De la Serna firma el lunes el protocolo que mejorará los vuelos desde la región

Un grupo de viajeros toman un avión en el aeropuerto de Badajoz el miércoles pasado/José Vicente Arnelas
Un grupo de viajeros toman un avión en el aeropuerto de Badajoz el miércoles pasado / José Vicente Arnelas

Las rutas de Badajoz a Madrid y Barcelona serán obligación de servicio público a partir del próximo año

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La obligación de servicio público (OSP) para los vuelos regulares desde Extremadura será una realidad el próximo año. A partir de entonces aumentarán las garantías de poder volar desde la región al acogerse a una fórmula que permite la Unión Europea desde 2008 para vertebrar territorios a través de las conexiones aéreas. La OSP posibilita a las administraciones sacar a concurso directamente ese transporte aéreo, cuyo coste será determinado objetivamente desde el Ministerio de Fomento. Eso, en la práctica, puede suponer una rebaja de lo que paga actualmente la Junta por el servicio (ahora, 2,1 millones cada año) y también una reordenación de los horarios para tener mejor conexión desde Badajoz a Madrid y Barcelona.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, firman el lunes en Mérida el protocolo de intenciones que culminará en la declaración de obligación de servicio público para los vuelos regulares desde el aeropuerto extremeño. La declaración de nuevas OSP corresponde al Consejo de Ministros, a propuesta de Fomento y previo informe de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos. Antes se debe informar a la Comisión Europea para corroborar que se cumplen los requisitos.

La obligación de servicio público entrará en v igor a mediados del próximo 2018 y su duración será de cuatro años. Para la ruta Badajoz-Madrid conlleva dos vuelos diarios de lunes a viernes desde Badajoz y otros dos de regreso desde la capital española (ahora solo hay uno de vuelta, por la mañana) a Extremadura. El primer vuelo desde la región será a primera hora de la mañana (ahora es a las 9.55). El segundo, por la tarde. Falta todavía concretar los horarios pero se da por hecho que serán mejores que los actuales. Además, los sábados no habrá vuelos y el domingo, una conexión entre Extremadura y Madrid.

Habrá dos vuelos diarios, ida y vuelta, cinco días a la semana a Madrid y uno a Barcelona cuatro días

En el caso de la ruta a Barcelona habrá un vuelo en ambos sentidos cuatro días a la semana. Queda igualmente pendiente de definir qué días y horarios tendrán los vuelos. Ahora son martes, jueves, viernes y domingo, con salidas desde Badajoz a las 13.55 horas y regreso por la mañana el día siguiente de Cataluña.

Normativa europea

Las normas sobre aviación civil imponen el libre mercado y que no haya subvenciones directas de las administraciones a las compañías para que estas ofrezcan rutas desde determinados territorios periféricos o mal comunicados.

Esto provoca que en determinadas regiones no haya vuelos regulares porque a las aerolíneas no les salen las cuentas. No les son rentables.

Para evitar ese déficit de comunicaciones los gobiernos regionales han establecido diversas fórmulas para incentivar las rutas regulares todo el año. En el caso de Extremadura se hace a través de un concurso de promoción turística. Se viene haciendo desde el año 2000.

Otras noticias

No obstante, la Junta ha querido normalizar la situación echando mano de las directivas europeas que permiten decretar la obligación de servicio público para conexiones aéreas regulares con aeropuertos de regiones periféricas o en desarrollo o rutas de baja densidad de tráfico «cuando se estime esencial para el desarrollo económico y social de ese territorio». Una descripción en la que se encuadra Extremadura.

Se garantiza así la prestación con determinados requisitos de continuidad, regularidad, precios o capacidad que las compañías no asumirían si solo tuvieran en cuenta su interés comercial.

El Gobierno apoya la petición formulada por el Ejecutivo de Vara al inicio de esta legislatura. Así lo confirmó el ministro de Fomento en mayo en una visita a las obras del tren. Ahora ese apoyo pasa de las palabras al papel al ponerse la maquinaria administrativa en marcha para licitar las obligaciones de servicio público extremeñas. La adjudicación, por Fomento, no será antes del primer semestre de 2018.

Es el Ministerio quien debe fijar las condiciones de prestación y las compensaciones económicas, «suficientes para cubrir costes y obtener un beneficio razonable». De eso se encargan particularmente los técnicos de Aviación Civil.

No solo subvención directa

En la actualidad, la UE tiene reconocidas 255 rutas aéreas en todo el ámbito comunitario como servicio público. De ellas, 18 en España. Tres son conexiones internas entre las Islas Baleares y trece a las Canarias. Las otras dos son la línea Sevilla-Almería y Madrid-Menorca.

La OSP Almería-Sevilla, en la que la Junta de Andalucía lleva gastados casi veinte millones desde que se aprobó, ha garantizado la conexión aérea de la provincia almeriense. En el caso de la Menorca (Mahón)-Madrid, abarca un espacio de ocho meses (de octubre a mayo) porque de junio a septiembre la alta demanda de pasajeros por la oferta turística de la isla balear hace innecesario sacar a concurso público las rutas.

Tanto la ruta Almería-Sevilla como la Menorca-Madrid están en manos de Air Nostrum, la compañía que desarrolla los vuelos desde Extremadura tras ganar el concurso publicitario hace ya casi dos años.

No todas las obligaciones de servicio público implican automáticamente una subvención directa por parte de una administración. Hay algunas que lo que acarrean únicamente es fijar un precio determinado para los billetes porque esas rutas, por su volumen de pasajeros, son sostenibles para la iniciativa privada. Es lo que ocurre en el caso de las rutas internas de Baleares donde operan varias compañías como Air Nostrum y Air Europa.

Fotos

Vídeos