Hoy

El Cerro Masatrigo

Cerro Masatrigo, fotografiado desde el lado sur, camino de Cabeza del Buey. :: E. R.
Cerro Masatrigo, fotografiado desde el lado sur, camino de Cabeza del Buey. :: E. R.
  • En la montaña mágica de La Siberia y en un cementerio con 'yuyu'

Cuando, siendo niños, dibujamos por primera vez una montaña, pintamos, sin saberlo, el Cerro Masatrigo, es decir, el monte perfecto: redondo, puntiagudo, con base, falda y cumbre, aislado y en medio del agua. El Cerro Masatrigo emerge entre dos puentes y está completamente rodeado por una carretera de una sola dirección. El Cerro Masatrigo es la gran rotonda de Extremadura, la más espectacular, un prodigio único: La Montaña Mágica.

Si el Cerro Masatrigo estuviera en Estados Unidos sería símbolo de alguna multinacional y lo habríamos visto en cientos de películas del Far West, de dinosaurios, de extraterrestres, de road movies, esas pelis de carretera en que dos amigas escapan en un coche camino del paraíso.

El Cerro Masatrigo debería aparecer en las televisiones como escenario de anuncios de coches, de perfumes, de experiencias aventureras, de historias de amor. Pero como está en La Siberia, pues ni sale en nada ni se le espera. Y lo que es peor: muchos extremeños ni sabemos que existe ni lo hemos visitado nunca.

Si hubiera que seleccionar las fotografías inexcusables de los prodigios de la naturaleza extremeña, podrían ser el Meandro del Melero en Las Hurdes, el Salto del Gitano en Monfragüe y este Cerro Masatrigo de La Siberia.

El Cerro Masatrigo se encuentra en la carretera EX-322, que une Puebla de Alcocer con Cabeza del Buey. Para llegar, hay que coger la N-430 a Ciudad Real, bien desde la A-5, si se viene de Badajoz o Mérida, una vez pasado San Pedro de Mérida, bien desde la autovía de Miajadas a Villanueva de la Serena, si se viene de Cáceres o Plasencia, una vez pasado Ruecas. Seguir por esta carretera hasta Casas de Don Pedro y allí coger el cruce a Talarrubias, desde donde iremos a Puebla de Alcocer y tomaremos la carretera de Cabeza del Buey. A los pocos kilómetros, aparecerá este cerro sorprendente.

El Cerro Masatrigo se llama así porque parece un montón de trigo, se encuentra en el embalse de La Serena, mide 400 metros de altitud y pertenece al municipio de Esparragosa de Lares. Al llegar por carretera desde Puebla de Alcocer, nos encontraremos un aparcamiento. Antes, descubriremos la particularidad de que los vehículos que van hacia Cabeza del Buey han de circular por una calzada de una sola dirección por el lado occidental del cerro, los que vienen de Cabeza del Buey circularán por el lado oriental de Masatrigo.

Desde el aparcamiento, cruzando la carretera, se llega al inicio de dos sendas: una mide casi dos kilómetros y medio y da la vuelta al cerro y la otra es de algo más de un kilómetro y asciende (media hora) hasta la cumbre, desde donde las vistas son tan asombrosas que no hay adjetivos exactos ni suficientes para calificarlas.

El Cerro Masatrigo es una locura natural que ha moldeado el tiempo y cincelado definitivamente el embalse. Fotografiarlo bien no es fácil si se va con prisa, a menos que cometamos alguna infracción: detener el coche en el arcén y hacer la foto desde el medio de la calzada. Llegando desde Puebla y Esparragosa, sale a la izquierda de la carretera un camino que lleva a una edificación: desde ahí se fotografía sin peligro.

Para completar la excursión, conviene visitar Galizuela, curiosa aldea entre Esparragosa y Masatrigo. Acérquense a su cementerio y ermita sobre el embalse: otro lugar imprescindible en el que un aviso escrito prohíbe hacer «cosas raras» con los muertos (paraje perfecto de peli de misterio). Para acabar, un lugar donde comer: frente a la gasolinera de Puebla de Alcocer, 'La Huerta', bar de carretera con comedor agradable y estupendo menú del día.