Hoy

Carmen Vidal es doctora en Ciencias. :: g. c.
Carmen Vidal es doctora en Ciencias. :: g. c.

«Las explotaciones tienen que ser sostenibles»

  • Carmen Vidal-Aragón de Olives | Doctora en Ciencias , La codirectora de las Jornadas de Enología de Santa Ana cree que es necesario que los cultivos sigan avanzando para que sean rentables

Esta profesora del Centro Universitario Santa Ana defiende la necesidad de que el campo extremeño incorpore los avances científicos, siendo racionales con el uso de recursos naturales.

Esta semana se ha celebrado una nueva edición de las Jornadas de Viticultura y Enología de Santa Ana, ¿cómo se ha evolucionado desde su inicio?

Las jornadas nacieron hace 38 años en una comarca donde se hacía vino, pero se destinaba sobre todo a la producción del alcohol y a las variedades blancas. En aquellos años, la iniciativa conjunta del profesorado de la Escuela de ITA, algunos técnicos de la Estación Enológica y miembros del sector vitivinícola tomaron conciencia de que había que evolucionar hacia vinos de calidad. Así decidieron organizar un encuentro de las características de las Jornadas de Viticultura, que reuniera en nuestra región a técnicos y profesionales de otras comunidades autónomas, en las que el sector vinícola estaba más evolucionado. Entonces la información no era tan accesible como hoy, se viajaba muchísimo menos y en los primeros años o décadas de las jornadas fue fundamental el conocimiento que a través de ellas llegó hasta el sector vitícola en la región. Fue un hilo conductor que permitió la formación en contacto con la tecnología y la innovaciones en torno al vino.

¿Recuerda alguna innovación destacada?

Las nuevas variedades, nuevos sistemas de conducción , la introducción del riego, el manejo de las plagas, a nivel vitícola; y a nivel enológico, elaboraciones de tinto, introducción de frío en la bodega, embotellado, la puesta en marcha de la denominación de origen o la microoxigenación o levaduras seleccionadas. En este momento la sociedad ha cambiado, hay más accesibilidad a la información, pero el sector sigue teniendo interés y las jornadas siguen intentando estar a la vanguardia y aportando los avances e innovaciones del sector.

Este año se han tratado interesantes tendencias.

El tema del riego está muy bien, pero las explotaciones tienen que ser sostenibles. Y el riego tiene un coste económico, sobre todo, en electricidad muy elevado, así que el gestor de la explotación tiene que echar muy bien las cuentas para ver si puedes amortizar esa inversión. Además los recursos son limitados y hay que hacer un buen uso. En definitiva mejorar el rendimiento y ser más sostenibles.

¿Mejorar el rendimiento y ser más sostenibles?

En estas jornadas se ha planteado la posibilidad de la implantación de determinadas variedades de olivo en superintensivo pero con menores dosis de riego o incluso secano, para lo cual el manejo del cultivo tiene que ser diferente y no valen todo los suelos, podas o variedad. Se trata de ser rentables, utilizando el mínimo de recursos económicos y naturales, hay que ser racionales en ese uso. El mundo agroalimentario extremeño tiene muchas vertientes. Por ejemplo, en pocos años nos hemos convertido en una potencia en cuanto al cultivo de fruta de hueso, porque tenemos unas condiciones climáticas, una altitud y una serie de cosas que han permitido que sea un sector que esté creando mucha riqueza. Creo que es un ejemplo a seguir, porque hay que ser conscientes de que las alianzas son interesantes y que para subsistir en un mundo globalizado hay que unirse.

¿Y en Tierra de Barros?

En aceituna y aceite de oliva virgen Extremadura tiene un gran potencial. No obstante, en este momento puede mejorar si nos comparamos con otras regiones de nuestro entorno y por ello el Centro Universitario Santa Ana lleva ya dos años organizando seminarios de olivicultura y elaiotecnia que contribuyan a formar a los agricultores y técnicos del sector. Además de contribuir a difundir la cultura del aceite de oliva y los beneficios que su consumo pueda tener en la salud.