El Cacereño no tuvo opción

David López pugna por un balón en el encuentro disputado ayer ante el Talavera. :: Abel Martínez/
David López pugna por un balón en el encuentro disputado ayer ante el Talavera. :: Abel Martínez

El conjunto de Adolfo Muñoz cae también en el encuentro de vuelta y se despide de la Copa Federación

OPTA TALAVERA DE LA REINA.

El Cacereño se despidió ayer de la fase nacional de la Copa Federación tras perder 2-1 en Talavera de la Reina, unido al resultado de 0-2 adverso de la ida.

2 TALAVERA

1 CACEREÑO

CF Talavera
Santomé; Calarge, Madrigal, San José, Rubén García (Nandi, 46'); Juanra (Alberto Oca, 46'), Cristian, Víctor Andrés (Óscar Martín, 46'), Paul Quaye; Laerte y Cabañas.
Cacereño
Jordi; Rubén, Elías, Carbonell, Keko (Eloy Jiménez, 46'); Gustavo, Juan Carlos, David, Luismi (Alberto Delgado, 46'), Álex García (Marcos, 46') y Álex Rubio.
Goles
1-0, min. 49, Laerte; 2-0, min. 52, Nandi; 2-1, min. 84, Marcos.
Árbitro
Ramón Mora Correas, del colegio castellanomanchego. Amonestó a los locales San José y Nandi; a los visitantes David López y Eloy Jiménez.
Incidencias
Municipal El Prado. 450 espectadores. Partido de vuelta de dieciseisavos de la Copa Federación.

El partido comenzó con una buena oportunidad para que el Talavera se adelantara en el marcador y dejara prácticamente sentenciada la eliminatoria. Corría el minuto 2 de encuentro cuando una gran internada por la banda derecha a cargo de Víctor Calarge la concluyó con un preciso centro que remató Laerte con la testa llevando el esférico al larguero de la portería defendida por Jordi.

En el minuto 6 se produjo una jugada en la que el balón terminó en la red de la portería local. Un esférico bombeado sobre el área talaverana propició que el meta Santomé saliera un tanto apresurado ante el acoso de Álex Rubio. El citado portero perdió el equilibrio y, al mismo tiempo, no pudo controlar la pelota y el delantero del Cacereño aprovechó para anotar, pero el colegiado ya había indicado una supuesta falta del delantero andaluz al portero local. Una jugada altamente dudosa porque no dio la impresión de que Álex Rubio tocase a Santomé, más teniendo en cuenta que la acción se produjo en el área grande. Con el VAR, seguramente el tanto hubiera subido al marcador.

El partido se caracterizó por la igualdad entre los dos equipos y con un dominio alterno sin jugadas de apenas incidencias ofensivas. De hecho, hasta el minuto 29 no hubo una cierta inquietud en las gradas. Una internada de Luis Madrigal terminó con un centro que remató sin parar Cabañas, lo que obligó al meta visitante a despejar de manera apurada. Sin embargo, el colegiado anuló la jugada a que se interpretó que el esférico había salido por la línea de fondo. De aquí al final de los primeros 45 minutos, el partido se volcó con mucho juego físico y poco combinativo por parte de ambas escuadras.

Mal inicio de la segunda parte

El segundo comenzó muy mal para los intereses del cuadro extremeño, ya que en apenas tres minutos el Talavera puso una ventaja insalvable para los visitantes. Corría el minuto 49 cuando un centro de Luis Madrigal lo remató de forma acrobática Laerte superando a la defensa visitante y sin que Jordi pudiera hacer nada por evitarlo. Este gol afectó al sistema defensivo cacereño y, de esta manera, un par de minutos más tarde, Jordi salvó el 2-0 con un prodigioso desvío a saque de esquina tras un remate desde la frontal del área a cargo de Jesús Cabañas. A la salida de este córner, sacado por Alberto Oca, llegó un nuevo gol talaverano después de que Nandi rematase cruzado y por bajo el esférico sin que pudiera llegar a él Jordi en su estirada.

Los cambios no le hicieron un gran favor al equipo visitante en el inicio de la segunda parte, haciendo los tres a la vez, igual que hizo el entrenador del conjunto talaverano. Con el encuentro y la eliminatoria ya sentenciada, quedaban por delante 30 minutos que en contra de lo que se pudiera pensar fueron de los más entretenidos de la contienda. De esa manera, Álex Rubio pudo recortar distancias, pero su centro desde la izquierda no encontró rematador.

El propio Álex Rubio pudo anotar en el minuto 70, pero su remate con la zurda lo salvó Santomé de forma apurada. Siguió el acoso extremeño, que no se resignaba a no anotar un gol en la eliminatoria. El tanto llegó en el minuto 84 como consecuencia de un centro de Alberto Delgado desde la izquierda y un gran remate de cabeza de Marcos para superar al meta local. Justo premio para el equipo cacereño que se termina por despedir de la Copa Federación.

 

Fotos

Vídeos