«La solución es dividir por dos los costes que tiene una peonada»