El cine independiente habla español

Salma Yayek, en Sundance. /
Salma Yayek, en Sundance.

Una decena de títulos con referencias hispanas se cuelan en la programación de Sundance, que el sábado decide sus galardones

MIKEL LABASTIDASundance

 El frío Park City se prepara para echar el cierre de la 34 edición del festival Sundance, que ha elevado la temperatura cinematográfica con algunos de los estrenos de los que más se hablará en los próximos meses. A pesar de la premisa de cine independiente que abandera este certamen lo cierto es que muchos de sus títulos alcanzan después una proyección que nada tienen que envidiar a otras propuestas con grandes estudios detrás. Entre las producciones más aplaudidas están 'A ghost story', con Cassey Affleck y Rooney Mara, sobre un músico que muere en un accidente de coche y regresa como un fantasma a la casa en la que vivía con su mujer, 'Rebel in the Rye', el filme con Kevin Spacey y Nicolas Hoult que narra las circunstancias que rodearon a Salinger para escribir 'El guardián entre el centeno' y 'Call me by your name', de Luca Guadagnino, que relata el idilio veraniego entre un adolescente de 17 años y un estudiante de 24 invitado a la casa familiar en la Riviera italiana. Ambas han despertado mucho más entusiasmo de otras como 'The Discovery' (con Robert Redford) o 'The Big Sick' (con Holly Hunter), que no han cumplido las expectativas creadas.

Entre tanto estreno cabe destacar la presencia de unas cuantas cintas de habla hispana en la selección de 200 títulos que han compuesto la programación este año (se presentaron casi 14.000 propuestas). Sundance ha hablado en español y se ha hecho entender entre los críticos y periodistas de todo el mundo que se han acercado hasta Utah. El sábado 28 se conocen los premios de las distintas secciones de competición y es posible que al jurado le toque pronunciar algún título latino. 'Sueño en otro idioma' podría ser uno de ellos. Su envoltorio como un cuento mágico llamó la atención a parte de la prensa presente en los pases, que señaló la ambición de Ernesto Contreras para apostar por un filme que aborda la defensa de idiomas ancestrales y destapa amores prohibidos. Y es que no sólo Guadagnino ha llevado un romance homosexual hasta el certamen impulsado por Robert Redford. Por otro lado, desde Chile llegaba 'Vida de familia', que Hollywood Reporter definió como «un drama conmovedor» y de la que distintos medios resaltaron la sutileza con la que está rodada. Narra cómo un hombre inventa una vida, aparentemente perfecta, cuando queda al cuidado de la casa y el gato de un primo suyo. Ambas cintas han compartido espacio estos días, en la selección de estrenos mundiales, con 'Carpinteros', drama carcelario rodado en la República Dominicana y dirigido por José María Cabral, que escenifica las relaciones de cortejo que se establecen entre dos prisiones vecinas, una de hombres y otra de mujeres. Las posibilidades de tramas con referencias hispanas se cierran con 'Não Devore Meu Coração', coproducción en la que participan Brasil y Paraguay y de la que está al frente el brasileño Felipe Bragança.

En las secciones de competición de documentales se ha colado un título con participación española (de TVE y de la productora Gris Medio), 'In Loco Parentis', que ofrece una visión única durante un año de la vida de los escolares de primaria en el internado de Headfort en Irlanda. Aunque con producción estadounidense el idioma español también se dejó oír en la historia de Dolores Huerta, que ha dirigido Peter Bratt, centrándose en la figura de la que fuese cofundadora del Sindicato de Trabajadores Agrícolas de América nacida en la localidad mexicana de Dawson. «El documental incluye gran cantidad de información, temas y diversos materiales de archivo que dan fuerza y convicción al conjunto, a los que se unen entrevistas de última hora con Huerta, miembros de su familia y colegas», señaló en su revisión Variety, que echó en falta en 'Dolores', sin embargo, mayor representación de los detractores. Sundance ha tendido además una mano a Cuba con un evento especial en el que se presentaron tres títulos que describen la situación actual del país, 'House for sale', 'Great Muy Bien' y 'Connection'.

Aunque con financiación estadounidense en el festival se han presentado los últimos trabajos del puertorriqueño Miguel Arteta y del español Nacho Vigalondo, ambos veteranos de Sundance. El primero, protagonizado por Salma Hayek, es 'Beatriz at dinner' sobre una terapeuta holística y las discriminaciones a la que ha de hacer frente, que gustó en general y a la que se la comparó con la situación actual con Trump. En el segundo, 'Colossal', el papel principal recae sobre Anne Hathaway, que interpreta a una mujer cuya mente conecta con un monstruo que amenaza Seúl. Aunque los críticos se dividieron en su recepción en casi todos los textos se destacó el rico universo creativo del realizador español y los excelentes efectos usados para impulsar al lagarto gigante que invade la pantalla.

El domingo 29, Park City recuperará la calma con el cierre de un festival que mueve cada año alrededor de 50.000 personas y que genera un impacto económico en este territorio de 143 millones de dólares. Durante el fin de semana continuarán en España la proyección de los títulos más célebres que han pasado por el certamen de la mano del canal Sundance TV , que se puede ver en plataformas de pago.