Detienen a Rafael González, dirigente de Juventudes Comunistas de Extremadura

Las cuatro personas detenidas están en libertad y declararán la semana que viene ante el juez

CELESTINO J. VINAGRE , J. LÓPEZ-LAGOAGENCIAS
VÍDEO. Declaraciones de Rafael González  a su salida de la comisaría de Mérida esta mañana. / J.M. ROMERO/
VÍDEO. Declaraciones de Rafael González a su salida de la comisaría de Mérida esta mañana. / J.M. ROMERO

Ya son cuatro los detenidos por el incidente ocurrido esta semana en el colegio Salesianos de Mérida. Dos adultos y un menor de edad fueron arrestados ayer como supuestos instigadores del incidente que tuvo lugar el pasado miércoles durante la jornada de huelga en educación Secundaria. Tras declarar en la comisaría de la Policía Nacional de Mérida han quedado en libertad a la espera de ser llamados para declarar ante el juez, seguramente la próxima semana, según ha indicado hoy el delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias.

El último arresto ha tenido lugar esta mañana. Rafael González estaba desayunando junto a otro compañero y el diputado Víctor Casco en un bar pegado a la Asamblea de Extremadura antes de asistir a una manifestación de la Cumbre Social de la región . La Policía esperó a que terminara el desayuno y al pisar la calle San Juan de Dios fue conducido a la Comisaría para prestar declaración por los incidentes. Allí ha estado durante casi tres horas y media, aunque la declaración en realidad ha durado hora y cuarto porque llegó tarde la abogada de oficio. González, de 25 años, ha salido del recinto policial entre los aplausos de cerca de una treintena de personas que le esperaban, entre los que se encontraba su madre y una tía, amigos estudiantes y dirigentes de IU como Víctor Casco, el coordinador local de Mérida, Miguel Ángel Herrera, y el concejal Álvaro Vázquez.

Sin atisbo de nerviosismo, González ha dicho a los periodistas que está acusado por la Policía de desórdenes públicos y que el lunes posiblemente prestará declaración ante el juez. En su comparencia, el estudiante emeritense ha recalcado que su detención y la de otros tres estudiantes son un intento "de criminalizar el movimiento de protesta de los estudiantes contra los recortes, algo que, ha dicho, no les impedirá seguir con la movilización en la calle". Asimismo ha dicho que se siente tranquilo porque "no fue identificado por la Policía por ningún tipo de incidente, ni he dirigido nada y mucho menos he participado en asaltos como se han encargado algunos de difundir". Rafael González cree que su detención responde a que ha sido puesto en el disparadero por un medio de comunicación nacional. "No hay nada de nada. Ni hemos asaltado el colegio ni hemos querido quemar a curas", ha concretado.

Mientras, el diputado de IU Víctor Casco ha recalcado que las detenciones forman parte de una "estrategia" del Ministerio del Interior para tomar "cabezas de turco para desarrollar una acusación infundada". Casco ha dicho que IU federal va a solicitar la comparencia del ministro Fernández Díaz para explicar lo sucedido

Por su parte, el delegado del Gobierno en Extremadura ha confirmado esta mañana que los detenidos por su supuesta relación con este caso son tres adultos de 24, 21 y 19 años, y un menor de 17. El motivo de requerirlos es por instigar a la comisión de algunos hechos que no sabe si se pueden calificar como falta o como delito porque aquí el abanico es muy amplio, ha dicho.

Según ha explicado López-Iglesias tras escuchar en privado al jefe superior de Policía, durante el segundo día de huelga los manifestantes acudieron a varios institutos de la capital autonómica, siempre escoltados por una dotación policial. Después de corear varios cánticos en el instituto Santa Eulalia los agentes supieron que se dirigían al los salesianos y avisaron al director de este centro concertado para que cerrara las puertas.

Así se hizo con el cerramiento perimetral del recinto, pero en el centro educativo había abierta una puerta trasera que da acceso a la cocina. Según ha contado esta mañana el delegado entraron entre ocho y doce personas, todos menores y de entre 14 y 16 años, corretearon por el edificio, vociferaron y hubo algún encuentro con el personal de la cocina y una profesora. Sí es cierto que se dijo como me grabéis se os va a caer el pelo y menos crucifijos y más trabajo fijo, cánticos que también se escucharon fuera, así como dónde están los curas que los vamos a quemar y fascistas, si bien estas dos últimas frases no se escucharon en el exterior. Después se fue la manifestación ha seguido relatando el delegado- el jefe de la policía se quedó hablando con el director, que no tenía conocimiento de lo que había pasado dentro.

Al ser preguntado por qué había cristales rotos éste le respondió que ese desperfecto podía haber ocurrido cualquier otro día. En cuanto al forcejeo con una profesora que resultó lesionada en tres dedos, según le han contado al delegado esta mujer no ha puesto denuncia por ello. Y sobre una manguera que presuntamente mojó un aula, esto ocurrió porque varias de las personas tiraron de ésta y se soltó un empalme que estaba justo a la altura de una clase, de ahí ue resultara mojada esta estancia.

López Iglesias no descarta que se tomen más declaraciones en los próximos días pues la Policía tiene el caso en fase de investigación. También indicó que la Fiscalía General del Estado se ha interesado por los hechos y ha abierto diligencias.

El delegado del Gobierno en Extremadura ha señalado que la Policía ha ido tomando declaración a una docena de personas, de los que ocho son profesores de Los Salesianos, entre ellos el director, mientras que a los cuatro restantes "se les ha llamado para detenerlos".

El director de los Salesianos, Marco Antonio Romero, dijo los jóvenes «entraron en el centro educativo coreando cánticos y poniendo un bocadillo encima de la imagen de un Santo». Añade que accedieron al comedor y a algunas clases del centro. Sin embargo, esta versión contrasta con la de los manifestantes. Javier Sánchez, un representante del 15-M, movimiento ciudadano que acompañaba a los estudiantes, aclaró a HOY, en nombre de sus compañeros, que en ningún momento intentaron entrar en el interior del edificio del colegio, aunque sí confirma que accedieron al recinto del centro educativo.

Según confirma la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx), la Fiscalía de Mérida pidió a la Policía Judicial que emitiera un informe con todos los datos de los que dispusiera sobre lo ocurrido para decidir si son constitutivas de delito.

Fuentes de Los Salesianos han manifestado que consideran lógico que la Fiscalía investigue estos hechos, tras la denuncia interpuesta por el colegio ante la Comisaría de Policía, y han señalado que están dispuestos a colaborar en todo lo que sea necesario para aclarar lo acaecido.

Efectivos policiales se personaron en el centro el jueves para recabar datos de lo sucedido y hablar con la dirección y algunos de los profesores del centro religioso.

IU denuncia un "juicio paralelo" en algunos medios

Izquierda Unida Extremadura muestra su malestar por lo que considera un "juicio paralelo" de algunos medios de comunicación contra un grupo de jóvenes estudiantes que protagonizaron el incidente en el colegio Salesianos de Mérida. La formación considera que "esta criminalización se está cebando con especial virulencia contra un militante de IU Mérida".