Torre de Don Miguel: Una piscina entre molinos

El lugar, que está a las afueras del municipio y al que se llega a través de la carretera CC-6.3, está integrado en el parque arqueológico Los molinos de la Torre-Arroyo de san Juan

Zona de baño, dotada de silla para que puedan darse un chapuzón las personas que se mueven en silla de ruedas./DAVID PALMA
Zona de baño, dotada de silla para que puedan darse un chapuzón las personas que se mueven en silla de ruedas. / DAVID PALMA
Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

No es demasiado conocida la piscina natural de Torre de don Miguel, lo cual es un punto a su favor. O al menos, no lo es tanto como otras de las muchas que hay en la Sierra de Gata. Es más moderna que la mayoría, y esto ayuda a explicar algunas de las comodidades que el sitio ofrece. Si se cortara un par de centímetros, en su césped podría disputarse alguno de los partidos de la liga de fútbol de Primera División que se juegan entre hoy y mañana. Luce tan verde que quien acude allí en vaqueros y por motivos de trabajo tiene que reprimirse las ganas de tumbarse bajo alguna de las sombrillas que hay repartidas por la zona de playa. Todas incorporan una lata de refresco para ser utilizada como cenicero. 'Toma tu cenilata', invita un cartel de madera a la entrada, junto a un marcador, como si de un partido de fútbol se tratara: Ceni-1, Colillas-0, se lee.

Modernos cambiadores (a la derecha), en la zona de playa, que tiene un césped impoluto
Modernos cambiadores (a la derecha), en la zona de playa, que tiene un césped impoluto / DAVID PALMA

El detalle casa bien con el aire que envuelve al lugar, integrado en el parque arqueológico Los molinos de la Torre-Arroyo de san Juan. Este cauce y sus afluentes alimentaron durante décadas a los molinos que había en este paraje, de los que se conservan varios (el de los Lucas, el del tío Perfecto, el de don Domingo...). Los restos de algunos de ellos se pueden ver en un paseo por los alrededores de la piscina, que tiene algo nada habitual en este tipo de zonas de baño naturales. Es una silla para que puedan darse un chapuzón las personas que se mueven en silla de ruedas. Quien quiera usarla tendrá que comentárselo al personal del chiringuito Los Molinos, situado a dos pasos de la piscina, que sirve carnes y pescados y cuya carta de vinos incluye el del pueblo.

En el lugar, que está a las afueras del municipio y al que se llega a través de la carretera CC-6.3, hay también unos columpios y dos cabinas para cambiarse, asentadas sobre suelo de madera, que le dan a esta piscina natural un toque de modernidad. La zona de aparcamientos es amplia, además de chiringuito hay un quiosco en la zona de playa, un pequeña fuente y un merendero con zona de sombra en el que algunos días es posible encontrar un puesto con actividades para los niños.

En el lugar hay algunos días un puesto con actividades para entretener a los niños
En el lugar hay algunos días un puesto con actividades para entretener a los niños / DAVID PALMA