Hoy

Un portavoz asegura que Clinton no tiene otros problemas de salud aparte de la neumonía

vídeo

Hillary Clinton. / Foto: Justin Sullivan (Afp) | Vídeo: Atlas

  • La candidata demócrata tuvo que abandonar los actos conmemorativos del 15º aniversario del 11-S a causa del malestar provocado por la deshidratación

  • Retomará la actividad en la campaña a lo largo de esta semana, explica Brian Fallon

  • Trump defiende que la salud de los candidatos es un "tema de interés" para los electores

La candidata presidencial Hillary Clinton no sufre de cualquier otro problema de salud, aparte de la neumonía que fue diagnosticada por un equipo médico el domingo, ha dicho este lunes un portavoz de su campaña.

"Puedo asegurar que no hay otro problema médico que no haya sido divulgado", ha dicho el portavoz Brian Fallon a la cadena MSNBC, para después agregar que los documentos médicos "serán divulgados en los próximos días".

Fallon también ha asegurado que planea retomar la campaña a lo largo de esta semana. "Creo que en la segunda mitad de esta semana, estará de nuevo en campaña", ha señalado al respecto.

La candidata demócrata, Hillary Clinton, padece neumonía, un diagnóstico revelado después de que este domingo un malestar provocado por la deshidratación le obligara a abandonar antes de tiempo los actos conmemorativos del 15° aniversario de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

El incidente se produjo en la Zona Cero de Manhattan, cuando Clinton, de 68 años, pareció perder el equilibrio y se retiró de la ceremonia con ayuda, lo que hizo resurgir las dudas sobre su estado de salud y ofreció a Donald Trump un nuevo frente en el que atacar a su contrincante a la Casa Blanca.

"Durante la ceremonia, ella padeció un golpe de calor, y se retiró al apartamento de su hija (Chelsea), y se está sintiendo mucho mejor", señaló su equipo de campaña en un comunicado, antes de que la doctora Lisa Bardack examinara a la exsecretaria de Estado en su hogar en Chappaqua, Nueva York. "Clinton había estado sufriendo tos relacionada con alergias. El viernes, tras una evaluación de control por su persistente tos, se le diagnosticó una neumonía", señaló Bardack en un comunicado divulgado por el equipo de campaña. "Se le dieron antibióticos y se le recomendó descansar y modificar su agenda. Mientras estaba en el acto de esta mañana, ella se acaloró y deshidrató. La acabo de examinar y ahora ella está rehidratada y se recupera bien", añadió.

Horas después, la exprimera dama salió de casa de su hija en aparente mejor estado, sonrió ante los medios y posó junto a una niña antes de abordar un automóvil. "Me siento muy bien, es un hermoso día en Nueva York", declaró Clinton.

Dudas sobre su estado de salud

Por la noche, su equipo de campaña anunció que la candidata demócrata canceló un viaje a California, previsto para este lunes y martes, donde participaría en actos de recaudación de fondos. "La secretaria Clinton no viajará a California mañana (lunes) o el martes", informó un portavoz de su campaña, Nick Merrill.

La semana pasada, la candidata había tosido en repetidas ocasiones mientras pronunciaba un discurso en Cleveland y su voz se escuchó como un susurro varias veces.

La exprimera dama ha rechazado las "teorías conspirativas" que circulan en internet sobre su salud, diciendo que la tos fue por una alergia y mencionando un informe detallado de su médico que declara que está en buenas condiciones para ejercer de presidenta.

Su contrincante, Donald Trump, no ha tardado en reaccionar a lo ocurrido. Tras desear a Clinton una pronta recuperación, ha considerado que la salud de quienes aspiran a llegar a la Casa Blanca es un "tema de interés" en la carrera. "Está pasando algo pero solo espero que se ponga bien y vuelva a la carrera y que la veamos en el debate", ha confiado en declaraciones por teléfono en la cadena Fox News. El primer debate entre los dos aspirantes está previsto para el próximo 26 de septiembre.

El magnate ha considerado que la salud de los candidatos es "un tema de interés" para los ciudadanos y ha indicado que él mismo se ha sometido la semana pasada a un examen médico. "Daré a conocer los datos cuando los tenga", ha prometido, confiando en que estos serán buenos porque "me siento fenomenal".

Polémicas declaraciones

Este episodio llega además tras la polémica surgida después de que Clinton llamara "deplorables" a la mitad de los votantes de Trump, durante un acto para recaudar fondos la noche del viernes en Nueva York. "Para generalizar de una forma exagerada, podrías poner a la mitad de los partidarios de Trump en lo que llamo una cesta de deplorables", espetó Clinton en la gala 'LGBT for Hillary', un evento que suele estar cerrado a la prensa, pero que esta vez se realizó ante las cámaras de televisión. El sábado se retractó de sus palabras y reconoció en un comunicado: "Anoche fui extremadamente generalista y eso nunca es buena idea. Me arrepiento de haber dicho la 'mitad', eso estuvo mal".

"Wow, Hillary Clinton fue tan insultante con mis simpatizantes, millones de personas increíbles y muy trabajadoras. ¡Creo que le costará en las encuestas!", respondió Trump el sábado en Twitter. La candidata demócrata cometió "el peor error de la temporada" al lanzar ese "ataque grotesco contra los electores estadounidenses", añadió Trump en un comunicado.

Hoy Trump ha vuelto a referirse a esa polémica manifestando que las declaraciones de Clinton "son el mayor error de la temporada política". Según ha contado, cuando se enteró de lo que la candidata demócrata había dicho no podía creerselo. "Pensé que no era algo que estuviera dentro de lo posible que ella podría decir", ha afirmado, defendiendo que un candidato no puede obviar a un número tan grande de personas. "Uno es presidente de todas las personas. No eres presidente del 50% o del 75%, eres el presidente de todas las personas, eres el presidente de todo el mundo", ha subrayado.

Larry Sabato, un veterano en ciencias políticas de la Universidad de Virginia, calificó como un "error estúpido" el comentario de Clinton. Sin embargo, Sabato afirmó que Trump no está en una posición sólida para capitalizar el error de Clinton. "Donald Trump tiene una mayor lista de insultos a grupos e individuos. Clinton puede atenuar su error citando todas las transgresiones de Trump", añadió.