«No puedo subir sola la rampa porque la silla de ruedas se vuelca»

La agrupación vecinal, acompañada por usuarios de Cocemfe, critica la pendiente de la calle Sánchez Varona de Cáceres, recién remodelada

M. Cambero necesita ayuda para subir por Sánchez Varona. :: / JORGE REY
María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Las obras llevadas a cabo en el entorno de Alzapiernas para mejorar la conexión entre el parking de Obispo Galarza y el casco viejo no convencen ni a la Agrupación de Asociaciones de Vecinos de Cáceres, ni a colectivos de personas con discapacidad como Cocemfe. Para dejar constancia de su malestar por la ausencia de accesibilidad en los trabajos ejecutados, integrantes de ambos grupos realizaron ayer una ruta que puso de manifiesto la dificultad a la que se enfrentan las personas en silla de ruedas cuando circulan por las calles Sánchez Varona, recién remodelada, o Parras.

A la convocatoria, lanzada por la agrupación vecinal, se sumó Sonia Silva Sánchez, coordinadora del área de accesibilidad de Cocemfe. «A una persona con una silla manual le resulta imposible subir o bajar esta rampa sin ayuda, de manera autónoma», decía en referencia a la calle Sánchez Varona, que une Parras con Moret. En esta vía, conocida por albergar durante años en una de sus esquinas la conocida zapatería 'Marta', se han sustituido los escalones existentes por una rampa con un descanso intermedio. Y se ha colocado un pasamanos.

Pero esta obra, según denunció ayer Juan Carlos Caso, miembro del colectivo vecinal, no se ajusta a la normativa de accesibilidad –que recoge que la inclinación máxima debe ser del seis por ciento para que una calle sea accesible–, ya que Sánchez Varona tiene una pendiente del 17 por ciento. Mamen Cambero, usuaria de Cocemfe, tuvo que recurrir a la ayuda de Sonia Silva para poder llegar a la calle Parras desde Moret. Lleva un año y dos meses en silla de ruedas. «Es imposible subir la rampa sola porque la silla tiende a volcarse», denunciaba.

La silla de Mamen es manual. Aberto Muriel hizo el mismo recorrido con una eléctrica y la elevada pendiente, subrayó, dificultaba el agarre del vehículo al pavimento. «Es necesario que el suelo sea más antideslizante y que la barandilla vaya de principio a fin de la calle», reclamaba. En opinión de Caso, que padece una discapacidad visual, el pasamanos debería estar colocado a ambos lados de la calle y también son necesarias baldosas de botonería (un tipo de pavimento táctil) al inicio de cada tramo para las personas con visibilidad reducida.

Participantes en el recorrido realizado ayer a su paso por la calle Parras, cuyas aceras son estrechas. ::
Participantes en el recorrido realizado ayer a su paso por la calle Parras, cuyas aceras son estrechas. :: / JORGE REY

Plataforma

Además de la reforma de Sánchez Varona y la colocación de escaleras mecánicas en Alzapiernas –obra actualmente en ejecución–, la actuaciones previstas por el Ayuntamiento para facilitar la ruta de los turistas al recinto monumental contemplan otras dos medidas. Por un lado está la actuación en la calle Zurbarán, que estará unida a la calle San José mediante una plataforma. En este caso, la inclinación prevista en el pavimento es del ocho por ciento, por lo que también estarán por encima del máximo fijado por ley.

A los viandantes también se les brinda llegar hasta la Plaza de San Juan por la calle Felipe Uribarri, que ya consta con plataforma única y comunica esta plaza con la calle Parras. En Parras el Ayuntamiento contempla la retirada de los pivotes situados en la acera de los números impares (donde está situada el hotel Ágora) y ampliar las aceras en los tramos en los que sea posible. Desde la agrupación vecinal dejaron ayer claro que Parras no es un buen ejemplo de itinerario accesible porque el ancho de sus aceras está muy por debajo del 1,80 metros exigido por la normativa. En algunos tramos, indicó Juan Carlos Caso, apenas disponen de 70 centímetros, lo que hace imposible que dos sillas de ruedas puedan cruzarse.

En este sentido, el Colegio Oficial de Arquitectos de Extremadura ya alertó al Consistorio de que Parras no podía ser un recorrido accesible por las dimensiones de sus aceras. Al encuentro también se sumaron Mar Díaz, concejala de Ciudadanos, e Ildefonso Calvo, de Cáceres Tú. Al final de la ruta, Caso emitió su particular nota sobre el itinerario. Suspenso en accesibilidad.

La obra en Alzapiernas se reanuda hoy tras el parón por la aparición de una vieja canalización

La consejería de Cultura de la Junta de Extremadura dio ayer luz verde a la empresa encargada de las obras de la calle Alzapiernas, GC10, para que hoy, miércoles, pueda reanudar los trabajos. Según se ha indicado desde el ejecutivo regional, la resolución dictada sobre la vieja canalización aparecida en Alzapiernas determina que este hallazgo carece de valor arqueológico y que, por tanto, las obras pueden continuar.

Tal y como adelantó ayer este diario, la suspensión de la actividad en este enclave durante los últimos días ha estado motivada por la aparición bajo las escalinatas de un colector antiguo. El protocolo fija que cuando se produce este tipo de hallazgos hay que alertar a la consejería de Cultura para que valore su importancia y emita una resolución al respecto.

El Ayuntamiento informó ayer en nota de prensa de la reanudación de los trabajos, prevista para hoy. «Se retomará la actividad tras el informe realizado por técnicos de la Junta, en el que se especifica la forma de actuación de las obras a realizar», señala el Consistorio. Los vecinos y comerciantes de la zona habían alertado de la ausencia de operarios en las obras.

 

Fotos

Vídeos