Pasajeros extremeños necesitaron ayer tres trenes para llegar a Madrid

Cuando el tren se encontraba a unos 30 kilómetros de Madrid se registró un incendio en el último de los vagones

REDACCIÓN

Hasta tres ferrocarriles diferentes necesitaron ayer los pasajeros extremeños del tren regional que cubría el trayecto entre Badajoz y Madrid para poder llegar a la capital de España. Lo hicieron, finalmente, con dos horas y media de retraso, tras permanecer durante casi dos horas en un descampado, con un calor sofocante.

Cuando el tren se encontraba a unos 30 kilómetros de Madrid, entre las localidades de Illescas y Humanes, se registró un incendio en el último de los vagones, «en los bajos», según confirmó ayer Renfe a este diario. A partir de ahí se activó el protocolo de seguridad: se desalojó el tren, con un centenar de pasajeros, y se avisó a los bomberos y equipos de emergencia.

No hubo que lamentar heridos, pero para combatir las altas temperaturas, se repartieron botellines de agua, se colocaron dos toldos y los bomberos refrescaron la zona y a algún pasajero con las mangueras. Allí permanecieron desde las 12.20 horas, cuando según Renfe se produjo la avería, hasta las 14.20 horas aproximadamente, cuando llegó otro tren que acabaría por llevarlos hasta Madrid.

Esta no fue, sin embargo, la primera incidencia del viaje. La máquina, que debía salir desde Badajoz a las 7.17 horas, también sufrió una «incidencia» antes de iniciar el trayecto, por lo que los viajeros ya tuvieron que ser trasladados en autobús desde la capital pacense hasta la estación de Mérida, donde de montaron en el tren que finalmente resultó averiado en las inmediaciones de Madrid. Por esta razón, a Cáceres ya llegó con un retraso superior a los 20 minutos.

Los pasajeros tienen 90 días para presentar reclamaciones. Debían haber llegado a Madrid a las 12.30 horas, pero no fue hasta las 15 horas aproximadamente cuando llegaron a Atocha.

Fernando, uno de los pasajeros que se montó en Cáceres, tiene previsto presentar reclamación. No lo pudo hacer ayer mismo porque su mujer tenía una cita médica, a la que llegaron tarde, y no podían entretenerse más. «Para otros viajeros ha sido incluso peor, han perdido conexiones con el AVE», asegura.

Fotos

Vídeos