Hoy

Anulada una oposición porque el tribunal tenía enemistad con un aspirante

  • La oposición fue celebrada en el año 2010 y tenía como propósito proveer una plaza de Formación Profesional en el instituto Emérita Augusta de Mérida

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ha anulado una oposición que fue celebrada en el año 2010 y que tenía como propósito proveer una plaza de Formación Profesional en el instituto Emérita Augusta de Mérida.

El motivo de la anulación, según señala el TSJEX en la sentencia, es que existió «enemistad manifiesta» de la Presidencia del tribunal hacia uno de los aspirantes de la asignatura de Formación Profesional (FP) de Mantenimiento de Vehículos.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJEx ordena, en la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, repetir el proceso de selección al considerarlo nulo de pleno derecho.

La sentencia falla en contra de la resolución de la Dirección General de Política Educativa de la Consejería de Educación, que en su día se había pronunciado al respecto y no había visto irregularidades en el proceso de selección. Los jueces consideran que la Presidencia del tribunal de oposición de la asignatura de FP Mantenimiento de Vehículos de la convocatoria de 2010 debía de haber sido recusada por enemistad manifiesta con uno de los aspirantes.

No mereces ser profesor

El TSJEx indica en la sentencia, que no es firme por lo que puede ser recurrida en segunda instancia, que esta enemistad queda reflejada en el acta de la reunión de Departamento de Transporte y Mantenimiento del 11 de septiembre de 2006 en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Emérita Augusta de Mérida, en la que la presidente dijo al demandante expresiones como «tú no mereces ser profesor» o «no deberías cobrar de la Junta».

La Junta de Extremadura alegó en su defensa que «no se habían aportado pruebas para esta recusación», lo que niega la Sala del TSJEx en el fallo que se ha hecho público.

Esta circunstancia, indica la sentencia, se ve agravada por el hecho de que la presidenta del tribunal de oposición destruyera los exámenes, una decisión que contraviniene las bases de la convocatoria.

El TSJEX establece como probado que la presidenta del tribunal tuvo una actuación determinante en el resultado de la calificación de las pruebas a que se sometieron los aspirantes al «cambiar los criterios de valoración y existir discrepancias con otros miembros del tribunal» que debían valorar la idoneidad de los aspirantes a la plaza en cuestión.