La lluvia impide que Mérida disfrute de su Miércoles Santo