El Ayuntamiento cacereño inicia la reforma de los pisos sociales de Aldea Moret

El Ayuntamiento cacereño inicia la reforma de los pisos sociales de Aldea Moret

Destina una partida inicial de 65.000 euros para la rehabilitación de tres viviendas municipales del Bloque 3 de la calle Río Tíber

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

El Ayuntamiento ya tiene en marcha el proyecto para la recuperación y mejora de viviendas sociales en Aldea Moret. El objetivo del Consistorio es volver a dar uso a aquellas que habían sido ocupadas ilegalmente o que se encuentran abandonadas o en un estado de deterioro.

El equipo de Gobierno local ha aprobado una partida inicial de 65.000 euros que se destinará íntegramente a la reforma de tres pisos sociales. Se trata de tres inmuebles que pertenecen al llamando Bloque 3, un edificio ubicado en la calle Río Tíber, en el corazón de la barriada. Colinda con la calle Ródano, donde además del Consistorio, la administración regional cuenta con viviendas sociales cuya rehabilitación también está prevista. La obra fue adjudicada el pasado viernes a la empresa Cima por un importe de 53.506 euros, el más bajo de las cuatro ofertas presentadas.

La base de esta intervención está en un informe técnico del pasado mes de octubre del director de proyectos estratégicos. En el mismo se detallaba el objetivo de reformar las estancias de esos pisos con el fin de que pudieran volver a ser habitadas. Como medida de protección, la mayoría de ellas han sido tapiadas, repartidas entre las plantas baja, primera, segunda y tercera.

La idea del Consistorio es evitar nuevos actos de vandalismo y ocupaciones ilegales, así como permitir su utilización de nuevo. En principio, la actuación integral prevista incluye nueve pisos, pero la programación se hará por fases, por lo que de momento esta primera fase solo beneficiará a tres de ellas.

Estado en el que se encuentra una de las viviendas que se van a recuperar en el edificio.
Estado en el que se encuentra una de las viviendas que se van a recuperar en el edificio. / AYTO CC.

Las viviendas ya se han usado con anterioridad y las necesidades requieren « la retirada de enseres, renovación de instalación eléctrica, revisión de instalaciones de gas y fontanería, colocación de calentadores, sustitución de carpinterías, solados y alicatados, pintura y limpieza», reseña en la programación efectuada el técnico municipal.

«Se ha determinado -insiste- que se va a acometer el arreglo de las deficiencias que presentan las viviendas por fases y, en una primera, para el año 2019, se estima que el importe que se va a destinar será de 65.000 euros», concluye. El Ayuntamiento maneja informes de otros profesionales de la casa, en concreto del Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS), que aluden a un importe cercano al millón de euros para la recuperación y rehabilitación de 39 pisos sociales. La cifra estimada, en concreto, era de 915.000 euros. El propio IMAS ya ha venido advirtiendo de que en Aldea Moret hay un «número elevado de viviendas que se encuentran ocupadas ilegalmente». En los bloques A y B de la calle Ródano hay 96 viviendas municipales, mientras que en los edificios norte y sur de Río Vístula son 48.

Solo en esos cuatro bloques la deuda por impagos de agua era a comienzos de 2019 de más de 100.000 euros, como ya ha informado este diario.

También es especialmente delicado el caso del Bloque B, en Ródano. «Un día revienta», denuncian sus inquilinos. Conexiones irregulares de electricidad, impagos, inundaciones y ausencia de servicios como el ascensor son algunos de los problemas que han venido arrastrando allí.

En el caso del Bloque 3, en el que se va a actuar, la previsión pasa por la remodelación y acondicionamiento de esos tres pisos a los que se accede desde el número 1 de la calle Río Vístula. El edificio completo cuenta con 1.500 metros cuadrados que se distribuyen en cuatro plantas. Las obras se acometerán en el piso 4 de la primera planta y dos más de la tercera, los números 2 y 12. Las tres viviendas aparecen en una situación deficiente. La de la primera planta ya ha sido reformada en otras ocasiones.

Se renovarán las instalaciones eléctricas para adaptarlas a la normativa vigente y ello obligará a cursar el alta correspondiente ante Industria. Está programada la sustitución de carpinterías interiores o revisar las que existen.

También se cambiarán las ventanas para montar otras de aluminio con cajón de persiana térmico incorporado, según se recoge en el proyecto técnico. La puerta de entrada se sustituirá en dos de las viviendas, las de la tercera planta, ya que la puerta de la primera no está deteriorada.

Gas natural por el butano

Asimismo, se demolerán y montarán nuevos solados y se repondrán alicatados con piezas que faltan en baños y cocinas. Habrá calentadores para agua caliente sanitaria, con instalación de gas natural en lugar de butano.

El estudio previo revela que el montaje de la calderería de gas no incluye el alta en la empresa suministradora, por lo que las tasas correspondientes y el enganche conllevan unos costes que no se contemplan en el presupuesto de 65.000 euros. También se adaptará la instalación de fontanería, tanto para agua fría como caliente, y se repararán las fugas que puedan existir. Habrá renovación en las rejillas de la ventilación, cocinas limpias de tubos de extracción , reparación de puertas o montaje de otras.

El programa de necesidades para esta primera fase se ha elaborado sobre la base del proyecto redactado por el arquitecto técnico Luis Solana. La dirección de la ejecución de la obra corresponde a la también arquitecta técnica Inmaculada Márquez. Es de momento una primera fase a la que deben seguir las siguientes ya que el parque de viviendas sociales municipales requiere una intervención completa. El plazo de ejecución de las obras es de dos meses, pero no es probable que estas arranquen antes de verano.