Hoy

La Bienal Iberoamericana de Arquitectura premia un proyecto de Don Benito

  • El trabajo 'Industria de Montajes Eléctricos', del dombenitense José María Sánchez García, ha resultado galardonado

El proyecto 'Industria de Montajes Eléctricos' de José María Sánchez García, ubicado en el polígono industrial de Don Benito (Badajoz) ha sido galardonado en la décima Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

Este proyecto ha sido reconocido junto a otras seis iniciativas españolas: Casa Andamio (Girona), Museo de las Colecciones Reales (Madrid), Casa 1014 en Granollers (Barcelona), la recuperación del Caminito del Rey (Málaga) y las actuaciones realizadas en los antiguos convento de Santa María de los Reyes de Sevilla y hospital militar de Granada.

El arquitecto José María Sánchez García, natural de Don Benito, también es autor de proyectos como 'El anillo', el 'Centro de remo' en Alange y el museo del 'Templo Romano de Diana' en Mérida, todos desarrollados en Extremadura.

Según se destaca en la página web de las bienales de arquitectura, el proyecto de Don Benito se apoya en tres estrategias que generan un léxico propio: planta recinto, geometrías desplazadas e industrial vernáculo.

La Bienal Iberoamericana de Arquitectura premia un proyecto de Don Benito

En el primer caso, se indica que frente al tipo convencional de nave industrial y explanada abierta, el edificio se apropia del solar, ocupando el perímetro cuadrado en su totalidad y liberando un patio de maniobras interior, controlable y privado.

La dimensión de éste patio viene dictada por el radio de giro -15 metros- de camiones de grandes dimensiones.

Al interior, la circulación en anillo genera una secuencia de espacios concatenados que permiten recorrer todo el edificio de manera continua.

Respecto a la segunda estrategia, se añade, el desplazamiento del patio -30 por 30 metros cuadrados- respecto al centro del cuadrado mayor -45 por 45 metros- permite generar dos anchos de crujía: una de 6 metros donde se ubican los programas de administración y oficinas y otra de 9 metros que alberga las zonas industriales.

Ello, se agrega, permite crear "un atractivo juego de simetrías y asimetrías que resuelven el programa funcional del edificio".

En sección, la extrusión de cuatro volúmenes de 10 metros de altura girados en esvástica genera unas almenas industriales, cuyo interior alberga una secuencia de alturas libres y entreplantas.

Por último, se destaca que la estructura, de pórticos metálicos, se cubre con chapa minionda de acero galvanizado, "una clara alusión al contexto local" que permite definir con un único material tanto el interior como el exterior del edificio, generando "un llamativo juego de brillos y contrastes".

Hermético al exterior, la "habilidosa" solución de los huecos, como abstractos recortes rectangulares desplazados, resuelve el control solar mediante el troquelado de la propia chapa y desdibuja la escala de la construcción, "exhibiendo una equilibrada economía de medios en la ejecución de los detalles".

La Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo ha galardonado en su décima edición a 26 trabajos de las 194 propuestas presentadas por 21 países.

Los trabajos premiados están ubicados en Argentina (2), México (2), Portugal (4), Ecuador (2), Paraguay (2), Brasil (4), Uruguay (1), Colombia (1), Chile (1) y España (7).

Las obras premiadas son principalmente arquitectónicas y entre ellas se encuentran edificios públicos como centros culturales, teatros y museos, así como viviendas de distinta tipología y hasta un establo.