La Guardia Civil actúa contra varias empresas por vender jamón caducado

Imagen de archivo de una operación anterior:: HOY/
Imagen de archivo de una operación anterior:: HOY

La operación se inició después de que los técnicos de la Junta inmovilizaran una partida de piezas en una nave de Higuera la Real

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Una inspección realizada por la Consejería de Sanidad de la Junta de Extremadura en una nave de Higuera de la Real (Badajoz) donde se almacenaban jamones caducados ha permitido desarticular una importante red dedicada a la comercialización de productos cárnicos en mal estado.

Esa primera actuación fue desarrollado por los técnicos de Sanidad hace ahora seis meses y las posteriores investigaciones realizadas por la Guardia Civil han permitido seguir un hilo que permitirá sacar del mercado decenas de toneladas de productos en mal estado.

La Consejería de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura sólo ha confirmado hasta ahora que en su momento puso en conocimiento de la Fiscalía de Badajoz un presunto delito contra la salud pública tras el hallazgo de jamones caducados en una nave industrial de Higuera la Real. Con posterioridad, los agentes han requisado productos cárnicos elaborados en otras instalaciones ubicadas en distintas poblaciones extremeñas.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz se ha confirmado que existe una operación en marcha en la que están implicados agentes de varias comunidades autónomas. Otras fuentes añaden que además de Extremadura también se está actuando en la zona de Valencia.

Todavía no han trascendido los detalles de la operación, pero sí que la carne intervenida se encontraba caducada o muy próxima a caducar, por lo que su comercialización habría supuesto un problema de seguridad en la cadena alimentaria.

Una parte de los productos eran jamones en mal estado, pero también había lomos y todo tipo de loncheados y carnes procesadas que no reunían las mínimas garantías.

Vecinos de Higuera la Real han confirmado que la actuación de la Guardia Civil se realizó en fechas próximas a las navidades pasadas. Entonces fue precintada una nave del polígono industrial de la localidad en la que se almacenaban jamones caducados. Los detalles de aquella operación no trascendieron pero en el pueblo se preguntaban desde entonces cuáles eran las razones que habían motivado aquel despliegue policial. Ahora se ha sabido que esos hechos fueron denunciados en el Juzgado de Instrucción de Fregenal de la Sierra, desde donde se ha puesto en marcha una ambiciosa operación en la que colabora la Fiscalía de Badajoz.

Las indagaciones han sido realizadas por los especialistas de la Guardia Civil, que han localizado en Extremadura varias instalaciones que podrían estar siendo dedicadas a la misma actividad.

También han actuado en Alzira (Valencia), donde ha sido clausurada una empresa que reenvasaba productos caducados que luego eran distribuidos en supermercados locales de la zona.

En uno de los supermercados investigados se vendía el kilo de jamón serrano loncheado a 4,99 euros, muy por debajo de su precio habitual, que oscila entre los 13 y los 20 euros.

La Consellería de Sanidad de la Generalitat Valenciana, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha inmovilizado cerca de 100 toneladas de productos cárnicos, en su mayoría jamones, que habían sido almacenados en dos naves de Alzira por una empresa sobre la que se ha decretado el cese inmediato de la actividad, informa Efe.

Además, ha comunicado esa alerta alimentaria a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) por tratarse de una actividad ilegal que no cumple ningún requisito sanitario.

La operación policial prosiguió durante el fin de semana dado que esa empresa tiene vinculación con otros almacenes tanto en Valencia como en otras comunidades autónomas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos