Hoy

Tres millones y medio de personas sufren pobreza severa en España

vídeo

Banco de Alimentos. / Archivo I Atlas

  • El 28,6% de la población se encuentra en riesgo de exclusión, un porcentaje que se eleva al 38,2% entre los jóvenes

  • La red de lucha contra la exclusión social reclama mejoras en el sistema de pensiones y de ayudas a los niños y la implantación de una renta mínima para familias empobrecidas

En España, la pobreza es una realidad cada día más presente. Un total de 3.543.453 personas viven en pobreza severa, es decir, tienen ingresos por debajo del umbral del 30% de la mediana de la renta (333,8 euros mensuales para un hogar de una persona). Son datos que no solo alejan a España de los objetivos marcados por los Gobiernos, y comprometidos con la Unión Europea, sino que abren una brecha aún mayor en la sociedad, como ha expuesto este jueves la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN, en sus siglas en inglés) durante la presentación del informe ‘El estado de la pobreza 2009-2015).

La perspectiva se amplía cuando se utiliza el indicador AROPE (que agrupa a quienes tienen ingresos por debajo del 60% de la mediana, sufren privación material severa o viven en hogares con intensidad de empleo muy baja). El documento detalla que España, con el 9,2% de la población de la UE, contribuye con el 11% del total europeo de personas en pobreza y exclusión. En el conjunto de los 28, según AROPE, esta cifra se sitúa en el 24,4% (122 millones de personas en total). En España, de acuerdo al mismo indicador, 13.334.573 personas están en riesgo de pobreza y exclusión, el 28,6% de la población.

El único dato positivo es que en el último año, la pobreza ha caído seis décimas. “Pero a este ritmo, tardaríamos 220 años en acabar con ella. Decir que el crecimiento económico por sí solo erradica la pobreza es un cuento”, explica Carlos Susías, presidente de EAPN. “No existe una correlación directa entre el aumento del PIB y la disminución de la pobreza”, insiste. A su juicio, para reducir los índices de pobreza, son necesarias medidas globales, como una mejora del sistema de pensiones, sobre todo las no contributivas, la implantación de una renta mínima para las familias emprobrecidas y el apoyo a la infancia.

Otro aspecto preocupante es la desigualdad. De acuerdo a los datos de EAPN, el 10% de los hogares más ricos tiene hasta un 25% de la renta total, mientras que el 10% más pobre se conforma con apenas el 1,7%. Y es que el 20% de los ingresos de la población más rica es siete veces mayor que los ingresos del 20% de los ingresos de la población más pobre, cuando antes de la crisis esta cifra se situaba en el 5,2.

Por edades, los mayores de 65 años son el grupo con menos pobreza (el 13,7% de ellos se encuentra en esta situación). Pero la cifra tiene trampa. “Durante la crisis, al reducirse los ingresos generales, ha bajado la línea de la pobreza, y ellos, que no han tenido cambios en sus ingresos, han quedado por encima. Pero ya vemos que este año, cuando han comenzado a subir los ingresos medios, aunque sean apenas 50 euros, su porcentaje ha comenzado a aumentar”, destaca Susías. Gobalmente, el grupo de población con más riesgo de pobreza se encuentra entre los jóvenes de entre 16 y 29 años (el 38,2%), mientras que entre los menores de 16 se sitúa en el 33,4%.