Jaime Lannister reconoce que su escena favorita la grabó en Cáceres