Dos asociaciones de jueces recurrirán el concurso para elegir al presidente del TSJEx

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, en Cáceres. :/HOY
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, en Cáceres. : / HOY

Francisco de Vitoria y Juezas y Jueces para la Democracia creen que las bases no garantizan que se vaya a escoger al aspirante más preparado

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

El procedimiento para elegir un nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) aún no se ha convocado y ya se sabe que será polémico. Dos asociaciones de jueces adelantan que tan pronto como se publiquen en el Boletín Oficial del Estado las bases de la convocatoria presentarán un recurso ante el Tribunal Supremo y pedirán la suspensión cautelar del proceso. Lo harán si como es previsible, esas bases son similares a las de otros concursos convocados en las últimas semanas para cubrir distintos cargos judiciales repartidos por el país.

Tanto la asociación judicial Francisco de Vitoria como Juezas y Jueces para la Democracia entienden que esas bases elaboradas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) están lejos de garantizar que el elegido vaya a ser la personas más preparada. En su opinión, contravienen el artículo 326.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

De modo particular, en el punto en el que se establece la exigencia de «señalar pormenorizadamente la ponderación de cada uno de los méritos en la valoración global del candidato». Y esta premisa «no se está cumpliendo y es más que probable que no se cumpla tampoco en Extremadura», resume Raimundo Prado, presidente de la asociación Francisco de Vitoria y miembro electo de la sala de gobierno del TSJEx. Él, además, adelanta que también recurrirá la convocatoria a título particular.

«Las bases no fijan de forma detallada, como manda la ley, qué méritos se valorarán y cómo» Raimundo Prado | Presidente de la asociación judicial Francisco de Vitoria

«No ponemos en duda los méritos y la capacidad de la persona que pueda resultar elegida, pero entendemos que las bases deben responder a lo que establece la ley», argumenta Prado, que refuerza su planteamiento recordando que el colectivo que preside ha recurrido incluso procesos en los que el designado ha sido un miembro de la asociación.

Márquez de Prado no seguirá

En el caso de Extremadura, hay que tener en cuenta que la presidencia del TSJEx se renovará. Su titular desde el año 2003, Julio Márquez de Prado (Badajoz, 1948), ha sido elegido en tres ocasiones consecutivas para mandatos de cinco años cada uno. En su caso, no existía más límite para la continuidad que la jubilación de la carrera judicial a los 70 años, edad que ya ha cumplido. Con posterioridad, se ha legislado para que el limite máximo sea de dos mandatos, es decir, una década como máximo al frente del Tribunal Superior de Justicia.

La previsión es que haya varias candidaturas que opten a relevarle en el cargo, aunque hay que tener en cuenta que los recursos que presenten las dos asociaciones judiciales pueden influir en cómo se desarrolle el proceso. En el caso de que prosperen y la sala tercera del Tribunal Supremo decida paralizar el proceso, este puede retrasar su resolución. Si Márquez de Prado, que está próximo a jubilarse, cesara sin que se hubiera resuelto el procedimiento, su sustituto temporal sería Pedro Bravo Gutiérrez, presidente de la Sala de lo Social del TSJ extremeño.

Otro escenario posible es que el procedimiento siga su curso, concluya con el nombramiento de un nuevo presidente y en fechas posteriores, el Tribunal Supremo ordene la repetición del concurso, lo que implicaría que el presidente ya elegido cesara en su cargo.

«Hemos recurrido los procedimientos en varias regiones y lo haremos también en Extremadura» Ignacio González | Presidente de la asociación Juezas y Jueces para la Democracia

«En vez de detallar de forma pormenorizada cómo se ponderarán los méritos de los candidatos, lo que hacen las bases en este punto es plantear un 'totum revolutum' en el que no queda nada claro», expone Prado. Esas bases contemplan que el aspirante comparezca frente al tribunal para exponer su proyecto, un trámite que el magistrado nacido en Sevilla pero que ha pasado la mayor parte de su vida en Valencia de Alcántara y Cáceres adelanta que resultará decisivo. «Eso será básicamente una entrevista, en la que el candidato será valorado de forma subjetiva, como no puede ser de otra manera dado el formato», señala el presidente de la asociación Francisco de Vitoria. «En lugar de eso –continúa–, nos gustaría que se explicitara claramente en las bases el modo de valorar cuestiones como los años de participación en salas de gobierno, la docencia universitaria, la antigüedad o el número de sentencias, es decir, cuestiones que se pueden ponderar siguiendo criterios objetivos».

Por su parte, la asociación Juezas y Jueces para la Democracia adelanta que también se opondrá a las bases. «Las hemos recurrido en otros procedimientos y lo haremos también en Extremadura», anticipa su presidente, Ignacio González. Este colectivo, además, ha subrayado en las últimas semanas que hay un segundo motivo que justifica su oposición a cómo está actuando el Consejo General del Poder Judicial. En su opinión, esta instancia, que es el órgano de gobierno de los jueces, no debería estar eligiendo cargos porque está en funciones desde el pasado diciembre.