Hoy

Arrestado en Irún un yihadista que había intentado viajar a Siria

  • Se trata de un camionero marroquí muy radicalizado que ya fue expulsado de Turquía

Los servicios de Información de la Guardia Civil han detenido en la localidad guipuzcoana de Irún a un presunto yihadista que había intentado viajar a Siria para integrarse en las filas del autodenominado Estado Islámico.

El detenido es Allal El Mourabit, un camionero que regresaba con su vehículo de Alemania, país en el que mantenía contactos con otras personas radicalizadas.

Según fuentes de la investigación, el arrestado, de nacionalidad marroquí, estaba en un avanzado estado de radicalización.

Este individuo, que conducía un camión, ya fue expulsado de Turquía el pasado mes de julio cuando intentaba alcanzar las zonas controladas por los terroristas del Daesh.

Ahora, los servicios antiterroristas españoles tienen “pruebas documentales” de que tenía intención de volver a emprender viaje al ‘Califato’.

La detención se enmarca dentro de la misma investigación por la que se detuvo a otras dos personas en Pamplona (Navarra) el 1 de diciembre de 2015 y en Calahorra (La Rioja) el pasado 26 de octubre.

La Guardia Civil mantenía abierta desde 2013 una investigación sobre un grupo de personas que estaban sufriendo un proceso de radicalización yihadista y por el que ya se había producido la detención de dos de ellas.

Actividad propagandística por internet

En el marco de esta investigación, los especialistas del Servicio de Información de la Guardia Civil mantenían activos los dispositivos de vigilancia sobre otra de las personas que estaba inmersa en este proceso, y han podido determinar que realizaba una intensa actividad propagandista y de ensalzamiento de las actividades del grupo terrorista Daesh a través de internet.

Esta actividad propagandista y de autoadoctrinamiento había ido incrementándose con el tiempo incluso después de las dos detenciones referidas provocando en el detenido un cambio en su actitud e intensificación del discurso proyihadista, que transmitía tanto físicamente como a través de las redes sociales a un número cada vez mayor de contactos tanto en España como en otros países.

La operación de hoy, que se produce solo horas después de que la Policía capturara en la localidad madrileña de Aranjuez a otros supuesto yihadista, ha sido dirigida por el Juzgado Central de Instrucción, Número 5, y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.