Cooperativas Agro-alimentarias de España participan también en el programa SCOoPE las organizaciones de cooperativas de Francia, Italia, Dinamarca, Portugal, Suecia y Grecia, además del CIRCE, la Universidad Politécnica de Madrid y la Agencia Italiana de la Energía.

Además de coordinar el proyecto a nivel europeo, Cooperativas trabajará con sus federaciones y cooperativas de Extremadura, Galicia, Andalucía, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña y País Vasco.

La entidad que agrupa a buena parte de las cooperativas agrarias de España ha desarrollado ya antes otro proyecto, el Tesla, sobre eficiencia energética en la industria alimentaria.

Se desarrolló entre 2013 y 2016 y gracias a él se produjeron ahorros energéticos que alcanzaron los 36 millones de kilovatios/hora al año y supuso un alivio para las emisiones de gases de efecto invernadero de 4.300 toneladas de CO2 equivalente.

Participaron 110 cooperativas de Italia, Francia, Portugal y España de los sectores de bodegas, fábricas de piensos, centrales hortofrutícolas y almazaras.