Hoy

José Hinojosa hablando antes de empezar la marcha. :: armando
José Hinojosa hablando antes de empezar la marcha. :: armando

Reivindican un espacio en la cárcel vieja para recordar a 677 víctimas del franquismo

  • Más de cien personas participaron en una marcha desde el centro penitenciario, que permanece cerrado, hasta el cementerio

Miembros de la Asociación Memorial en el Cementerio de Cáceres (Amececa), colocaron ayer por la mañana, en la puerta cerrada de la vieja cárcel en la que penaron miles de presos políticos en la época del Franquismo, una poesía escrita en este lugar en 1938 por Santiago Sánchez Mora, poeta nacido en Trujillo en 1893, que fue presidente de la Diputación de Cáceres en 1936:

«¡Todo es desamparo en la intemperie/ agónica del preso:/ la soledad, la noche y la vigilia,/ el dolor, los cerrojos y el pan negro!/ ¡Llueve... Y el agua mansa,/ canta en el campo abierto.../ Los relojes lejanos,/ dan las horas cautivas en el pecho./ La aterida colmena de la cárcel,/ es un sucio montón de trapos viejos;/ desolación de mugre y carne triste,/ entrechocar de alientos,/ y almas que se acurrucan entre sombras/ sin conciencia del ser... Aullán los hierros».

El autor de la poesía, amigo personal de Manuel Azaña al que presentaría en un mitín en el Cine Norba, murió en 1942 en Cáceres, a los 49 años, con su cuerpo castigado por los años de encarcelamiento.

Con esta poesía, Amececa reivindica que en la vieja prisión se cree un espacio de memoria, en el que se recuerde a las 677 personas que en Cáceres murieron víctimas del Franquismo. De ellas, 527 fueron asesinadas, muchas de ellas fusiladas, y 150 murieron encarceladas.

«Hemos pedido al Ayuntamiento que el día de mañana, cuando se recupere este edificio y se haga algo (que la gente espera que sea cultural), se cree un espacio dedicado a la memoria de las víctimas y represaliados por el franquismo», indica José Hinojosa, vicepresidente de Amececa. El pasado mes de enero el Ayuntamiento expresó su deseo de que el Estado le ceda la propiedad de este inmueble de forma gratuita, para sede del Archivo Municipal.

Tras la colocación del cartel y varias intervenciones, más de cien personas participaron en una marcha hasta el cementerio, en donde se recordó a las víctimas del franquismo, especialmente a 33 mujeres que perdieron la vida en Cáceres, 26 fusiladas y 7 encerradas en la cárcel.