Dos linces a la vista de las cámaras en Sierra de Fuentes

Imágenes de una visita al Centro de Recuperación de Fauna y Educación Ambiental 'Los Hornos'./HOY
Imágenes de una visita al Centro de Recuperación de Fauna y Educación Ambiental 'Los Hornos'. / HOY

En 'Los Hornos' de Sierra de Fuentes ya se pueden contemplar dos ejemplares de uno de los felinos más difíciles de fotografiar

REDACCIÓN | EUROPA PRESS

No es fácil cruzarse con un lince ibérico en libertad. Son pocos y sumamente esquivos. Y hasta ahora era igual de complicado verlos en cautividad porque es una especie protegida. Hasta ahora porque el centro de recuperación de fauna y educación ambiental 'Los Hornos' de Sierra de Fuentes (Cáceres) ya ha sido adecuado para que los visitantes puedan conocer a los dos linces que se encuentran en sus instalaciones. La pareja, un macho y una hembra, han superado con éxito la fase de adaptación al entorno, y las instalaciones han sido acondicionadas para permitir el acceso de grupos.

Las visitas a los nuevos huéspedes de 'Los Hornos', como todos las que se llevan a cabo en el centro cacereño desde hace 18 años, se llevarán a cabo con un monitor ambiental y tras concertar una cita en el teléfono 900 351 858. Las visitas serán en grupos de al menos ocho personas.

En el centro, además de a los linces ibéricos, es posible observar águilas imperiales, águilas reales, buitres negros, buitres leonados, ginetas o nutrias, entre otros animales, todo ello con el objetivo de acercar a la sociedad el problema de conservación de las especies amenazadas.

También funciona un área de interpretación botánica anexa al centro de recuperación de fauna donde el visitante podrá disfrutar de una representación de la flora amenazada de Extremadura.

El camino de Nautilus y Mostaza a 'Los Hornos' comenzó en diciembre de 2017, cuando fueron acogidos allí tras abandonar el centro de cría en cautividad del lince ibérico de Granadilla, gestionado por el Ministerio de Medio Ambiente.

Los animales fueron ubicados en una instalaciones construidas al efecto de 600 metros cuadrados y rodeados de abundante vegetación. Los dos felinos disponen actualmente de refugios construidos con grandes piedras para protegerse de la lluvia y el calor, dos zonas de manejo, y plataformas de madera colocadas a varios metros sobre el nivel del suelo, próximas a un gran alcornoque. Su alimentación, basada en su presa habitual en la naturaleza, el conejo, se suplementa con carne de ave y vacuno. Todo para su comodidad.

Ambos han superado la fase de adaptación a su nuevo entorno y se encuentran en perfectas condiciones. Nautilus, el macho, de dos años y medio, es un animal criptórquido (sus testículos no han descendido del abdomen al escroto) retirado del programa de cría en cautividad para que no transmita este carácter genético a su progenie.

Por su parte, Mostaza, la hembra, con tres años y medio, recibe tratamiento diario contra la epilepsia, razón por la que también se ha retirado del programa de cría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos