A tientas para cruzar la pasarela del tren

Los residentes del Gurugú y San Fernando exigen que se ilumine el paso elevado que usan para ir de un barrio a otro

Un grupo de vecinos ilumina con linternas la plataforma que pasa sobre las vías del tren. :: J.V. ARNELAS/
Un grupo de vecinos ilumina con linternas la plataforma que pasa sobre las vías del tren. :: J.V. ARNELAS
NATALIA REIGADASBadajoz

El móvil en la mano derecha con la linterna activada y la mano izquierda agarrada a la barandilla. Paso a paso, con cuidado, y con algo de miedo. Es como pasan muchos vecinos del Gurugú a San Fernando y al revés. La forma más rápida y cómoda de ir de un barrio a otro es la plataforma peatonal que discurre sobre la estación de tren. El problema es que no cuenta con iluminación, así que cuando cae el sol, hay que ir a tientas.

«Es un peligro. Yo solo he pasado de noche alguna vez si tenía mucha prisa y con la linterna del móvil, pero da mucha inseguridad. A mis hijos no les dejo atravesarla de ninguna manera», dice Marina Barrera, vecina de la Estación que solicita, como muchos residentes de la zona, que se ilumine la plataforma para poder usarla en cualquier momento del día.

«Ahora se hace de noche muy pronto. Vas a hacer un recado y, a la vuelta, ya está completamente oscuro. Tenemos que jugarnos la vida en la pasarela, que no se ve nada, o dar un rodeo enorme por el puente», añade Ramón Muñoz, otro residente en la zona.

El presidente de la Asociación de Vecinos del Gurugú, Ricardo Cabezas, confirma que la falta de iluminación es una queja muy habitual entre los vecinos de la zona. De hecho, en la pasada fiesta de Las Candelas hubo varias pancartas de los vecinos dedicadas a pedir mayor seguridad en este paso elevado.

Cabezas detalla que la pasarela es muy necesaria. «Es el paso más fácil para los vecinos. Hay gente que la usa a diario porque no le queda otra». También explica que el mayor peligro está en el acceso desde El Progreso, ya que la única farola que hay queda cubierta por la vegetación del parque. En la mitad de la pasarela, sobre la estación, tampoco se ve nada. La visibilidad es ligeramente mejor al acercarse a San Fernando porque hay más luminarias en la calle y en los comercios cercanos.

La pasarela es propiedad del Ayuntamiento de Badajoz desde que firmó un convenio con Adif hace tres años. El acuerdo llegó después de una polémica que mantuvo este paso elevado cerrado al público durante dos años. Los vecinos llegaron a manifestarse para conseguir que reparasen esta estructura debido a las molestias que debían soportar.

Dos años sin pasarela

Fue en 2014 cuando Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) tuvo que cerrar la pasarela peatonal. El puente presentaba defectos importantes, como grietas y óxido, y se clausuró por considerar que la estructura podía ser peligrosa.

Tras muchas peticiones ciudadanas, en 2015 Adif y el Ayuntamiento llegaron a un acuerdo. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias repararía la pasarela y el Consistorio asumiría el mantenimiento de este puente peatonal durante los siguientes 75 años. Finalmente las obras comenzaron a principios de 2016 y terminaron en abril. Se reformó la estructura, pero no se incluyó una nueva iluminación.

Ahora los vecinos piden que se de mayor seguridad al paso. «Muchas veces doy el rodeo por el puente y miro la pasarela y hay gente pasando con las linternas o los móviles. Es un peligro, pero lo hacen, es normal y cualquier día podemos tener un disgusto. Es peligroso pasar y es peligroso bajar la rampa a oscuras, pero ya sabes, hasta que no pase nada...», se lamenta Marina Barrera.

Otra reclamacióavenida Padre Tacoronten de seguridad en la zona es el cruce de la calle Gurugú y la . Recientemente el Ayuntamiento de Badajoz sacó a concurso la instalación de semáforos en esta intersección, en la que hay muchos accidentes, según denuncian los vecinos. Sin embargo, la solución de los semáforos no convence a los residentes, que insisten en que hace falta una rotonda en este punto.

«Los semáforos van a provocar más atascos. Hay mucho tráfico, constante en la avenida Padre Tacoronte (carretera de Campomayor)», se queja Jacinto Mayorga, vecino de El Progreso.

El paso subterráneo sí gana seguridad

Entre las calles Argüello Carvajal y Blas García Molina hay un paso subterráneo que salva las vías del tren. Cuenta con un carril en cada sentido para los coches y dos aceras laterales. Está entre El Progreso y La Estación y también ha sido objeto de críticas de los vecinos por falta de seguridad. Además de carecer de iluminación, las aceras son muy estrechas.

Este problema se solucionará en breve. El Ayuntamiento de Badajoz ha sacado a concurso una obra para remodelar este paso subterráneo. Contará con 72.000 euros de los fondos europeos Edusi. Se trata de la primera inversión que llega de estos fondos a la Margen Derecha junto con los semáforos que se van a instalar en el cruce entre la calle Gurugú y la avenida Padre Tacoronte.

La reforma del paso subterráneo eliminará uno de los carriles para vehículos y, a cambio, ampliará las aceras para mayor seguridad de los peatones. Desde entonces solo se podrá pasar en coche por este paso desde San Fernando hacia el Gurugú, pero no en dirección contraria.

La obra también servirá para instalar vallas que separen a los peatones de la circulación y se colocarán luminarias para que este paso sea más seguro. Será una mejor alternativa para salvar las vías del tren.