«El brócoli es rentable como segundo cultivo»

Antonio Jesús Rodríguez junto a las cestas de brócoli. :: e. d.

Tras varios años especializado en arroz, este agricultor introdujo recientemente el brócoli como cultivo alternativo

ESTRELLA DOMEQUE
Viernes, 2 marzo 2018, 11:00

Agricultor desde hace casi tres décadas, Antonio Jesús Rodríguez Díaz hace una apuesta constante por variar sus cultivos en busca de rentabilidad. Ya ha pasado por el cereal, el maíz, el arroz o el tomate, desde hace dos años también prueba otros cultivos alternativos como el brócoli. Además, ejerce de vicepresidente de la Asociación de Agricultores de Don Benito.

-¿Cómo llegó a la agricultura?

-Llevo ya casi 30 años. Por motivos familiares dejé los estudios de Trabajo Social en Salamanca y, al final, me quedé aquí. El campo me gustaba mucho, pero también me gustaba estudiar. No era mi primera opción, aunque siempre me había gustado, y además tengo el privilegio de que las tierras son nuestras. Empecé con mi padre con cereal y maíz, después durante varios años he estado especializado en arroz, junto con algo de cereal.

«El brócoli es un cultivo que no castiga mucho la tierra, es rentable y sirve también para dar trabajo»

-Entonces, ¿siempre ha diversificado sus cultivos?

-Como el arroz en los últimos años ha bajado de precio de forma alarmante, sólo en el último año ha bajado casi tres o cuatro euros la tonelada, entonces empecé a hacer tomate. Ahora también he añadido el brócoli, que no es que deje mucho dinero, pero es un complemento que siempre viene bien.

-¿Y el arroz?

-Mi padre se dedicaba principalmente a maíz, que era muy rentable, hablamos de principios de los 80. Después también fueron decayendo los precios y el arroz empezó a ser un cultivo interesante, porque se hicieron inversiones y estuvo unos años en los que incluso en precios que casi duplican los actuales. En el arroz estaba bien, pero ahora mismo te tienes que mover para ver si te renta algo más la explotación.

-¿Cuáles son los problemas del arroz?

-Los años que he estado estable con el arroz, unos 13 años, se estaba bien. Es un cultivo que es cómodo, relativamente, aunque antes era más cómodo que ahora con el problema de malas hierbas en esta zona, que ha tenido más virulencia en los últimos años. En muchos sitios son incontrolables, yo las tengo casi controladas, porque soy partidario de la escarda manual, también porque las tierras son mías y me puedo gastar el dinero en mi finca. Otros apuestan por no hacerla, porque es cara, y las tierras no son suyas. Otro problema son los bajos precios, que es una carga muy grande.

«El pimiento también parece interesante como alternativa, pero requiere una inversión muy grande»

-De ahí que llegue al brócoli.

-Sí, ahora mismo los cultivos alternativos se están diversificando sobre todo en pimiento y brócoli, se ha hecho algo de cebolla y de zanahoria, pero con poca fuerza. Una hectárea de pimientos se puede ir a un gasto de 7.000 euros y en brócoli la inversión no es tan alta, aunque la planta sí es cara, pero después tiene un manejo, entre comillas, sencillo. Tiene una cura con herbicida, que normalmente de un pase se va todo, y después tiene una o dos curas con un fungicida, tampoco se gasta mucho en abono, y te vale como segundo cultivo que aporte rentabilidad.

-¿Qué nota pone al brócoli como cultivo alternativo?

-El balance sería de aprobado, no de notable ni mucho menos de sobresaliente. No es la panacea, es un aporte y normalmente sacas algo, siempre que la industria no apriete mucho. Porque al final estamos siempre en manos de la industria. Este año se ha notado que se ha incrementado bastante el cultivo de brócoli, en busca de rentabilidad.

-¿Y en cuanto al clima?

-Yo he sembrado brócoli en dos fechas diferentes. Sembré en noviembre, que se cogieron a principios de febrero, porque suelen estar entre tres o cuatro meses, dependiendo del calor. En esta época van bastante bien. Lo que se siembra en primavera, va un poco peor, porque aprieta más el calor. Y en verano no sé cómo irá, pero creo que es peor por las altas temperaturas.

-¿Requiere mucha mano de obra?

-Exige a la recogida sobre todo. En esta fase, nosotros lo cogemos con cestas con dos tractores y seis peones. Dentro de la mano de obra, no es de los cultivos que más requiere, pero llama la atención porque es algo que tienes que coger a mano.

-¿Qué ventajas e inconvenientes tiene?

-Es un cultivo que no castiga mucho la tierra, además sirve para dar trabajo que siempre es positivo para la sociedad, que para eso somos el sector primario, aunque a veces se hace muy difícil. Después, no tenemos infraestructuras apropiadas para el brócoli, porque dependemos de industrias de fuera de la región.

Secciones
Servicios