Hoy

Montoro impedirá que las comunidades incumplidoras con el déficit gasten más dinero

vídeo

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa. / Efe | Colpisa

  • Hacienda achaca a las CC AA, sobre todo por Cataluña y Valencia, el descuadre de las cuentas públicas del -5,16%, casi un punto por encima de lo estimado

  • El desvío de la Seguridad Social, del 0,66%, duplica el objetivo del Gobierno, mientras que los ayuntamientos acumulan su cuarto año de superávit, hasta el 0,4%

El Gobierno ha cargado prácticamente toda la responsabilidad del incumplimiento del déficit público del -5,16% -con respecto al 4,2% previsto para 2015- a las comunidades autónomas, sobre todo por los cambios en los ejecutivos regionales tras las últimas elecciones del mes de mayo. "Estos nuevos gobiernos solo hablan de gastar más", ha indicado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien ha advertido que "los que proponen gastar más sólo nos llevan a volver a la crisis y la destrucción de empleo". El responsable en funciones de las finanzas públicas ha anticipado que el Ministerio aplicará la Ley de Estabilidad Presupuestaria con la que no se permitirá a las regiones incumplidoras a que "gasten más dinero de lo que ya lo están haciendo", ha indicado Montoro.

La intención del ministro es que el incremento del gasto autonómico, para este año, no supere un incremento del 1,8% "en consonancia con lo que crece la economía", ha explicado Montoro. "No se trata de instarles a que recorten, sino a que no aumenten el gasto publico con respecto a lo que ya están haciendo para financiar los servicios comprometidos", ha explicado. Además, se les obligará a que los interventores de cada una de ellas informe mensualmente sobre el estado de sus cuentas. La dureza de las palabras de Montoro llega después de que solamente tres comunidades autónomas hayan situado su déficit público por debajo del objetivo establecido para el año pasado, un 0,7% de su PIB. Se trata de Canarias (-0,54%), Galicia (-0,57%) y País Vasco (-0,69%).

El resto de territorios ha superado con creces las estimaciones más optimistas. Las más incumplidoras han sido Cataluña, con un déficit del 2,70%; Extremadura (-2,64%); y Comunidad Valenciana (-2,51%). Montoro ha afirmado que "prácticamente el doble de la desviación autonómica programada se debe a Cataluña y Valencia". A estos dos territorios se ha referido el ministro para sostener, en el caso catalán, que "sus gestores se dedicaron el año pasado a ver si convocaban o no unas elecciones, y así no se trabaja con normalidad". Y con respecto a la Comunidad Valenciana, ha indicado que "no puede convertirse en santo y seña de lo que debe ser un gGobierno para España", en referencia a la petición de Podemos para conformar un pacto con el PSOE a nivel nacional como el del PSPV y Compromís. "Supongo que no será referencia en cuanto a cumplimiento de déficit", ha ironizado sobre el Ejecutivo de Ximo Puig.

En cuanto al resto de comunidades autónomas, los déficit han sido del 1,13% en Andalucía, el 2,13% en Aragón, el 1,53% en Asturias, el 1,52% en Baleares, el 1,38% en Cantabria, el 1,67% en Castilla La Mancha, el 1,33% en Castilla y León, el 1,36% en la Comunidad de Madrid, el 2,52% en Murcia, el 1,28% en Navarra y el 1,13% en La Rioja. El Ministerio de Hacienda ha señalado que existen regiones en las que los gastos de personal han crecido más de un 3%, sin incluir la devolución de parte de la paga extra de 2012 que se quitó a los funcionarios. En el caso del Estado, esta partida apenas se ha incrementado un 0,1%.

Seguridad Social, Estado y ayuntamientos

El resto de partidas que se integran en las cuentas públicas han evolucionado de forma muy variable. Por detrás del desvío de las autonomías se sitúa el de la Seguridad Social, con un déficit del -0,66%, el doble del previsto por el Ejecutivo para 2015. Montoro ha explicado que estas cifras se deben "al gasto en pensiones, que no se han recortado". El ministro ha instado al resto de partidos políticos, en previsión de que este año vuelva a desviarse de forma considerable, a "abordar una financiación correcta y serena del sistema de pensiones", más allá de las propias cotizaciones; esto es, a través de impuestos, una fórmula que varios expertos vienen apuntando en los últimos años.

Las cuentas de la Administración General del Estado sí se han comportado mejor de lo estimado al cerrar el año con un descuadre del -2,68% frente al pronóstico del -2,9%. Por su parte, los ayuntamientos siguen siendo el único organismo público cuyas cuentas se encuentran en positivo, con un superávit del 0,44%. "No vamos a modificar la norma de gasto", ha anticipado Cristóbal Montoro, al referirse a las peticiones locales para que puedan generar más gasto.

Hacienda ha desvinculado el descuadre de las cuentas públicas a la reforma fiscal implantada durante 2015 en el IRPF. Los ingresos tributarios aumentaron el año pasado un 5%, en especial el IVA (un 7,6%) o el de Sociedades (22%). Sin embargo, el Impuesto de la Renta cayó un 0,77%. El Gobierno indica que el impacto de la reforma tributaria entre 2015 y 2016 será de unos 7.800 millones de euros, aunque eso supondrá, al mismo tiempo, un impulso del 0,36% para el PIB y un 0,6% en el crecimiento del empleo. "Si no hubiéramos bajado los impuestos directos no tendríamos ni la recaudación tributaria que hemos tenido ni el crecimiento económico registrado", ha zanjado Montoro.