Hoy

Críticas de los ecologistas

Arturo López Gallego
Arturo López Gallego / HOY

Para Ecologistas Extremadura no se toman suficientes precauciones en los cotos extremeños. Según los datos oficiales la región cuenta en la actualidad con entre 65.000 y 70.000 licencias de caza que se obtienen vía administrativa a través de la Junta de Extremadura. Cazadores federados hay en torno a 15.000, según la cifra que aporta la federación, cuyos miembros pagan 35,95 euros anuales por una tarjeta que además les incluye un seguro. La primera cifra va a menos y la segunda está subiendo levemente, en torno a un diez por ciento en los últimos tres años.

Según Arturo López Gallego, de Ecologistas Extremadura, «hay demasiadas escopetas y demasiadas licencias de armas, dadas con demasiada facilidad. Vemos habitualmente a mucha gente en el campo con muy poca preparación medioambiental, incluso con muy escasa ética, que deambula por los caminos con escopetas, con perros que no respetan a los paseantes. No respetan a la gente y muy poco a la fauna», declara este biólogo.

Para este ecologista, «es muy importante analizar psicológicamente, muy seriamente , a alguien al que se le permite usar un arma para matar. Aunque están destinadas a animales, son muchísimos los casos en que se han empleado en reyertas, robos y también violencia de genero».

También afirma que no hay control sobre si estos portadores de armas han consumido alcohol o drogas. «Nosotros mismos hemos sufrido casi un ataque en nuestra propiedad con disparos próximos a los niños, con advertencias de que estaban en propiedad privada y con muy escasa atención por parte de la autoridad, a la que se avisó llamando a la Guardia Civil y donde se denunció a posteriori. Aún así, casi un año después no hemos recibido contestación oficial, por eso opino que en tiempo de caza nadie está seguro en el campo».

Según Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), en la última década han fallecido practicando la caza cerca de trescientos cazadores en España. Un artículo publicado en Federcaza usando los cálculos publicados en el portal agentesforestales.net, habla de que la media anual de muertes en España es de entre 44 y 54,5 (extrapolando los datos obtenidos desde las estadísticas de Mutuasport), y el número de personas heridas al año como resultado de esta afición es –según estas mismas fuentes– de entre 2.585 y 5.282 en todo el país, por lo que el informe concluye que la caza pone en peligro no sólo a los propios cazadores sino también a otros usuarios de nuestros campos y montes.