El nuevo tren Talgo Badajoz-Madrid no parará en Plasencia

Uno de los últimos trenes Talgo que atravesó la región, parado en Badajoz en diciembre de 2010. :: HOY/
Uno de los últimos trenes Talgo que atravesó la región, parado en Badajoz en diciembre de 2010. :: HOY

Renfe argumenta que el servicio que comenzará en marzo sustituirá a los de media distancia que no se detenían en la capital del Jerte

ANTONIO J. ARMEROCáceres

Siete años, dos meses y diez días después, en las pantallas informativas de las principales estaciones ferroviarias extremeñas volverá a leerse la palabra Talgo. En algunas, no en todas. Sí en la de Badajoz, en la de Cáceres o en Mérida, pero no en Plasencia. Porque el Talgo (Tren Articulado Ligero Goicoechea-Oriol) Badajoz-Madrid que volverá a circular por la comunidad autónoma a partir del 1 de marzo no parará en la capital del Jerte.

No lo hará, argumenta Renfe, porque no lo hacían los servicios a los que sustituirá. «El Talgo –explica la compañía ferroviaria– hará a la ida y a la vuelta las mismas paradas que tenían los trenes de media distancia a los que sustituirá». «Entre esas paradas –continúa– no está Plasencia, que seguirá teniendo el mismo número de servicios que en la actualidad».

Este tren que suele asociarse a la comodidad, al menos a una mayor que la que ofrecen los modelos que circulan ahora por la región, se detendrá en Monfragüe, la estación que nació llamándose Plasencia-Empalme y luego cambió ese nombre por el de Palazuelo-Empalme. Está ubicada en el término municipal de Malpartida de Plasencia, a unos quince minutos en coche del centro de Plasencia. En concreto, el recorrido que hará el Talgo será el siguiente: Badajoz, Montijo, Mérida, Cáceres, Cañaveral, Mirabel, Monfragüe, Navalmoral de la Mata, Oropesa de Toledo, Talavera de la Reina, Torrijos, Leganés, Madrid Atocha Cercanías y Madrid Chamartín.

Los viajeros de la zona que quieran subirse a él tendrán que ir hasta la estación de Monfragüe

En Monfragüe, el Talgo en sentido Madrid parará a las 9.56 de lunes a viernes y a las 11.30 los sábados, domingos y festivos. Y el que circule en dirección a Badajoz lo hará a las 18.37 horas todos los días, tras haber salido de Atocha Cercanías ocho minutos después de las cuatro de la tarde. El billete costará 15 euros siempre que se compre antes de que acabe el año y sea para viajar en marzo o abril, ya que estas son las condiciones de la promoción especial que ha puesto en marcha Renfe con motivo de la reaparición de este modelo de tren en la comunidad autónoma. Es el mismo precio que para quienes se suban a los vagones en Cáceres. Para las salidas desde Mérida y Badajoz, el billete adquirido ahora vale veinte euros. En todos los casos se trata del precio para viajar en clase turista, donde también es posible comprar ida y vuelta por 33,50 euros, o el billete flexible, el único que permite hacer cambios, por 41,90 euros. En preferente, que se distingue de turista principalmente porque una de las filas de asientos es de una única butaca en vez de dos, hay que pagar 43,60 euros por el billete de ida y vuelta, y 54,50 por el flexible. Una vez que termine la promoción, o sea, a partir del 1 de enero, coger el Talgo para viajar entre Madrid y Badajoz será más caro.

Cuando empiece a atravesar otra vez el mapa regional, se abrirá una nueva etapa en la historia extremeña de este modelo de tren, que en su nombre recuerda a Alejandro Goicoechea, el ingeniero español que lo concibió en los años cuarenta del siglo pasado. El Talgo hizo su último viaje por la comunidad autónoma el 19 de diciembre del año 2010, y tampoco entraba en Plasencia. Entonces, las máquinas que circulaban eran de la serie cuatro, que fue en la que se incorporó el sistema de pendulación, que permite ir más rápido y proporciona mayor comodidad. Las que lo harán a partir de marzo serán de la serie seis. Según explica Renfe en su web, todos los Talgo tienen cafetería y servicio de música y vídeo en cada plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos