La leche de cabra extremeña alcanza el continente asiático

Julián Tena ordeña la primera tanda de cabras de la mañana para comenzar su trabajo diario en la granja. :: Lorenzo Cordero

China es el principal destino de la producción de la Cooperativa Uniproca, que cuenta con 188 ganaderos en la región

FERNANDO GASTÓN

Asia, con China a la cabeza, se ha fijado en la leche de cabra extremeña para abastecer a su población. El nexo entre el gigante asiático y los ganaderos extremeños se produce a través de la cooperativa Uniproca, encargada de gestionar la producción de 188 de los ganaderos de la región.

El principal negocio de Uniproca actualmente es la leche en polvo, y este también es el producto que más exporta a China. «Allí ahora necesitan más leche también porque se ha permitido a las familias tener un segundo hijo», argumenta Esteban Arribas, técnico de campo y responsable de Logística de Uniproca. Actualmente, la cooperativa exporta al país asiático alrededor de cuatro millones de litros de leche en polvo de origen extremeño.

Este producto va dirigido principalmente a niños, y los controles en el país asiático son todavía más exhaustivos que los que se realizan en Europa. «Al igual que ocurre en España, en China también hay muchos habitantes que son intolerantes a la leche de vaca y tienen que tomar la de cabra», explica Arribas.

«Soy partidario de que se hagan todos los saneamientos en animales» Julián Tena Ganadero extremeño

Para conseguir que una de las primeras potencias mundiales se fije en la leche extremeña hay que realizar un trabajado previo. Lo primero es dar de mamar al chivo nada más nacer y dejarlo crecer con tranquilidad hasta que la cabra tenga edad de ser cubierta, siguiendo también durante todo este tiempo el correspondiente calendario de vacunaciones para que el animal no sufra ninguna enfermedad. Una vez que la cabra esté preñada, se la mima durante los cinco meses de gestación y se la ordeña.

Una vez que la leche ya está en poder del ganadero, se enfría y se prepara para que la cooperativa correspondiente pase a recogerla (la recogida tiene lugar cada dos o tres días). En el caso de Uniproca, la ruta más utilizada de las que tiene en Extremadura lleva la leche hasta Talavera de la Reina. Allí se prepara para venderla como leche en polvo o para la venta directa a clientes.

Esta cooperativa tiene también como destino de una de sus rutas un pequeño centro en la región, situado en el municipio cacereño de Aldeacentenera. Este centro se utiliza para la elaboración de queso de cabra. Una de las 12 granjas en la que se obtiene la leche que va a parar a Aldeacentenera está situada a las afueras de Guadalupe, y su ganadero es Julián Tena.

Mañana y tarde

Su trabajo de ordeño tiene lugar un par de veces al día (mañana y tarde) para conseguir la producción de las 350 cabras que tiene actualmente. Tena lleva realizando este trabajo desde el año 2006. «Este es un trabajo que si no te gusta no lo puedes hacer, no lo aguantaría nadie», asegura el ganadero, que llega a la granja cada mañana a las seis y media para comenzar la tarea.

Lo primero que Julián Tena hace cuando la cabra ya es adulta es cubrirla para que se quede preñada y pueda dar leche. «El animal no está siempre preparado para dar leche. Lo hace durante seis o siete meses y luego se le vuelve a echar al macho», comenta Tena.

En esta granja se obtienen de media unos 2,3 litros de leche por cabra y día, pero no todos los animales son capaces de producir la misma cantidad. «Las que están recién paridas dan más porque tienen más fuerza», explica el ganadero. La cantidad de leche que da una cabra en un determinado tiempo va variando. Los dos o tres primeros meses son los mejores, después baja la producción, sube nuevamente y vuelve a bajar. En la actualidad, España produce 640 millones de litros de leche de cabra, de los cuales 34 millones son gestionados por Uniproca.

«Ahora se necesita más leche en China porque permite tener un segundo hijo» Esteban Arribas Técnico de campo de Uniproca

Para evitar enfermedades por contagio, Julián Tena limpia con mucho cuidado antes y después de cada ordeño todos los lugares por los que circula la leche. Estas medidas de prevención han permitido que sus animales estén en este momento completamente libres de tuberculosis. «En el primer saneamiento que hicieron a mis cabras, dos dieron positivo, en el siguiente cinco, más tarde una y ahora ya ninguna», comenta Tena.

Julián Tena es uno de los ganaderos extremeños de caprino.: / L.C.

Cada animal es sometido a un análisis anual para comprobar que no tiene ninguna enfermedad. A pesar del contratiempo económico que puede suponer para un ganadero el que se encuentre un infectado entre sus animales, este análisis se ve como una medida positiva. «Esas pruebas están bien hechas. Yo soy partidario de que se hagan todos los saneamientos, aunque también es verdad que el analizar el cien por cien de los animales ha arruinado a muchas familias», argumenta Julián Tena. En España, actualmente hay tres vacunas para prevenir la tuberculosis en animales.

La cabra era el animal de leche por excelencia en España hasta comienzos del siglo XX, pero ha sido siempre considerado como un animal maldito y no se conocían bien las propiedades de su leche. Por este motivo, en la Guerra Civil se acabó con las cabras y se introdujeron vacas en zonas donde nunca habían estado para abastecer a la población. «Cualquier persona de más de 40 años la ha consumido de pequeño», asegura Esteban Arribas. Según los expertos, la leche de cabra es la más parecida a la materna y la más digerible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos