Hoy

Juegos y juguetes en Augusta Emerita

video

Unos visitantes del MNAR observan una de las vitrinas donde hay algunos juguetes romanos. :: brígido

  • La exposición, que se puede ver hasta final de año, está comisariada por el conservador del MNAR Rafael Sabio, un experto en la materia

  • El Museo Nacional de Arte Romano expone una muestra de curiosos objetos

Muchos de los juguetes con los que los niños de hoy en día se entretienen ya ocupaban los ratos de ocio de los pequeños romanos en Augusta Emerita. Algunos de los juguetes con los que jugaban se pueden admirar desde ayer en la segunda planta del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida gracias a la exposición 'Juegos y Juguetes en Augusta Emerita'. Se podrá ver hasta final de año.

La muestra fue presentada ayer con motivo del Día Internacional de los Museos por el director del Museo, José María Álvarez, y el comisario de la exposición, Rafael Sabio.

Álvarez define la muestra como «sencilla, de coste cero pero importante, ya que es la presentación de una actividad muy romana como es el juego. En este caso se aprovechan las piezas del área de reserva del museo».

El conservador del museo y comisario de la exposición, Rafael Sabio, explica que la muestra toma de partida una conferencia sobre este tema impartida hace un par de años. La exposición intenta sondear en una cuestión tan interesante como difícil de acometer dentro de la cultura material de la antigüedad como son los juegos y los juguetes. Así, en la primera parte de la muestra se expresa que la cuestión del juego tenía una enorme invisibilidad. «Se pueden ver algunos elementos que sabemos que fueron utilizados en la antigüedad como juguetes como son las tabas, las nueces... elementos que no estaban sometidos a alteración alguna», explica.

Se muestran además otros elementos de la industria humana como monedas u ollas, que dan pistas de que se usaban en juegos de puntería y de azar. También hay otros objetos más elaborados expresamente como juguetes, como las canicas o las peonzas.

La segunda parte de la muestra se centra más específicamente en el juego intelectual, entendido como aquel que requiere de la participación del cerebro y basado en el reconocimiento de unas reglas. «En este sentido encontramos manifestaciones tan elevadas como el juego de los siete sabios, representado en el MNAR por un mosaico, o los juegos de tableros o de dados. Cabe destacar la existencia de uno trucado», explica Sabio.

Muñecas, soldaditos...

Otra de las vitrinas se centra en un tipo de juguete muy especial como los de representación realista. Lo que se entiende hoy en día por muñecas, los soldaditos, los juegos de cocinitas..., que en el mundo romano estarían representados por figuras de terracota. También hay miniaturas de lámparas o de objetos cotidianos relacionados con la cocina. Pero sobresale uno, que está a caballo entre juguete y escultura, el 'oscillum', un objeto que oscilaba entre las columnas de los patios movido por el viento y que originalmente era de madera, aunque se conserva alguna pieza de mármol que también se expone.

La última parte de la muestra se centra en los contextos en los que suelen aparecer los juguetes, que no es el del uso, a excepción de los tableros de juego que están incrustados en algunas superficies de la ciudad. «Estos contextos suelen centrarse en el mundo funerario y en los vertederos, dos destinos en los que podemos encontrar juegos y juguetes», declara Sabio.

Cuando se habla de enterramientos infantiles se tiene bien constatado que hay casos en los que tales enterramientos se suelen acompañar de los objetos que más querían los pequeños. También se encontraban objetos asociados a la enseñanza y relacionados con el ocio. «Los más destacados son los conjuntos hallados en la carretera de la localidad pacense de Don Álvaro, en un vertedero de industria, y resaltan los silbatos hallados en una de las salidas del Anfiteatro emeritense.