Los culpables de la derrota en Rusia

Pablo Andújar y Conchita Martínez durante el quinto partido. /
Pablo Andújar y Conchita Martínez durante el quinto partido.

Las bajas de los mejores tenistas, la polémica con la Federación o el formato de la Copa Davis son otras causas por las que España no está en el Grupo Mundial

ANTONIO LLINARESmadrid

Tommy Robredo, Pablo Andújar, Marc López, David Marrero y Conchita Martínez no han sido los únicos derrotados en Rusia. Hay más de un culpable en la debacle del equipo español en Vladivostok: las ausencias de los mejores tenistas, la Federación Española de Tenis (FET) o el calendario de la ATP y el formato actual de la Copa Davis. Estos factores han provocado que España pase de ser la primera potencia del tenis por equipos, con cinco títulos en el siglo XXI y sexta en el ranking mundial de la Davis, a caer derrotada en cuatro eliminatorias consecutivas, todas fuera de casa, en Canadá, Brasil, Alemania y Rusia.

En la última derrota no viajaron a la cita en tierras rusas las mejores raquetas españolas y Conchita tuvo que improvisar obligada un cuarteto por lesiones o renuncias varias. La aragonesa reclutó en primer momento a David Ferrer, pero a sabiendas de que su lesión en el codo hacía casi imposible que acudiera a Vladivostok. Ante su ausencia definitiva, la aragonesa citó a Tommy Robredo en busca de experiencia y liderazgo en un equipo con poco bagaje en la Davis (a excepción de Marc López, que es un fijo en los duelos de parejas). Al margen de la inexperiencia la eliminatoria estaba encarrilada el viernes con el 0-2 a favor, pero la derrota en el punto de parejas fue clave y desató además una fuerte polémica protagonizada en Twitter por los doblistas. Marrero envió «a comer mierda» a los críticos. Esto pasó factura al equipo, que apareció con otra actitud el domingo. Pablo Andújar, que disputaba su segunda eliminatoria en la Davis, reconoció: «Tener la responsabilidad de ganar no es fácil y otro jugador lo hubiera hecho mejor».

Las grandes ausencias también marcaron el rumbo del combinado español. Los problemas físicos de Ferrer, la renuncia por evitar nuevas lesiones de Rafa Nadal o las bajas de Fernando Verdasco y Feliciano López por la coincidencia con la boda del toledano (aunque desde 2013 y 2014 no han acudido a ninguna cita), provocaron continuos cambios en el cuarteto desde que el equipo jugó en 2013 la última final, en Praga. De cara a la próxima eliminatoria en Dinamarca, la capitana Conchita Martínez ya anticipó en Rusia varias claves: «Los jugadores tienen que ver que la Copa Davis es difícil. Si hay ese compromiso, que de verdad yo lo creo, se tiene que formar el mejor equipo posible para salir adelante. No digo que este no lo sea. Hemos traído el mejor equipo posible para sacarlo, pero no ha sido suficiente».

Otro de los posibles motivos de la eliminación son el calendario y la estructura de la competición. Desde hace algunas temporadas muchas de las grandes raquetas del circuito, como Roger Federer o el propio Nadal, criticaban la acumulación de partidos y proponían una y otra vez que la Copa Davis se disputase cada dos años. El suizo, muchos años renunciado a jugar con su país, aprovechó su buen momento la temporada pasada para comprometerse con los suyos y proclamarse campeón, junto a Stan Wawrinka, en Francia. El número 1 del mundo, Novak Djokovic, era un fijo con Serbia, pero desde que alcanzó el primer puesto de la ATP ha dejado de lado las citas con su país para centrarse en su agenda. Rafael Nadal también era indiscutible y también fue renunciando a cada vez más eliminatorias con el argumento de que ponían en riesgo su físico. Actualmente, de los tenistas del top-10, solo Andy Murray acudió el pasado fin de semana al compromiso con su país, que se clasificó para semifinales al superar a Francia. Suiza y Serbia cayeron en la ronda anterior, sin la presencia de Federer, Wawrinka y Djokovic, quienes descartaron jugar la Davis este año.

Finalmente, otro de los posibles causantes de la situación es la actual crisis de la FET. Denuncias, despidos y polémicas impidieron preparar bien la eliminatoria ante Rusia que cambió de capitán menos de un mes antes de la eliminatoria. El 'caso Gala León' hizo pronunciarse a las grandes figuras del tenis español, en activo o retirados, con una carta firmada por casi todos ellos en Wimbledon en la que denunciaban la «nula comunicación» del organismo con los tenistas, «la carencia de planificación», la falta de trasparencia o «la mala gestión». No obstante, en las cuatro últimas eliminatorias España contó con tres capitanes distintos: Álex Corretja, Carlos Moyà y Conchita Martínez.

Independientemente del grado de culpabilidad de los protagonistas de esta crisis la realidad es que España seguirá en el Grupo I (segunda categoría de la Copa Davis) y en septiembre tendrá que jugarse su futuro en Dinamarca. Parece un rival asequible, pero también lo era Rusia, sin jugadores en el 'top-100'. Hay que añadir que la eliminatoria se disputará una semana después del último 'Grand Slam' del año, el Abierto de Estados Unidos, y es probable que vuelvan algunos de los mejores jugadores puesto que necesitan un mínimo de tres participaciones en la Copa Davis para poder acudir a los Juegos Olímpicos de Río en 2016. Si el equipo español vence a los daneses, la próxima temporada volverán a luchar por el ascenso, pero si pierden tendrán que jugar otra eliminatoria contra Suecia, en octubre, para no descender al Grupo II. Espera un camino largo y turbio al equipo español los próximos meses.