El informe de la UCO prueba en 120 páginas cómo el contrato de alumbrado se hizo a medida de Cofely

José García Lobato, alcalde de Almendralejo
José García Lobato, alcalde de Almendralejo / HOY

HOY ha tenido acceso al extenso expediente que la Guardia Civil ha remitido al juez encargado del caso | La investigación detalla la estrecha relación de García Lobato con los directivos y conseguidores de la empresa

Manuela Martín
MANUELA MARTÍNBadajoz

«Fee: 180K € + 2% sobre CA anual». Esto no es un acertijo, sino una de las pruebas que maneja la Guardia Civil para incluir al alcalde de Almendralejo, José García Lobato, dos concejales, un técnico y siete empresarios en el caso Púnica, el penúltimo escándalo de corrupción que implica a políticos y empresarios en el cobro de comisiones por la adjudicación de contratos públicos en España. En castellano, esa nota, que fue encontrada en uno de los correos de la empresa Cofely, la que quería quedarse con el contrato de alumbrado de Almendralejo, quiere decir ni más ni menos lo siguiente: tasa o comisión de 180.000 euros más el 2% sobre CA anual.

Más información

Hay más datos que abundan en cómo se estaba pactando el pago de comisiones de la empresa y los políticos. «Y luego, en un apartado, con Pepe, pues estuve hablando un poco lo que tú me contaste, no... en el conjunto del 2% ese que me dijiste, sino diciéndole que tú habías buscado otra partida que ya le cuantificarías y ya le dirías cómo quedaba, ¿eh?, con lo cual, pues mucho más reforzado», le dice el mediador Evaristo Núñez a Pedro García (Cofely) en una conversación grabada por la Guardia Civil. El ‘Pepe’ del que hablan no es otro, según la Guardia Civil, que José García Lobato, alcalde popular de Almendralejo.

Más de 120 páginas

Para la UCO, que ha elaborado un detallado informe de 124 páginas en el que da cuenta de cómo se gestó la adjudicación de ese contrato de eficiencia energética, no hay duda de que esos correos y esa llamada en la que se vuelve a hablar del 2% se refieren al cobro de comisiones por parte de los políticos y conseguidores a cambio de entregar a Cofely el contrato de alumbrado eléctrico de Almendralejo, 20 millones de euros por un periodo de 15 años.

¿Por qué la UCO mantiene la acusación sobre el alcalde de Almendralejo si la adjudicación del contrato no se llegó a consumar? El juez García Castellón, que es el destinatario de ese informe, es quien tendrá la última palabra sobre las responsabilidades penales del caso ‘Cofely-Almendralejo’.

Pero al margen de cuál sea su decisión, lo que el informe de la Guardia Civil prueba es que la relación del regidor de Almendralejo –cuyas declaraciones ante los investigadores también incluye en varias ocasiones– con Cofely fue muy estrecha, estuvo relacionada con aspectos concretos y decisivos del concurso y ello sucedió con mucha antelación respecto a su publicación.

El expediente de la UCO, al que ha tenido acceso HOY, detalla paso a paso cómo se gestó la adjudicación del contrato y quiénes y cuándo intervinieron en el proceso. Si hablamos de quiénes, tenemos dos personajes clave: el alcalde José García Lobato, que según los investigadores se deja querer por la empresa Cofely y presiona a técnicos municipales para que aceleren la adjudicación del contrato, y el director de mercado público de Cofely, Pedro García Pérez, que mueve todos los hilos, intermediarios incluidos, para que el contrato de alumbrado se redacte como quiere Cofely (a imagen y semejanza del de otros municipios que ya han conseguido) y se le adjudique finalmente.

Como ya está publicado, estuvieron a unos días de conseguirlo, pero el caso explotó cuando un guardia civil borracho se fue de la lengua en Madrid y le contó a Francisco Granados y sus compinches que estaban siendo investigados. El juez aceleró las órdenes de detención de los implicados y los registros, incluidas las oficinas del Ayuntamiento de Almendralejo. Era el 27 de octubre de 2014 cuando Francisco Granados y su socio David Marjaliza daban con sus huesos en la cárcel.

Curiosamente, solo tres días antes de esta operación, el 24 de octubre de 2014 a las 11 y 17 minutos de la mañana, la UCO grababa una conversación entre Pedro García (ya saben, el jefe de Cofely para Almendralejo), y Evaristo Núñez Milara. Este es un personaje que apenas ha aparecido hasta ahora en la prensa, pero que es también clave en el caso junto con Enrique Salas. Los dos son empresarios y mediadores entre Cofely y los políticos municipales. La UCO los califica como «fundamentales». Tienen una empresa llamada Makeba consultores. Poseían además otra empresa, Keril Energía, con sede central en Madrid y una delegación en la calle A Rúa 2, 1ª planta de Almendralejo.

Este domingo el Diario HOY detalla en su edición impresa y Kiosko Más el informe de la Guardia Civil que muestra los contactos del Ayuntamiento de Almendralejo con la empresa.

Fotos

Vídeos