Un quinto premio cae en Mérida