Un árbitro decidirá cómo se aplica la subida del salario mínimo a los trabajadores del campo

Trabajador del campo durante la vendimia:: HOY/
Trabajador del campo durante la vendimia:: HOY

Emitirá un laudo de obligado cumplimiento para las partes

EFE

Las organizaciones agrarias y los sindicatos han acordado este miércoles recurrir a la mediación de un árbitro para determinar cómo aplicar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a los trabajadores del campo.

Así lo han acordado en una reunión monográfica sobre este punto que han celebrado en Mérida y en la que no han acercado posturas, por lo que han determinado someterse al laudo arbitral, de obligado cumplimiento, que resulte de este proceso de mediación.

En concreto, según ha informado Asaja Extremadura, se ha solicitado la mediación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, organismo dependiente del Ministerio, y de la Dirección General de Trabajo de la Junta «ante la situación continuada de bloqueo que se ha constatado hoy en una nueva reunión».

En declaraciones a Efe, el secretario regional de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Miguel Talavera, ha explicado que espera que la próxima semana se pueda celebrar la reunión con el árbitro y llegar a un acuerdo sobre «cómo se aplica -la subida del SMI- y en qué cuantía».

Una vez que se alcance el consenso, ha subrayado, se dará «un empujón muy importante» a un convenio que está «muy por debajo» en Extremadura, con diez de sus catorce categorías profesionales con retribuciones inferiores a los 900 euros mensuales en los que el Gobierno fijó, por real decreto, el SMI para este año.

«Estamos hablando de en torno a cuatro euros diarios», ha indicado el dirigente sindical, quien ha denunciado una «falta de ganas» en las organizaciones agrarias y ha afirmado que no le gustaría tener una «primavera caliente» por este asunto.

Por su parte, el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha explicado a Efe que existen diferentes interpretaciones sobre la aplicación de la subida del SMI, una medida que tiene una «repercusión grande» en Extremadura por ser una región con rentas bajas.

De ahí, ha subrayado, que haya «que medir muy mucho» cómo se hace y cómo se encajan las discrepancias que existen en torno a puntos más concretos, como por ejemplo el referido a los trienios y su reflejo en este incremento retributivo.

Por ello, señala en una nota el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, se ha pedido «que sea una tercera parte independiente la que nos marque el camino» y calcule cómo aplicar la subida del SMI aprobada por real decreto y que ha definido como «una auténtica chapuza del Gobierno del señor Pedro Sánchez».

«Ante esta situación de incertidumbre, y de valoraciones distintas por ambas partes, no nos queda más remedio que acudir a estos organismos oficiales y que sean los técnicos« quienes decidan »y no los políticos que aprueban reales decreto que no hay por donde cogerlos«.

El dirigente agraria ha lamentado además que entretanto «se están perdiendo cientos de puestos de trabajo«, por lo que ha deseado que el próximo 28 de marzo, fecha en la que en principio se volverán a reunir las partes, ya se tenga un dictamen »claro« por parte de los organismos oficiales y »la normalidad pueda volver a la actividad agraria en Extremadura«.

Una vez aclarada esta cuestión, ha añadido Talavera, patronal y sindicatos negociarán otros puntos para la renovación del convenio del campo, que afecta a unos setenta mil trabajadores y fue firmado en 2016 por un período de tres años.