Hoy

BALONCESTO

Cambio de roles para los españoles en la NBA

  • Los seis españoles que militan en la liga estadounidense, que arranca el 28 de octubre, vivirán una temporada clave en sus carreras.

  • El traspaso de Pau Gasol a los Bulls refuerza la candidatura de los de Illinois a favoritos de conferencia.

Desde hace meses, el 28 de octubre aparece marcado en rojo en los calendarios de millones de seguidores de la NBA. El partido entre los Magic de Orlando y los Pelicans de Nueva Orleans dará el pistoletazo de salida para los 489 jugadores que actualmente están inscritos en los 30 equipos de la mejor liga del mundo.

Dentro de este casi medio millar de jugadores, aparecen los nombres de seis españoles: Pau y Marc Gasol, Ricky Rubio, José Manuel Calderón, Víctor Claver y Serge Ibaka.

La temporada 2014-2015 se presenta con muchos cambios para estos seis representantes del baloncesto español. Pau Gasol es el que va a experimentar una mayor transformación este año. Ha pasado de una temporada más que decepcionante en los Lakers a jugar para uno de los favoritos al anillo, los Bulls de Chicago.

Aspirantes al campeonato

La sorprendente vuelta de Lebron James a los Cavaliers de Cleveland dio un vuelco a la liga. Inmediatamente, los Bulls reaccionaron fichando a Pau Gasol, uno de los agentes libres más cotizados del mercado. La División Central ha pasado a convertirse en la más dura de la NBA con los Cavaliers, los Pacers y los Bulls como claros candidatos a ganar la Conferencia Este.

El mayor de los Gasol ha aterrizado en un vestuario con Joakim Noah, elegido mejor defensor de la liga el año pasado. Junto con Taj Gibson y otro recién llegado, Nikola Mirotic, formarán uno de los juegos interiores más potentes de la NBA.

Con Derrick Rose recuperado de su lesión de rodilla, todo el juego ofensivo pasará por las manos del MVP de la temporada 2010-2011. Gasol deberá dominar la pintura en ataque y apoyarse atrás en Noah y en los magníficos mecanismos defensivos que ya ha adquirido el equipo de Tom Thibodeau.

En la conferencia del Pacífico, uno de los grandes favoritos a llevarse el título son los Thunder de Oklahoma City. Su entrenador, Scott Brooks, no podrá contar hasta diciembre con el mejor jugador de la pasada temporada, Kevin Durant, por una lesión en el pie. La responsabilidad recae ahora sobre dos hombres, Russel Westbrook y Serge Ibaka.

El congoleño ha vivido una eterna progresión en los cinco años de carrera en la NBA. Entró siendo únicamente un especialista defensivo hasta convertirse en un jugador que promedió más de 15 puntos la pasada campaña. Eso sí, ‘Air Congo’ no ha dejado de ser un baluarte en su propio aro. Ibaka acumula cuatro años consecutivos siendo uno de los máximos taponadores de la liga.

Esta temporada, el español deberá cambiar su rol y dar un paso adelante para demostrar que su equipo puede seguir siendo un aspirante a pesar de la baja de su estrella. A su lado estarán Kendrick Perkins y el neozelandés Steven Adams, que en su primer año en la liga mostró que podía tener minutos relevantes junto a Ibaka.

Buscando mejorar

Marc Gasol se ha consolidado como uno de los mejores pívots de la NBA. El mediano de la familia se perdió el año pasado 23 partidos de temporada regular y los Grizzlies de Memphis estuvieron cerca de quedarse sin Playoffs.

Un año más, los de Tennessee buscarán ser ese equipo contra el que nadie quiere cruzarse. Un bloque sólido que se conoce desde hace años y prácticamente infranqueables en defensa. Con Gasol como líder bajo los aros, su compañero en la pintura, Zach Randolph seguirá quedando libre para guiar al equipo en ataque. Queda por ver cómo afecta al vestuario la llegada al banquillo de David Joerger y la marcha de Lionel Hollins.

‘Triángulo ofensivo’. Estas dos palabras han irrumpido como un huracán en los Knicks de Nueva York. Con Phil Jackson en el puesto de ‘General Maneger’ y el novato Derek Fisher en el banquillo, los de la ‘Gran Manzana’ buscan implementar esta estrategia que tanto éxito tuvo en los Bulls de Jordan y en los Lakers de Bryant. Un estilo al que se tendrá que aclimatar José Manuel Calderón.

El base extremeño parece encajar en este sistema. Calderón es un base alto, buen tirador y al que le gusta mover el balón rápido. Es difícil prever cómo se adaptarán Carmelo Anthony y el resto de sus compañeros, y cómo aterrizará el español en Nueva York, uno de los focos más importantes de la NBA.

Reivindicarse

En Minnesota, Ricky Rubio buscará dar un puñetazo en la mesa para demostrar que puede ser una estrella de la liga y conseguir un contrato en consonancia. El base de El Masnou recuperó sensaciones la pasada campaña y se convirtió en uno de los líderes de la liga en asistencias y robos de balón.

Con una plantilla inexperta y sin una estrella clara tras la marcha de Kevin Love, Flip Saunders se apoyará en Ricky para que lidere a estos jovencísimos ‘lobos’. El número uno del pasado Draft, Andrew Wiggins, será su principal socio en la cancha.

El que sí que debe forzar un cambio es Víctor Claver. El valenciano necesita reivindicarse para no quedar relegado al ostracismo de la pasada campaña. Las sensaciones, de momento, son malas, pues apenas ha contado con minutos en los partidos de pretemporada. Su equipo, los Trail Blazers de Portland, tienen una de las plantillas más amplias de la NBA.