Extremadura, un arrozal para Europa

Extremadura, un arrozal para Europa

La región es la segunda productora del país, pero en los últimos años las cosechas se han reducido mucho

FERNANDO GASTÓN

El arroz es un alimento básico para más de la mitad de la población mundial y está considerado como uno de los cultivos más importantes del mundo. Aunque predomine en muchas zonas de Asia, el arroz también goza de una notable presencia en el viejo continente. Dentro de él, hay que ubicar en el mapa a dos países mediterráneos como Italia o España, que ocupan, respectivamente, la primera y segunda posición como productores de arroz en la Unión Europea. Dentro del territorio nacional, Extremadura ocupa esa misma segunda plaza dentro de las regiones productoras de este cereal, solo superada por Andalucía.

La producción de arroz en Extremadura en esta campaña asciende a 151.915 toneladas, según la estimación de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura. Una cifra que, aunque supone un descenso del 8% con respecto al año anterior, la sitúa en una privilegiada posición respecto a otras comunidades. Las 350.000 toneladas andaluzas es el único guarismo superior al extremeño. La tercera plaza es para Cataluña, con 151.723 y la cuarta para Valencia, con 121.275 toneladas.

Si la cantidad de arroz que se produce en Extremadura se tradujese a superficie de terreno, ocuparía un total de 21.636 hectáreas. Estas tienen, a su vez, un rendimiento de un 7,02 toneladas por hectárea. Si la medición se realizase mediante porcentajes, la región ostenta el 18,4% del arroz total que se produce en España.

Entre los arroces que se producen hay que distinguir entre las variedades índica y japónica. El primero se considera como arroz largo, que ofrece una gran resistencia a la sobrecocción, por lo que después de cocido se mantiene siempre suelto. Es más apto para las ensaladas que para las paellas. El segundo, por su parte, es un arroz más redondo, que tiene una mejor absorción de sabores y su uso está más extendido para paellas. Eso sí, hay que vigilar mucho su cocinado y consumirlo mientras esté en su punto y no se haya pasado.

Esa producción total de 151.915 toneladas en Extremadura se divide, según los datos de Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura, en 108.267 toneladas de arroz índica y 43.648 toneladas de japónica. Con ello se consolida la producción del primer tipo, que cultiva así el 32% de la producción nacional de esta variedad, a lo que se suma el 9% a nivel nacional de la otra.

El presidente de la Sectorial de Arroz de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura y también a nivel nacional en Cooperativas Agro-alimentarias de España, Félix Liviano, destaca que los rendimientos en el campo son buenos, a pesar a algunas complicaciones climatológicas y de plagas y enfermedades, situación que contrasta con la preocupante y ya estable caída de superficie, en casi todas las comunidades autónomas. La pérdida de superficie en la región refleja una caída sobre la media de los tres y cinco últimos años, del 3% y del 2,7%, respectivamente.

Actualmente se cultivan dos variedades, la índica de grano largo y la japónica de grano redondo

Esta campaña, Extremadura producirá 151.915 toneladas de este cereal

La comprobación del nivel de impurezas se realiza en muestras de 200 gramos cada una

El nivel óptimo de humedad a la hora de secarlo está entre 18 y 22 grados

Sin embargo, a nivel nacional, se estima que la producción alcanzará las 825.741 toneladas, lo que supone un 3,6% más que la cosecha de 2017. La producción total se divide en 489.165 (40,76%) toneladas de arroz tipo japónica y 336.576 (59,24 %) toneladas de tipo índica. En esta campaña hay una mayor producción en todas las comunidades autónomas, salvo en Aragón (-8,79%), Navarra (-14,03%) y en la propia Extremadura, que han notado el efecto de la caída de superficie, y en el caso de Navarra, también del rendimiento.

Balance alterado

España vende a otros países de la Unión más de 240.000 toneladas de arroz índica, mientras que sus importaciones son un tercio de las exportaciones. La caída de producción podría alterar ese balance, lo que junto a la enorme competencia de los países del sudeste asiático, podría romper el equilibrio que ha predominado hasta ahora entre las producciones de ambas variedades. Así, es posible que cada vez haya mayor superficie de arroz japónica, lo que desestabilizaría el mercado nacional de este tipo de arroz. Para Félix Liviano esta situación, junto con la desorganización y atomización comercial de la oferta de arroz española, podría desincentivar la producción, situación no deseada debido a que en España el arroz se localiza en zonas con elevada salinidad e importantes restricciones medioambientales, como deltas y marismas pertenecientes o próximas a parques naturales, y con suelos que sufren problemas de encharcamiento. Esta singularidad -señala Liviano- ha hecho que sea considerado un cultivo sensible, y para evitar la pérdida de su superficie, fue considerado cultivo elegible para una ayuda acoplada.

Un proceso minucioso

Que Extremadura ocupe la segunda posición de producción de arroz de un país que también ocupa ese mismo puesto de privilegio a nivel europeo no es fruto de la casualidad sino de un trabajo exhaustivo y meticuloso. Nada más salir del campo, el arroz debe pasar por el laboratorio, donde se procede a evaluar diferentes parámetros de una muestra. Los más importantes son la humedad y el nivel de impurezas, que son calculados tras haber pesado dicha muestra. También se realiza un blanqueo para examinar los distintos granos que puedan tener desperfectos.

La comprobación del nivel de impurezas se realiza en muestras de 200 gramos que se introducen en una máquina limpiadora. En esta prueba, el porcentaje de impurezas es el resultante de la mitad de los gramos que ha perdido la muestra en el proceso. Es decir, si ha perdido cuatro gramos, las impurezas supondrían un porcentaje del 2%.

«Se exije mucho a los agricultores de aquí y luego mezclan el arroz con otros de importación»

«Se exije mucho a los agricultores de aquí y luego mezclan el arroz con otros de importación» Félix Liviano Presidente de la sectorial

«Tras todo el proceso, la cantidad aprovechable es aproximadamente la mitad de la original»

«Tras todo el proceso, la cantidad aprovechable es aproximadamente la mitad de la original» mario romero, técnico de laboratorio

Respecto a la humedad, el nivel óptimo de entrada debe estar entre 18 y 22 grados para que el arroz sufra menos. Después, se produce un primer proceso de secado donde la temperatura desciende hasta 16 grados para posteriormente ser enviado a otro silo que sirve de almacén.

El secado puede repetirse, pero hay veces que el arroz puede esperar varios días almacenado en un silo entre un pase y otro. Se hacen al menos dos para reducir la humedad de manera más progresiva, reduciendo así el riesgo de estropear la mercancía por una deshidratación excesiva.

Separar granos

El técnico de laboratorio Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura Mario Romero explica la importancia de la última fase «hay que ser cuidadosos a la hora de separar los granos enteros de los partidos». Además, incide en la productividad del arroz «Tras todo este proceso, la cantidad total aprovechable es aproximadamente la mitad del que había al principio, y el rendimiento es ligeramente superior al 50%».

Liviano señala las contradicciones que muchas veces tienen los organismos europeos «Los agricultores de aquí tienen muchas exigencias desde la UE para producir y luego a la hora de comercializarlo, ellos lo mezclan con arroz de importación». En ese sentido giran las distintas reivindicaciones que se hacen desde las distintas arroceras, que piden que no se mezclen los importados desde Asia con los que se producen en Europa. Además, solicitan que una vez llegue al mercado se realice una distinción para que el consumidor sepa cuál está comprando «Queremos que siga entrando arroz de fuera, pero que venga con una etiqueta que ponga 'arroz de importación' y la que proceda de España o Europa, ponga 'arroz producido en Europa'» expone.

Otras peticiones que se realizan desde los sectores que se dedican al cultivo del arroz es que la UE tenga su propia marca que sea producida en Europa y que se haga una revisión de los precios, ya que el arroz importado tiene un precio menor que el que se produce aquí.

 

Fotos

Vídeos