hoy.es
Miércoles, 22 octubre 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

claros
Hoy 13 / 27 || Mañana 11 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Veinte mil jóvenes lejos del aula y sin trabajo

REGIONAL

Veinte mil jóvenes lejos del aula y sin trabajo

16.09.12 - 00:25 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
L a Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) acaba de corroborar con datos lo que se intuye sin el respaldo de la estadística. Hay muchos jóvenes, demasiados, que se hallan en una especie de limbo personal que les puede conducir hacia la frustración. No estudian y tampoco trabajan. Tienen entre 15 y 29 años y viven, generalmente, con sus familias en espera de que la tormenta económica escampe. En España, en esa situación se encuentran el 23,7% de los chicos, pero en Extremadura hay otra estadística llamativa. Según la Fundación Jaume Bofill, un centro de referencia en este tipo de estudios, el 20% de los jóvenes extremeños entre 16 y 24 años (una horquilla más corta) no estudia ni trabaja. Con números en la mano viene a significar que unos 20.000 jóvenes extremeños están desempleados y no están recibiendo formación académica. El dato se complementa con los de la Encuesta de población activa (EPA), a la que más 30.000 jóvenes menores de 24 años de la región dijeron que estaban parados. Pero la EPA cuenta como desempleados a los que están haciendo cursos de formación.
En esta sociedad de titulares y simplificaciones se ha hecho popular llamarles la generación 'ni-ni' (ni estudian-ni trabajan), aunque la denominación tiene más de peyorativo que de informativo. Se quiere identificar a todos los jóvenes que están en esa situación como representantes de una generación de holgazanes.
«No es un problema de querer. Es un problema básicamente de poder. Si no trabajan es porque no puede hacerlo. En cierta manera se sienten estafados por la sociedad. Y no estudian porque han concluido su etapa», enfatiza Enrique Hernández, cacereño de 23 años, abogado ahora en excedencia porque preside el Consejo de la Juventud de Extremadura (CJEx).
Su impresión parece real. La crisis ha desvirtuado más ese matiz casi despectivo con el que se presenta la expresión 'ni-ni' porque decenas de jóvenes con estudios no encuentran salida laboral y han pasado a engrosar esa voluminosa bolsa del paro juvenil, especialmente en nuestra comunidad autónoma.
El director del Instituto Andaluz de la Juventud, Raúl Perales, insiste en que 'generación ni-ni' es un término que se ha utilizado de forma malintencionada desde algunos sectores sociales para descalificar a la juventud española y recuerda que «no es un término acuñado desde el ámbito sociológico y académico, sino de determinados sectores sociales para descalificar y criticar a la juventud».
María, emeritense de 29 años, se ha centrado en prepararse para ser médico. Lo ha hecho en el campus pacense de la Universidad de Extremadura, pero ahora está en paro. Sus sentimientos actuales se entremezclan. Está muy inquieta por su situación personal y la evidencia de que cada vez se contrata a menos médicos. «La bolsa de trabajo apenas se mueve y cada vez es más normal tener que salir fuera para trabajar», pero, a la vez, se agarra al hilo de esperanza que supone una entrevista de trabajo que tiene fijada para la próxima semana. «Espero que sea positiva. Necesito trabajar. Para eso me he volcado durante doce años», concreta.
«Es realmente frustrante. Sobre todo si tienes dos hijos y tu marido cuenta con un contrato temporal que se acaba en enero», añade la también emeritense María Luis Jiménez, licenciada en Filología inglesa que ya ha superado la barrera de los 30 años. Desde 2007 hasta ahora había trabajado como interina de la Junta, a lo que sumaba otra amplia experiencia en academias de inglés.
En 2010 aprobó la oposición pero no obtuvo plaza, «pero seguí trabajando porque no faltaba. Ahora ya no. Ha sido un mazazo enorme. Es una pesadilla total. Los recortes están desmantelando la educación pública», afirma con enfado.
«El paro nos quita el sueño»
«No es algo exclusivamente de reformar la educación, sino de mentalidad, de estrategia. Aunque desde luego tampoco favorece que la formación pública va a ser más cara con la subida de tasas y la privada también», añade el presidente del Consejo de la Juventud. «El problema del paro que afecta a los jóvenes nos va a seguir quitando el sueño durante bastante tiempo todavía», agrega.
Ser joven, oficialmente, es no tener más de 30 años, pero es obvio que en estos tiempos una persona con 40 años se encuadra perfectamente en esa categoría realizada en función de la edad. Y en esta franja también se hallan casos realmente significativos de penurias laborales.
Mercedes Carmona es licenciada en Derecho, y además cuenta con un máster en urbanismo. Durante más de diez años mantuvo su despacho. No le iba mal, pero decidió dar el salto a la Administración, aparcando su cartera de clientes.
Sacó la plaza de asesora jurídica que ofreció la mancomunidad de municipios Centro, con sede en Calamonte. Pero ese puesto de trabajo no ha tenido continuidad y en los dos últimos años Mercedes ha trabajado en tres empleos distintos, incluida una experiencia temporal como seleccionadora de fruta en una cooperativa. A esa complicada situación añade que su marido está desempleado. Tienen un niño de ocho años.
«Nunca pensé que después de estar trabajando para la administración me iba a encontrar como estoy ahora. Algunos me animan a que reabra mi despacho de abogado. Es un mercado laboral saturado, sí, pero también hay pocas oportunidades porque la clientela está poco repartida entre los profesionales», explica.
El estudio de la OCDE, centrado en esa franja de jóvenes entre 15 y 29 años, analiza chicos de 34 países, entre ellos España. En su conjunto, el porcentaje medio de los que no tienen trabajo y no siguen estudios se sitúa en el 15,8% de la población escrutada, que asciende al 24,7% en el caso español. Si nos fijamos sólo en la franja de 25 a 29 años, el dato llega al 29%. No ofrece datos desagregados por comunidades autónomas.
La crisis económica tiene mucha culpa. Entre 2008 y 2010, los jóvenes desocupados y que no están en el sistema educativo experimentaron un crecimiento de siete puntos, lo que supone el incremento más elevado después del que registraron Irlanda y Estonia.
«El informe de la OCDE es demoledor, pero entre tanto dato negativo al menos hay uno que podemos llamar positivo. Y es el que dice que los jóvenes que tienen estudios tienen menos problemas, dentro de los muchos que tienen en general, para encontrar un trabajo», especifica Enríque Hernández, del CJEx, que ejercía de abogado antes de ser elegido presidente de este organismo autónomo dependiente de la Junta.
Menos estudios, peor
Los más damnificados por la crisis son los que menor nivel de estudios tienen. El informe de la OCDE alerta del riesgo que supone el recorte en materia educativa para el acceso de la juventud a titulaciones superiores. Quienes sólo poseen el título de enseñanza secundaria, o ni siquiera eso, padecen una tasa de desempleo que alcanza el 24,7%, según datos de 2010. El paro es 15 puntos más elevado entre quienes carecen del título de la ESO que entre los que han completado estudios universitarios.
A pesar de que la educación amortigua los efectos del paro, lo cierto es que España es el país con más diplomados universitarios que engrosan las filas del desempleo. La cifra de desocupados duplica los niveles medios de la OCDE y la UE. También se dice que un mayor porcentaje de diplomados de FP ayudará a rebajar los malos datos.
«Esto genera problemas psicológicos, emocionales porque el esfuerzo que has realizando durante los años de estudio no se ve recompensado. Como para que luego algunos digan eso de generación 'ni-ni' de forma despectiva», dice Hernández. Para UGT, la elevada tasa de paro entre el sector juvenil tiene «perversas consecuencias en el presente y el futuro» de Extremadura porque contribuye a «descapitalizarla humanamente».
«Yo no soy un 'ni-ni'. Soy un joven formado que no encuentra trabajo», subraya Eduardo Montero, ingeniero de caminos de Cáceres que vive en su domicilio familiar a la espera de tiempos mejores en el mercado laboral. Cristina Gómez, de 19 años, acaba de matricularse en Derecho y confía en que cuando termine la realidad haya mejorado. «Eso espero. Ahora lo que toca es estudiar».
El alto porcentaje de parados jóvenes, tanto en Extremadura como en el conjunto de España, está propiciando otro fenómeno: la creciente huida de ciudadanos, muchos de esa franja de edad, hacia otros países (40.625 en el primer semestre de este año; un 44,2% más que en el mismo periodo del año anterior), lo que supone, aparte de perder ese capital humano, perder los beneficios de la inversión que Extremadura y España hizo en ellos.
La respuesta común de los jóvenes consultados es que el futuro lo siguen viendo igual de negro que el presente. «Tienen motivos. Esta generación ve que tiene demasiados problemas a su alrededor», concluye el sociólogo Fernando González Pozuelo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Veinte mil jóvenes lejos del aula y sin trabajo

El cacereño Eduardo Montero, ingeniero de

caminos de 24 años, lleva en paro

más de un año.

::

ARMANDO

Galerías de Fotos
Videos de Extremadura
más videos [+]
Extremadura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.