ADIF electrificará la línea a Ciudad Real

El organismo encargado de las infraestructuras ferroviarias inicia los estudios previos tras apreciar que hay viabilidad técnica

Estación de Castuera, donde comenzará la renovación de la línea Badajoz-Ciudad Real. :: /J. M. ROMERO
Estación de Castuera, donde comenzará la renovación de la línea Badajoz-Ciudad Real. :: / J. M. ROMERO
Juan Soriano
JUAN SORIANO

La estación de Almorchón fue hasta hace pocas décadas un importante nudo ferroviario. En esta pedanía de Cabeza del Buey, al este de la provincia de Badajoz, confluían la línea que procedía de la localidad cordobesa de Belmez, por la que se daba salida a la producción minera del norte de Córdoba, con la que conectaba Badajoz con Ciudad Real y de ahí a Madrid. Pero tras el cierre de la primera en los años 70 se inició un declive que parece no tener fin. Hoy es apenas un apeadero de los pocos trenes que comunican Extremadura con el sur de Castilla-La Mancha por unas vías que presentan mal estado en buena parte del recorrido, lo que obliga a reducir la velocidad hasta a 50 kilómetros por hora. Malas conexiones implican menos viajeros, y sin viajeros no hay inversiones, sobre todo cuando manda el tren de altas prestaciones a Madrid.

Más información

Esta perspectiva puede cambiar a medio plazo, ya que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha iniciado los plazos para la electrificación del tendido entre Badajoz y Ciudad Real. De ese modo, sería la segunda línea de tren electrificada de la región, puesto que para 2020 está prevista la adecuación de la vía entre Plasencia y Badajoz. La única región que, junto con Murcia, no tiene un sólo kilómetro de ferrocarril electrificado, pasaría de golpe a contar con sus dos principales líneas adaptadas a los estándares de un tren moderno, digno y de calidad.

Los primeros pasos ya se han dado. Adif señala que se ha concluido el estudio de viabilidad sobre la electrificación de la línea Ciudad Real-Badajoz, al que seguirán los trámites medioambientales para el desarrollo del proyecto.

En la actualidad, ya está electrificado el tramo entre Ciudad Real y Puertollano, mientras que el tramo entre Mérida y Badajoz se beneficiará del proyecto incluido en la mejora de la línea ferroviaria hasta Plasencia, en una primera fase, y posteriormente hasta Navalmoral de la Mata (previsto para 2023) y Madrid (aún sin fecha).

Según indica Adif, para instalar catenaria en la línea de Ciudad Real ya se han efectuado las consultas preliminares a Red Eléctrica Española (como operador del sistema eléctrico) sobre los posibles puntos de acceso del tendido. Asimismo, se han realizado visitas de campo para analizar la viabilidad ambiental de los distintos corredores eléctricos en esos puntos de acceso.

«La conclusión a la que se ha llegado es que existe viabilidad para acometer la alimentación eléctrica del tramo», señala Adif. Las próximas actuaciones serán iniciar los estudios de simulación eléctrica que determinen las potencias y consumos en cada subestación que se necesiten y proceder a realizar la solicitud de acceso en los distintos puntos de acometida a Red Eléctrica.

En paralelo, y en el momento en el que el Ministerio para la Transición Ecológica inicie el periodo de consultas para incluir instalaciones eléctricas en la próxima planificación 2021-25, se procederá por parte de Adif a solicitar su inclusión. De ese modo, la infraestructura necesaria (subestaciones, líneas, centros de transformación, etc.) ya se incluiría en el documento que recoge las mejoras previstas en la red, tal como se hizo en su día con la infraestructura necesaria para la línea de Madrid a Badajoz en su tramo extremeño. Con eso se dispondría de la herramienta adecuada para llevar a cabo las obras, aunque Adif aún no precisa ni plazos de ejecución ni presupuestos.

Renovación en marcha

Esta mejora aún está en proyecto, pero ya es una realidad la renovación de la línea convencional. Una actuación que ha recibido un impulso definitivo este verano y que podrá comenzar antes de que termine 2018, con lo que podría concluir el próximo año, al menos en su recorrido extremeño.

La línea entre Badajoz y Ciudad Real comparte en sus primeros 60 kilómetros, hasta la estación de Aljucén y luego a Mérida, el tendido que conduce a Madrid. A partir de la capital autonómica, la vía continúa hasta Guareña, Don Benito, Villanueva de la Serena, Campanario, Castuera y Cabeza del Buey.

El viaje entre Mérida y Castuera puede durar poco más de una hora, según los horarios de Renfe. Pero a partir de este punto el estado de la vía dificulta la circulación y obliga a reducir la velocidad. De ese modo, se tarda 40 minutos en recorrer los 30 kilómetros hasta Cabeza del Buey (previo paso por Almorchón). Unas dificultades que continúan hasta Guadalmez, Veredas y Brazatortas, ya en territorio manchego pero tras una incursión en el norte de Córdoba. Hasta Puertollano, y después a Ciudad Real, como se ha indicado, la línea recupera unos estándares adecuados.

Estación de tren de Almorchón, hasta hace décadas un importante nudo ferroviario. ::
Estación de tren de Almorchón, hasta hace décadas un importante nudo ferroviario. :: / J. M. ROMERO

Adif ha puesto en marcha el contrato de renovación del tramo extremeño, al que seguirán otros dos para extender la actuación hasta Brazatortas. Asimismo, ha convocado la compra del material necesario para llevar a cabo estas obras.

En concreto, ya se ha licitado el concurso para la mejora de la infraestructura entre Castuera y Cabeza del Buey, algo más de 30 kilómetros. El plazo de ejecución es de doce meses y el presupuesto estimado es de 13,2 millones de euros. A finales de este mes se conocerán las ofertas económicas, tras lo que se podrá proceder a la adjudicación del contrato. La actuación incluye la renovación de las vías en las estaciones de Almorchón y Cabeza del Buey, así como la reposición de las instalaciones de seguridad y comunicaciones en todo el tramo.

La renovación de la vía tendrá continuidad en otros dos procedimientos. El primero de ellos comprenderá de Cabeza del Buey a Guadalmez/Los Pedroches. Son 27,2 kilómetros que se reparten en territorio extremeño, manchego y andaluz. Adif señala que el proyecto ya está finalizado y se encuentra en fase de supervisión, pendiente de obtener el visto bueno ambiental de la Junta de Castilla-La Mancha. La duración estimada de las obras es de catorce meses y el presupuesto, contando con los materiales, es de más de 18 millones de euros.

Los proyectos de los dos tramos pendientes, de Guadalmez/Los Pedroches a El Madroñal (33,5 kilómetros) y de El Madroñal a Veredas y Brazatortas (27,4 kilómetros) están siendo adaptados para unificarse en una sola actuación. La fase de redacción, que tiene un plazo de cinco meses, comenzó en junio. Aún no hay presupuesto.

De forma paralela, Adif ya ha convocado los concurso de suministro de los materiales para realizar la renovación de vía entre Castuera y Brazatortas. En concreto, destina 15,3 millones de euros para la adquisición de 550.000 toneladas de balasto (la piedra en la que se colocan los raíles), 14 millones para 13.700 toneladas de carril y 20,9 millones para 223.000 traviesas polivalentes, que en el futuro podrán adaptarse al ancho internacional (el que emplean las líneas de alta velocidad).

Estos contratos, que tienen un plazo de ejecución de nueve meses a un año y que se adjudicarán este otoño, permitirán mejorar la vía entre Badajoz y Ciudad Real. Con ello se obtendría mucho más que una mejora de las conexiones con Castilla-La Mancha.

Camino alternativo a Madrid

La renovación puesta en marcha, seguida de la electrificación anunciada por Adif, permitirá a la región contar con una conexión alternativa con Madrid y una salida directa hacia el Levante. Y todo ello con una inversión mucho menor a la que se está llevando a cabo en la línea de alta velocidad por Toledo y en un plazo de tiempo más corto.

A mediados de 2009 el Gobierno anunció la construcción de un intercambiador en Brazatortas. Esta instalación permite cambiar el ancho del eje de los trenes, lo que facilita que puedan circular tanto sobre las vías convencionales, de ancho ibérico, como sobre las de alta velocidad, más estrechas. En este caso, las circulaciones entre Badajoz y Ciudad Real podrían pasar sin problemas al AVE Madrid-Sevilla.

Esta instalación, que tiene un coste aproximado de 8 millones de euros, llegó a formar parte de los Presupuestos Generales del Estado. Pero con la llegada de la crisis desapareció y el proyecto fue abandonado.

Hasta 2016, cuando el Pacto por el Ferrocarril consideró necesario recuperarlo con carácter prioritario. Según el documento técnico que fue elaborado por la Junta de Extremadura, con una inversión veinte veces menor a la del AVE se podría conseguir una mejora muy beneficiosa para la región.

Este estudio señalaba que la mejora de la línea de Badajoz a Ciudad Real y el intercambiador de Brazatortas permitiría contar con un Talgo híbrido tipo Alvia, capaz de circular a 250 kilómetros por hora por vías de alta velocidad y a 180 por tendidos convencionales.

Con una inversión de unos 85 millones de euros se podría viajar de Badajoz a Madrid en tres horas y cincuenta minutos, una hora y cuarenta minutos menos que ahora. De Mérida a la capital de España se tardaría tres horas y veinte minutos, una hora y cuarto menos que actualmente. Además, el estudio de la Junta destacaba que se podrían establecer relaciones directas con Valencia y Barcelona. Y todo ello en apenas veinte meses de obras. Ahora ese proyecto está más cerca, pero con electrificación completa.

Estado de la vía en Almorchón; al fondo, restos del castillo. :: / J. M. R.
Una salida paralas mercancías a Madrid y Valencia

La inminente mejora y la  futura electrificación de la vía entre Badajoz y Ciudad Real no sólo permitirán mejorar el transporte de viajeros por esta línea, sino que también ofrecerán una salida para los productos de la región.

La línea de alta velocidad Badajoz-Madrid, cuyo horizonte de ejecución va más allá del año 2025, utilizará en su tramo final el recorrido del AVE Madrid-Sevilla. Como esta vía es sólo para pasajeros, Adif ya trabaja en soluciones para los trenes de mercancías de Extremadura.

En concreto, en el estudio informativo del tramo Oropesa-Pantoja, que unirá Navalmoral de la Mata con el citado acceso a Madrid desde Sevilla, se plantea analizar un posible enlace desde Toledo (que se incluirá en la línea extremeña) hasta Algodor y Castillejo-Añover, donde esta nueva conexión enlazaría con la línea de mercancías que llega a la capital española por Aranjuez y Getafe.

Esta línea procede de Alcázar de San Juan, un nudo ferroviario en el que confluyen vías que van a Madrid, a Valencia y a Ciudad Real. De ese modo, al mejorar la conexión con Badajoz también se ganará un acceso directo a uno de los principales corredores de mercancías del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos