Hoy

La CHG compra barcas para que el camalote no llegue a Portugal

Imagen de archivo de los trabajos realizados contra el camalote. :: hoy
Imagen de archivo de los trabajos realizados contra el camalote. :: hoy
  • También va a adquirir 2.000 metros de barrera para impedir que esta especie invasora que se extiende por el Guadiana colonice Alqueva

La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) continúa su imparable lucha contra el camalote. Acaba de sacar a licitación el suministro de nuevos materiales para trata de evitar que el camalote colonice el lago de Alqueva, cruce la frontera con Portugal y se extienda por la zona portuguesa.

La Confederación incorporará en breve seis embarcaciones para retirar el camalote de las aguas del río Guadiana. «Pondremos algunas en la zona de Badajoz, aunque se desplazarán a otros puntos del Guadiana en el caso de que sea necesario», explica Nicolás Cifuentes, jefe de Servicio de Aplicaciones Forestales de la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

Estos seis dispositivos se sumarán a los 20 que ya tiene este organismo, con lo que el equipo para actuar contra esta especie invasora ascenderá a 26 barcas. «Algunas se encuentran en mal estado y tendremos que desecharlas. Todas las unidades son diferentes. No trabajan simultáneamente, ya que tienen distinto tamaño y potencia para los diferentes tramos del río», indica Cifuentes. Además de estas embarcaciones, la Confederación también cuenta con otro tipo de maquinaria, como un barco-cosechador y un vehículo anfibio. El presupuesto base de licitación para adquirir estos aparatos es de 59.284 euros (sin IVA).

La Confederación también pretende comprar 2.000 metros de barrera flotante anticamalote para reforzar el sistema que se utiliza para retenerlo. Estos nuevos elementos se distribuirán por diferentes zonas del Guadiana, sobre todo aguas abajo del azud de la Granadilla, en la capital pacense, y cerca de la frontera con el país luso. «Se irán moviendo según se vaya comportando esta planta acuática».

De este modo, contará con unos 7.000 metros lineales de barrera. En la actualidad dispone de 5.000 metros. El presupuesto de licitación de la compra es de 59.250 euros (sin IVA).

Las últimas crecidas que ha sufrido el Guadiana han hecho que el camalote se extienda hasta la frontera con Portugal. «Ha llegado en pocas cantidades, pero ha llegado. Por este motivo, los portugueses han puesto en la frontera una barrera y tienen alguna embarcación», reconoce Cifuentes. Aunque ahora por el frío esta especie invasora es poco visible, se localiza a partir de Don Benito y Villanueva. «El mayor problema se concentra hasta la presa de Montijo. Y como se sigue expandiendo, tenemos que ampliar el área de limpieza y esto hace que necesitemos más barcas y barreras de contención», agrega.

Estas dos adquisiciones se incluyen dentro del proyecto ADLA, financiado con fondos FEDER del programa de Cooperación Transfronteriza España-Portugal 2007-2013. Se trata de un programa más amplio que engloba otras actuaciones que se han llevado a cabo con anterioridad, como las relacionadas con la valoración ambiental y turística de los territorios fronterizos, el desarrollo de cartas de navegación o la delimitación y señalización de la cota de inundación.

Actualmente, la CHG también está trabajando en otras especies invasoras. Es el caso del mejillón cebra, que se encuentra en fase de prevención. Aunque aún no ha llegado al Guadiana, el hecho de que ya esté presente en otras cuencas de España ha puesto en alerta a los técnicos de la Confederación. Por esta razón ya se están realizando labores preventivas que consisten en la desinfección de embarcaciones que entran en el río para participar en campeonatos, colocación de cartelería informativa y el análisis de muestras de agua. «El nenúfar mexicano, que afecta sobre todo a la capital pacense, es otra planta que nos preocupa. Además, estamos haciendo una serie de investigaciones sobre la almeja asiática», concluye Cifuentes.