Los grandes momentos del Tour 2019

Egan Bernal, tras enfundarse por primera vez el maillot amarillo. /Stefano Sirotti (EP)
Egan Bernal, tras enfundarse por primera vez el maillot amarillo. / Stefano Sirotti (EP)

De Epernay al Iseran, la edición de la 'Grande Boucle' conquistada por Egan Bernal ha dejado instantes para el recuerdo

COLPISA / AFPPARÍS

De Epernay al Iseran, el Tour de Francia 2019, ganado por el colombiano Egan Bernal, ha vivido grandes momentos, en ocasiones incluso espectaculares. Estos son los cinco momentos que han marcado esta edición de la 'Grande Boucle'.

Fiesta local en Epernay

El francés Julian Alaphilippe no había dejado de subrayar que tenía una gran ocasión de brillar en la primera semana. Se llevó la victoria en la tercera etapa. Atacó en el 'muro' de Mutigny, a 16 kilómetros de la línea de meta situada en Epernay, y 'Alaf' puso de acuerdo a todo el mundo al imponerse en solitario: el número 1 mundial es un especialista en ese tipo de subidas cortas. Se vistió con el maillot amarillo por primera vez en su carrera. En ese momento no podía ni imaginar que lo llevaría catorce veces en esta edición.

Julian Alaphilippe celebra su victoria en la tercera etapa.
Julian Alaphilippe celebra su victoria en la tercera etapa. / Anne-Christine Poujoulat (Afp)

Valentía en Saint-Etienne

¡Qué final de ensueño para el público francés! Julian Alaphilippe y Thibaut Pinot aprovechan la última ascensión, a trece kilómetros del final. Se quedan sin la victoria de etapa en Saint-Etienne, que fue para el belga Thomas De Gendt, pero acabaron ambos en el podio, veinte segundos por delante de los pesos pesados. Ese gran día reforzó una sensación que acompañó durante los días siguientes a los aficionados locales, la de que Alaphilippe podía soñar con llegar de amarillo a París y que Pinot podía estar en el podio.

Thibaut Pinot entra por delante de Julian Alaphilippe en la meta de Saint-Etienne.
Thibaut Pinot entra por delante de Julian Alaphilippe en la meta de Saint-Etienne. / Yoan Valat (Efe)

Sorpresa en Pau

«¿Cuanto tiempo va a perder Alaphilippe respecto al defensor del título Geraint Thomas?», se preguntan muchos en la mañana de la contrarreloj en Pau. ¡Error! El francés no pierde nada. Incluso saca tiempo al galés y se lleva la victoria en esa crono, por delante de los especialistas. Ya no parece una misión imposible para Alaphilippe ganar el Tour de Francia. La sorpresa se va consolidando en realidad. En la víspera de subir el Tourmalet, el francés se convierte en el hombre a batir.

Alaphilippe se impone en la contrarreloj de Pau.
Alaphilippe se impone en la contrarreloj de Pau. / Guillaume Horcajuelo (Efe)

Emoción en el Tourmalet

Llega la alta montaña y es el momento de la revancha. Thibaut Pinot, que perdió dolorosamente un minuto y 40 segundos en una etapa llana en Albi cinco días antes, acelera en el Tourmalet, el 'gigante de los Pirineos', tras un trabajo formidable de su equipo. Al borde de las lágrimas en la línea de meta y luego en el podio, admitió que tenía «la piel de gallina» durante toda la subida del mítico Tourmalet. Pinot abandonó días después en la decimonovena etapa, en los Alpes.

Thibaut Pinot festeja su victoria en el Tourmalet.
Thibaut Pinot festeja su victoria en el Tourmalet. / Anne-Christine Poujoulat (Afp)

Tormenta en Val d'Isère

El Iseran amenaza al pelotón con su altitud (2.770 metros). Pero el cielo es todavía más amenazante y una violenta tormenta de granizo sobre la ruta de descenso, cerca de Val d'Isère, provoca movimiento de barro y charcos. La dirección de la carrera decide inmediatamente interrumpir la etapa y considerar para la general los tiempos de la cima del Iseran. Egan Bernal, el mejor escalador del pelotón tras el abandono poco antes de Pinot, destrona así en la general a Alaphilippe y se viste con el maillot amarillo, a dos días del final de la prueba. Este domingo, en los Campos Elíseos, hizo historia convirtiéndose en el primer colombiano en proclamarse campeón de la prueba ciclista más prestigiosa.

Bernal, durante el descenso del Iseran.
Bernal, durante el descenso del Iseran. / Christian Hartmann (Reuters)