Los mediadores dan la razón a los sindicatos: 46,34 euros de salario por jornada en el campo

Recogida de aceituna de aderezo en una finca de Torremejías. /Brígido
Recogida de aceituna de aderezo en una finca de Torremejías. / Brígido

Las empresas agrarias deberá abonar desde principios de año lo que no hayan pagado a los trabajadores conforme a esa decisión

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El laudo para dirimir cómo se aplica el salario mínimo interprofesional en el trabajo del campo fija en 46,34 euros la retribución mínima a cobrar por los trabajadores eventuales por una jornada diaria de 6,5 horas, incluido el pago de las vacaciones. Es decir, avala la interpretación esgrimida por los sindicatos CC OO y UGT desde principios de año porque señalaban que el salario debía ser de 46,38 euros. En cambio, la patronal agraria, representada por las organizaciones Apag Asaja, Asaja Cáceres y UPA-UCE, defendía que la jornada para los eventuales se debía a pagar en 42,62 euros. El laudo, de obligado cumplimiento, acaba de enviarse a las dos partes y ha sido elaborado por los mediadores elegidos durante el acto de conciliación celebrado ayer en la Fundación de Relaciones Laborales de Extremadura ante la convocatoria de huelga en el campo. La admisión de los mediadores (Gonzalo González y Juan Manuel Fortuna) y la aceptación de su decisión sirvió para desconvocar ese paro previsto para la próxima semana.

La fijación del salario diario viene determinado por la jornada de trabajo para los empleados agrarios que viene regulada en el artículo 12 del convenio del campo. La jornada anual es de 1.768 horas. «Por tanto, y en el caso concreto que nos ocupa la cuantía anual del SMI fijada legalmente para 2019 ha de entenderse referida a la jornada legal establecida en el artículo 12 del convenio. Supone un mínimo de 7,13 euros por hora de trabajo (incluidas las vacaciones)», se explica en el laudo al que ha tenido acceso HOY.

El laudo debe publicarse en el Diario Oficial de Extremadura y tiene carácter retroactivo. Esto es, las empresas agrarias deberán abonar a sus empleados lo no pagado conforme a la aplicación del salario mínimo interprofesional. «Teníamos razón. Se ha demostrado una vez más. Lo triste es que haya tenido que ver una amenaza de huelga para que la patronal tuviera que aceptar la realidad», resume Saturnino Lagar, secretario general del sector de industria y agroalimentario de CC OO Extremadura.

Por otro lado, la Federación de Industria Construcción y Agro de UGT Extremadura insta continuar el proceso negociador del nuevo convenio con voluntad de alcanzar un acuerdo para el conjunto del texto, de modo que sea una herramienta para dignificar las condiciones laborales de más 65.000 trabajadores del sector en la comunidad autónoma.

Más datos